Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

13/01/2019 10:33 pm ET

Venezuela es el peor país de Suramérica para envejecer

Los adultos mayores han sido olvidados por la revolución

adultos mayores

Cuando Nicolás Maduro finalizó su mandato, dejó al país sumido en una crisis económica que ha llevado al sistema de salud al borde del colapso. Las vidas de los ancianos libran más de una batalla para evitar la calamidad y disfrutar de un retiro que no es tan dulce.

Según la Federación de Farmacéuticos de Venezuela, al menos el 85 por ciento de los medicamentos escasea.

Lee también: El día que Maduro demostró ante el mundo que actúa como todo un dictador

Adultos mayores

Un residente del Hogar Refugio de Misiones Madre Teresa de Calcuta en Caracas. La gente de esta casa hogar no se mostró reacia a ser fotografiada, dijo el periodista fotográfico Wil Riera: “Quieren compartir su historia, tener una voz”.

“Es demasiado difícil encontrar los medicamentos para tratar su hipertensión arterial, diabetes e incluso prevenir sus ataques epilépticos”, dijo Baudilio Vega, quien está a cargo del ancianato  Madre Teresa de Calcuta ubicado en Mamera, en Caracas. Sus 76 residentes tienen edades comprendidas entre los 60 más de 80 años.

Sin embargo, estos adultos mayores están entre los 2.9 millones de venezolanos mayores de 60 años que viven en Venezuela.

Todos tienen un lugar cómodo para dormir y disfrutar de algunas comidas gratis, gracias a los donantes privados que apoyan el hogar.

adultos mayores

Un residente ayuda a otro con el almuerzo. Un mosquitero cuelga sobre el cabecero de la cama, servirá para cubrirla por la noche, evitando las picaduras que pueden propagar enfermedades como el dengue y el chikungunya.

“Es demasiado difícil encontrar los medicamentos para tratar su hipertensión arterial, diabetes e incluso prevenir sus ataques epilépticos”, dijo Baudilio Vega, quien está a cargo del ancianato  Madre Teresa de Calcuta ubicado en Mamera, en Caracas. Sus 76 residentes tienen edades comprendidas entre los 60 más de 80 años.

Sin embargo, estos adultos mayores están entre los 2.9 millones de venezolanos mayores de 60 años que viven en Venezuela.

Todos tienen un lugar cómodo para dormir y disfrutar de algunas comidas gratis, gracias a los donantes privados que apoyan el hogar.

Adultos mayores

Un residente de la casa de ancianos en su habitación después del almuerzo.

A medida que avanza la crisis del país, las personas mayores a menudo deben elegir entre comprar alimentos o medicamentos para su salud. No pueden hacer ambas cosas debido a sus ingresos insuficientes.

Casi el 64 por ciento de los venezolanos ha perdido peso desde 2016 porque comenzaron a saltearse las comidas debido al impacto de la crisis económica, según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, “Encovi”, un censo independiente que se realiza anualmente desde 2014 por profesores universitarios.

adultos mayores

El fotógrafo Wil Riera dice que el ícono recién pintado de la Virgen María representa “la esperanza en medio del caos”.

La encuesta más reciente realizada con una muestra de 6,168 ciudadanos, reveló que el 79.8 por ciento de los adultos mayores venezolanos, ahora comen menos que hace tres meses. El setenta por ciento de ellos dijo que la razón era que no tenían suficiente dinero para comprar alimentos.

“No estamos preparados para envejecer aquí”, dice Luis Francisco Cabezas, jefe de Convite, una organización sin fines de lucro de derechos humanos que busca ayudar a los ciudadanos vulnerables.

De hecho, Venezuela es la peor nación de Sudamérica para envejecer, según el último Índice Global AgeWatch, y ocupa el puesto 76 en una encuesta de 96 naciones.

adultos mayores

Un residente duerme la siesta en el patio delantero del ancianato. El ataúd, utilizado en las ceremonias funerarias pero no para los entierros, se está ventilando.

