Connect with us

Venezuela

26/06/2018 9:56 am ET

Solo uno de 12 femicidios se ha resuelto en Bolívar en el primer semestre

La región registra el 95 % de impunidad de los delitos contra la mujer.

femicidios

El estado Bolívar es uno de los estados más violentos del país. El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) lo clasificó como la cuarta entidad más peligrosa de la nación en 2017 y su municipio más violento, El Callao, presentó una elevada tasa de homicidios de 816 muertes por cada 100 mil habitantes.

Este 2018, la violencia contra la mujer va en aumento en todo el estado Bolívar, de acuerdo con el primer informe del Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género que preparó la Organización No Gubernamental (ONG) Comisión para los Derechos Humanos y Ciudadanía (Codehciu), entre enero y junio, según un reportaje publicado en Correo del Caroní.

Lee también: Estudio reveló que 87% de los venezolanos se declara abiertamente pobre

En el primer semestre de 2018 hubo 12 mujeres asesinadas en el estado Bolívar, entre los municipios Caroní, Heres, El Callao y Sifontes. El mes más violento fue mayo, en el que ocurrieron cinco homicidios de mujeres, equivalentes al 41% de los crímenes registrados.

Codehciu ve con preocupación el incremento de mujeres como víctimas fatales de la criminalidad desbordada en el estado Bolívar, con prácticas sangrientas, y sin respuesta de las autoridades: de los 12 crímenes, solo uno ha sido resuelto por las autoridades regionales, lo cual mantiene la tendencia de un índice de impunidad de más del 95% en el sur del país.

El 1 de mayo fue asesinada Annelis Victoria Palma García, de 31 años, en San Félix. Un cartel con la frase por pichadora y sapa fue dejado por sus homicidas al lado de su cadáver, por haber sido informante de los cuerpos de seguridad en una investigación. Este fue el único caso resuelto por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), que ajustició al responsable del crimen, relata Correo del Caroní en su reportaje.

Otro de los asesinatos más cruentos también ocurrió en mayo. Mayerling Isabel Jaramillo, de 18 años, fue torturada y decapitada dentro de su vivienda junto a su hermano, en el sector Core 8, de Puerto Ordaz, el 15 de mayo. Este sangriento homicidio no ha sido resuelto por las autoridades, al igual que los otros 10 que restan por esclarecer.

De acuerdo con el balance del informe, de los 12 crímenes, nueve fueron asesinados por arma de fuego, dos por arma blanca, y uno con arma desconocida -o no revelada por los cuerpos de seguridad a la prensa-. Las víctimas tenían edades comprendidas entre 18 y 47 años.

En cuanto a la ubicación, de la docena de crímenes, cinco sucedieron en San Félix, tres en los municipios del sur del estado Bolívar, tres en Puerto Ordaz y uno en Ciudad Bolívar. Dos de los asesinatos fueron en manos de los cuerpos de seguridad del Estado, y dos fueron presuntos sicariatos. Además, dos de las mujeres tenían signos de tortura. Los móviles manejados por las autoridades fueron resistencia a la autoridad, venganza y el mal utilizado término de crimen pasional.

El informe del Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género en Ciudad Guayana exalta que es preciso que el Estado genere y publique información confiable con estadísticas para diseñar soluciones que combatan la violencia de género y los femicidios. Ya en 2014 el Comité Internacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer le hizo esa recomendación al Estado venezolano, pero no ha habido mejoras.

Reconocer el femicidio y hacernos cargo

Además de sistematizar y publicar los datos en relación a los crímenes y violencia de género, el informe de Codehciu recomienda a los medios de comunicación orientar sus contenidos con el manejo correcto de términos como femicidio, femicidio activo, femicidio pasivo, debida diligencia e investigación diferenciada, para evitar lugares comunes incorrectos como la utilización del término “crimen pasional” que esconden casos de violencia de género.

A los cuerpos de seguridad del Estado venezolano se les exhorta a cumplir con la investigación diferenciada y la debida diligencia, ambos conceptos internacionales que permiten esclarecer y hacer justicia ante casos de femicidio.

La investigación diferenciada es aquella que incluye la perspectiva de género en las pesquisas para identificar elementos de que evidencien razones de odio y/o desprecio a las mujeres, y cualquier otro indicio antes, durante o después del asesinato de la mujer que permitan señalar razones de género como móvil del crimen. La debida diligencia es un estándar internacional que obliga a los Estados a adoptar medidas holísticas y sostenibles para prevenir, proteger, sancionar y reparar actos de violencia contra la mujer (…) e impone a los Estados a establecer medidas efectivas de prevención, protección, sanción y reparación para cada caso de violencia”, de acuerdo al Protocolo Latinoamericano de Investigación de la Oficina del Alto Comisionado de los DD HH de la ONU.

femicidio estado Bolivar

Infografía tomada de Correo del Caroní

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement