Connect with us

Vida

27/02/2020 10:01 pm ET

Terrores nocturnos: La peor sensación de miedo en los niños

Especialistas los asocian al proceso madurativo del cerebro

Un estudio de la Academia Americana de Pediatría (AAP) descubrió la causa de los denominados “terrores nocturnos” que sufren los niños.

Se trata de una pesadilla que se eleva a la sensación de terror, lo que lleva al infante a sentir un miedo real, gritos y agitación a pesar de tener los ojos abiertos. La AAP reveló que cuatro de cada 10 niños de entre dos y seis años padecerán en alguna ocasión de ese tipo de sueños terroríficos.

Lee también: Descubrieron existencia de agua en la zona ecuatorial de Júpiter

Los terrores nocturnos forman parte de las llamadas “parasomnias”, son un indicador del crecimiento y desarrollo psíquico del niño con unas características muy peculiares. Suelen durar entre cinco y 15 minutos aunque podrían prolongarse hasta una hora.

También, afectan a los niños durante las primeras horas de sueño o a primeras horas de la mañana. En sus episodios más alarmantes el infante parece dormido y despierto al mismo tiempo, puede tener los ojos abiertos, murmurar, gritar, hablar, llorar, agitarse e incluso parecer que quiere huir de algo de alguien.

¿A qué se deben los terrores?

Especialistas los asocian al proceso madurativo del cerebro de los niños. Otras variables pueden ser el estrés o padecer fiebres muy altas.

¿Qué pueden hacer los padres ante los terrores nocturnos?

No deben despertar al niño, es lo más importante. Es conveniente permanecer junto a él para evitar que se golpee. A la mañana siguiente no se acordará de nada, por lo que es conveniente no interrogarlo sobre lo que pasó.

¿Se puede hacer algo para evitarlo?

No realizar actividades que exijan mucha atención del niño en las horas previas de ir a la cama. Favorecer que exprese sus sentimientos durante el día y se deshaga de las tensiones acumuladas. 

Evitar cenas abundantes antes de dormir; controlar qué tipo de contenidos ve en la televisión o tablet; mantener una temperatura adecuada de la habitación, ya que un exceso de calor provoca una peor calidad del sueño.

La mayoría de los pediatras convergen en realizar alguna actividad relajante antes de irse a dormir, como leer un cuento, es la mejor terapia para los terrores nocturnos.

Advertisement
Advertisement