Venezuela también tiene la tasa de inflación más alta del mundo. Los precios de los alimentos y otros productos de consumo aumentaron 1.3 millones por ciento hasta noviembre de 2018.

La ayuda oficial se queda corta. El gobierno paga una pensión mensual insignificante a solo un poco más de la mitad de los adultos mayores de Venezuela. Miles esperan en largas filas en los bancos para recibir el dinero.

La migración ha profundizado la crisis de los ancianos. Un estimado de 3 millones de venezolanos han huido del país en los últimos años, según las Naciones Unidas.

adultos mayores

Un residente está parado frente a un árbol melisa. En la medicina popular, se cree que el té hecho con las hojas de melisa, tiene propiedades curativas.

“Las personas mayores se olvidan en lugares como este”, dice Riera. “La situación me hace sentir enojado y sin esperanza”. Sin embargo él tiene alguna esperanza, que sus fotos despertarán la atención sobre la difícil situación de los ancianos de Venezuela.

 

Traducido por Contexto Diario

(Tomado de Goats and Soda)

Advertisement

Venezuela

Cómo probar la nueva interfaz de Twitter y volver a la anterior si no te gusta

Esta nueva modalidad ya se puede probar

Twitter

Twitter ha anunciado un nuevo diseño para su red social, concretamente en la versión de escritorio. La nueva interfaz de Twitter es mucho más minimalista, con menos información y centrándose en los Tweets. Esta interfaz ya se puede probar. Te contamos cómo aplicarla y si no te gusta, cómo cambiar a la versión anterior.

Twitter está promocionando su nueva interfaz con un botón grande en la zona derecha de la página principal. Si aparece, solo tienes que pulsar en el botón de ‘Echa un vistazo’ y los cambios se aplicarán inmediatamente. En el caso de que no aparezca el banner con la novedad, también puedes aplicar el nuevo diseño. Para ello, dirígete al icono de tu perfil en la parte superior y despliega el menú de opciones. A continuación, pulsa donde dice ‘prueba el nuevo Twitter’.

Lee también: El desastre del hotel japonés controlado por robots

Twitter

Los cambios se harán al instante. Notarás un diseño con elementos más grandes, esquinas redondeadas y menos información. los Tweets se ubican en la zona izquierda, dejando la parte derecha con la información más relevante, como las tendencias o a quien seguir. El botón flotante de la zona inferior derecha es permanente, un acceso rápido para escribir Tweets, aunque también lo podemos hacer desde la zona superior. Otra característica interesante es que cuenta con la posibilidad de activar el modo noche que oscurece los colores de la interfaz para evitar la vista cansada. Algo muy útil si pasamos horas en Twitter. Además, se añade un botón de ahorro de datos.

¿Qué hace el ahorro de datos de la página de Twitter? Optimiza la interfaz para consumir la menor cantidad de datos posibles. Elimina las animaciones y no carga las imágenes y vídeos a no ser que pulsemos en ellas. Por supuesto, los Tweets sí se cargan. La interfaz nos recuerda mucho a la de Twitter Lite, la versión para móviles con poca memoria y uso de datos reducido.

Twitter

¿Cómo volver a la anterior interfaz de Twitter?

¿No te ha gustado el nuevo diseño? Puedes volver a la anterior versión. Al menos, hasta que Twitter elimine la opción. Para ello, pulsa en el icono de tu perfil, el que está en la zona superior. Despliega el menú de opciones y pulsa en la última opción, donde dice ‘Cambiar a la versión anterior de Twitter’. Automáticamente aparecerá una ventana flotante con la opción de enviar comentarios a Twitter o ir directamente a la anterior versión. Automáticamente se cambiará a la versión anterior, la clásica de Twitter.

Esta opción está siempre disponible en el menú desplegable de nuestro perfil. En el caso de que no aparezca, elimina el historial y caché de tu navegador y reinícialo. Aun así, puede que tarde unos días en llegar. No sabemos si Twitter cambiará de forma oficial el diseño y eliminará el botón de volver a la anterior versión. Es muy probable que lo haga, pero no sin antes pulir aquellos detalles que no le gustan a los usuarios.

