Síguenos en nuestras redes sociales

Vida

27/11/2019 6:41 pm ET

Cuatro consejos para evitar el estrés en los niños

Pueden sufrir cansancio extremo, dolores de cabeza y pesadillas

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. Estas situaciones afectan a todas las personas sin distinción de edad.

Lee también: ¿Cómo prevenir un riesgo eléctrico en casa?

Esta es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar la salud.

Hay por lo menos tres diferentes tipos de estrés:

– Estrés rutinario relacionado a la presión del trabajo, la familia y otras responsabilidades diarias

– Estrés provocado por un cambio negativo repentino, como la pérdida de un trabajo, divorcio o enfermedad

– Estrés traumático, que ocurre cuando se encuentra en peligro de ser gravemente herido o de morir. Los ejemplos incluyen un accidente grave, guerra, asalto o un desastre natural. Este tipo de estrés puede causar trastorno de estrés postraumático.

Estrés infantil

Estas situaciones afectan a todas las personas sin distinción de edad, siendo los niños en quienes sus efectos negativos pueden ser más dañinos y quizá pasar desapercibidos.

Estos cuadros de estrés empiezan a aflorar con más frecuencia a medida que se acerca el fin del año escolar, y con ello muchos niños y niñas se encuentran preparándose para rendir evaluaciones finales o para realizar un proceso admisión para un nuevo colegio.

Lee también: Estudio señala que dormir temprano beneficia la salud mental de los niños

Sin embargo, si la exigencia es mayor, el nivel de estrés podría aumentar y reflejar cansancio extremo, dolores de cabeza, aumento o disminución del apetito y dificultades para dormir, como insomnio o pesadillas.

Hay algunos consejos importantes que los padres deben seguir para ayudar a sus hijos ante esta situación:

– Practicar deporte o actividades recreativas. El ejercicio físico y la práctica de algún deporte ayudará en el niño a liberar el estrés que pueda estar teniendo por sus proyectos y exámenes finales. Además, practicarlos promueve el trabajo en equipo, refuerza la autoestima y mejora la salud.

– Mantener ciclos de sueño estables. Los niños en etapa escolar deben cumplir de nueve y 10 horas diarias de sueño. Lo que permitirá que no presenten problemas de atención y de conducta en el colegio, que no se duerman en clase o estén casado para realizar sus actividades diarias.

– Alimentarse saludablemente. Una alimentación balanceada es fundamental para el desarrollo y crecimiento de nuestros niños. Por eso, existen alimentos ricos en nutrientes que ayudan a fortalecer su energía en momentos donde necesitan dar lo mejor de sí, como el pescado, legumbres, pasta, huevo, carbohidratos fortificados con hierro, chocolate, entre otros.

– Mejorar los hábitos de estudio. Plantear horarios específicos para realizar diversas actividades es fundamental, en ellas deben estar incluidas las horas de estudio, las lúdicas y las de ocio. Ello, le permitirá al niño poder concentrarse al máximo en cada actividad que tenga programada. Además, es importante contar con un espacio especial y ameno para estudiar.

El acompañamiento de los padres en este proceso es muy importante, porque contribuyen a que los pequeños puedan tener un buen desempeño escolar y al mismo tiempo puedan crear lazos permanentes de confianza.

Advertisement
Advertisement
Advertisement