Connect with us

Vida

08/11/2020 9:05 pm ET

Un mes de retraso en tratamientos por cáncer sube el riesgo de muerte

El peligro de mortalidad puede aumentar hasta en 13%, según un estudio

Retrasar los tratamientos por cáncer, aunque solo sea un mes, aumenta el riesgo de mortalidad de los pacientes, según un estudio que refuerza las conclusiones de otras investigaciones sobre los efectos colaterales de la pandemia de COVID-19 para otras enfermedades.

En el estudio publicado por la revista médica británica BMJ, investigadores británicos y canadienses analizaron las consecuencias de retrasar los tratamientos (cirugías, radioterapia, quimioterapia…) para siete tipos de cáncer, a partir de 34 estudios publicados estos últimos 20 años.

Lee también: 50% de casos de cáncer de mama se diagnostican en estado avanzado

Fuera de la pandemia, “los retrasos en el tratamiento son excepción pero pueden afectar al 10% o al 15% de los pacientes”, explicó a la AFP el oncólogo Ajay Aggarwal, uno de los autores del estudio.

El oncólogo concluyó que un mes de retraso puede aumentar el riesgo entre 6% y 13% de que el paciente muera. Y cuanto mayor sea el retraso, mayor es el riesgo.

Aplazar 12 semanas la operación de las mujeres con cáncer de mama que necesitan una cirugía -como en los confinamientos por el COVID-19 por ejemplo- se traduce en 6,100 muertes adicionales en un año en Estados Unidos y 1,400 en Reino Unido, estiman los autores.

Lee también: Estudio determinó que la COVID-19 puede generar daños cerebrales

Estas conclusiones “invitan a la reflexión”, sostienen, en un momento en que muchos hospitales han tenido que reprogramar las operaciones consideradas “no urgentes” para aumentar el número de camas y de personal sanitario disponible para pacientes con COVID-19.

En Reino Unido, por ejemplo, se considera que se pueden atrasar de 10 a 12 semanas algunos tratamientos, como las cirugías colorrectales, sin impacto negativo en el pronóstico para el paciente.

“Hemos encontrado que aumentar el lapso de espera para este tipo de operación a 12 semanas en lugar de 6 aumenta el riesgo de mortalidad en un 9%”, subrayó la investigación.

Lee también: La gastritis infantil en tiempos de pandemia

Globalmente, un retraso de cuatro semanas de una cirugía aumenta la mortalidad entre 6% y 8%, y el riesgo del aplazamiento sube 9% en el caso de la radioterapia para los cánceres de cabeza y de cuello. En algunas situaciones, aumenta hasta 13%, como es el caso del tratamiento coadyuvante (que completa el tratamiento principal para prevenir el riesgo de recaída) de los cánceres colorrectales.

Si el retraso pasa a ocho o 12 semanas en las cirugías de un cáncer de mama, el riesgo de mortalidad aumenta entre 17% y 26%, respectivamente, calcularon los autores.

Otro estudio publicado en julio en The Lancet Oncology estimaba que los retrasos de diagnóstico en el Reino Unido desde mediados de marzo se tradujeron en unos 3.500 muertes adicionales en cuatro tipos de cánceres en los próximos cinco años en el país.

Un artículo publicado en agosto en JAMA Network Open también mostró que el número de cánceres diagnosticados cada semana en Estados Unidos había caído en torno a un 50% en marzo y abril.

Advertisement
Advertisement