Seguir leyendo

Venezuela

Las estrategias de los cibercrimanales que se aprovechan de la crisis venezolana

Las estafas a través de las redes sociales se han vuelto comunes en el país

cibercriminales

Venezuela es actualmente el hogar de una de las peores economías del mundo. La tasa de inflación, que alcanzó 1.000.000 por ciento a fines de 2018, ha obligado a los venezolanos a adoptar métodos de supervivencia. Uno de estos se llama remesas extranjeras.

El envío de dinero a través de las redes sociales es una práctica bastante habitual en Venezuela, cuando accedes a Facebook, puedes ver anuncios de ventas en dólares o euros al tipo de cambio actual en bolívares y personas que negocian en los comentarios sobre los tipos de cambio. Generalmente, la transacción es rápida: una persona ofrece una cantidad de una moneda extranjera por un precio determinado, el comprador interesado envía una transferencia en bolívares y el vendedor les envía los dólares a cambio.

Lee también: Fondos de Islas Caimán presentan demanda contra el Gobierno de Maduro

Este proceso virtual es tan simple que presenta una oportunidad atractiva para las personas que se dedican a  estafar rápidamente a alguien sin mucho esfuerzo ni recurrir a la violencia.

Roban de lo poco que hay

Si bien puede parecer que hay poco o nada que robar en Venezuela, los  50, 100 o 300 dólares que una persona envía a sus familiares que permanecen en Venezuela, pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte para muchos venezolanos.

Los delincuentes se aprovechan de las redes sociales. Primero, controlarán la cuenta para obtener la información necesaria para realizar un atraco; En segundo lugar, falsificarán o robarán su identidad. Al disfrazarse o hackear la cuenta, engañan a los amigos de esa persona y los convencen para que envíen dinero. Su objetivos clave son los ancianos, que generalmente son menos expertos en tecnología que los jóvenes, pero también se aprovechan de los expatriados venezolanos que han bajado la guardia porque se han mudado a territorios más seguros. Los medios sociales facilitan a los delincuentes crear un falso aire de confianza, y cuando el comprador se da cuenta de que ha sido estafados, es demasiado tarde: el dinero ha pasado por varias cuentas y el rastro se ha perdido.

cibercriminales

Esto es lo que le sucedió a Luis Dascoli, un hombre venezolano que ha vivido en los Estados Unidos desde hace varios años y que, como muchos de los que se fueron del país en los últimos años, todavía tiene amigos y familiares en Venezuela.

Hace unas semanas, recibió un extraño mensaje de WhatsApp a última hora de la noche de un amigo de la infancia con el que está frecuentemente en contacto. En el texto, su amigo le dijo que haría una transferencia por  400 dólares  al día siguiente. Dascoli se dio cuenta de que algo estaba mal y más tarde descubrió que su cuenta en Facebook había sido pirateada por alguien que había engañado a sus amigos y otros contactos con una transferencia  que en realidad no iba a suceder.

cibercriminales

“Cuando recibí el mensaje, no lo entendí en absoluto. Le pedí que me enviara las capturas de pantalla de la conversación y tuve que explicarle que no había sido yo quien ofrecía nada”, recordó Dascoli. “Afortunadamente, tuvo la idea de contactarme fuera de Facebook porque le estaban pidiendo 400  dólares y estaba a punto de hacer la transferencia”. Dascoli también se enteró de otro caso en el que una de las amigas de su madre fue atacada. Instagram y sus seguidores la acusaron de intentar estafar, cuando en realidad un tercero descubrió su contraseña e intentó estafar.

Lucía Ramírez, quien vive en Caracas, tuvo una experiencia similar. Ella guarda todo lo que gana de su negocio de diseño gráfico con la esperanza de emigrar a Chile. “La verdad es que no gano mucho cuando cambio bolívares por dólares. “En un buen mes, puedo ganar 100 o  120 dólares, pero todo depende de si cambio el dinero rápidamente porque la inflación se lo come”, explicó. “Me estaba costando financieramente, así que cuando vi que un ex novio de la escuela que vive en los Estados Unidos estaba ofreciendo intercambiar bolívares por dólares, no dudé en escribirle”.

cibercriminales

 

Ramírez le preguntó el precio de cada dólar. Cuando supo que él estaba cobrando por debajo de la oferta del mercado negro, ella decidió comprarle. “Transferí 15,000 bolívares a una cuenta corriente que no era realmente suya, pero no me detuve en eso porque si cerré el trato tendría unos 111 dólares en mi cuenta de Paypal.” A diferencia del amigo de Dascoli, Ramírez no lo hizo. Verifiqué por teléfono si en realidad fue su ex quien le ofrecía el dinero. “Le pregunté por qué no estaba usando su propia cuenta; me dijo que era para pagar una deuda en Venezuela y que esta era una manera más rápida”. “Caí en la trampa porque quería sacar más provecho de mi dinero y me jodieron”.

Redacción Contexto Diario

Seguir leyendo

Venezuela

Fondos de Islas Caimán presentan demanda contra el Gobierno de Maduro

Venezuela dejó de pagar los bonos y no ha respondido por los intereses

demanda

Dos fondos registrados en Islas Caimán están demandando al Gobierno de Nicolás Maduro, alegando que el régimen sudamericano en apuros les debe aproximadamente 26 millones millones de dólares.

Las entidades de  Islas Caimán son Pharo Gaia Fund Ltd. y Pharo Macro Fund Ltd., que están controladas por Pharo Management LLC en Nueva York, donde se está llevando a cabo la demanda.

Lee también: Una nueva Venezuela nace desde los Cabildos Abiertos

De acuerdo con el reclamo de los fondos, Pharo Macro posee un interés benéfico en 1,500,000  dólares de bonos del 13.625 por ciento emitidos por Venezuela en 2002.

Esos bonos vencieron en agosto pasado, momento en el cual el monto principal se venció y fue pagadero, según la demanda. Debido a que Venezuela no ha canjeado los bonos al vencimiento, continúan acumulando intereses, de acuerdo con la demanda, que se publica en el sitio de servicios financieros OffshoreAlert.

Pharo Gaia también supuestamente posee un interés benéfico en 114,000,000  dólares de los bonos de 7.75 por ciento que Venezuela emitió en 2009. Pharo Macro declaró que posee US $ 95,500,000 del mismo tipo de bonos.

Esos bonos vencieron en octubre pasado, pero el gobierno venezolano supuestamente no realizó los pagos de intereses a partir de octubre de 2017.

Como resultado de los supuestos incumplimientos, Pharo Macro afirma que Venezuela le debe 1,704,375 en dólares, excluyendo los intereses devengados y prejuicios, por los bonos de 13.625 por ciento.

El fondo también reclama que Venezuela le debe  11,101,875 en dólares  por incumplimiento en los bonos del 7.75 por ciento. Asimismo, Pharo Gaia afirma que el régimen comunista le debe 13,252,500 dólares por los incumplimientos de los bonos.

Venezuela ha estado en una crisis económica por lo menos desde 2010, con el país experimentando hiperinflación y escasez de alimentos, medicinas y suministros básicos. Más de dos millones de personas han huido del país desde 2014.

Según un informe de la Canadian Broadcasting Corporation, el gobierno del país tiene aproximadamente  150 mil millones de dólares en deuda pública pendiente. Los tenedores de deudas incluyen varias instituciones financieras de EE. UU., Así como Rusia y China.

Según informes, los tribunales estadounidenses han permitido a los inversores apoderarse de los envíos de petróleo venezolanos y otros activos para satisfacer las deudas del gobierno del país.

Redacción Contexto Diario

Fuente: Cayman Compass

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement