Connect with us

Venezuela

12/12/2019 2:16 pm ET

Se acumulan reveses para el líder opositor de Venezuela

En 2020, Guaidó enfrenta dos votos potenciales, ambos cruciales

juan guaido

Cuando Juan Guaidó irrumpió en el escenario político de Venezuela en enero, declarándose presidente interino frente a miles de simpatizantes y asegurando el respaldo de Estados Unidos y otros 50 países, parecía que la oposición finalmente había encontrado a su hombre, publicó FT.

Después de años de disputas internas, había un líder que galvanizó la oposición a Nicolás Maduro. Con sus trajes elegantes y el aire de un joven Barack Obama, el presidente del Congreso, de 35 años, habló con confianza de derrocar a Maduro y liderar un gobierno de transición hacia nuevas elecciones.

Pero casi un año después, su movimiento está en desorden. Maduro ha resistido todos los intentos de derrocarlo y goza del apoyo de Rusia, China, Cuba y sus propias fuerzas armadas. Las conversaciones con el gobierno de Noruega entre el régimen madurista y la oposición se han esfumado.

Algunos opositores moderados han roto filas con Guaidó y negocian con Maduro. El gobierno de Trump, expresando su llamado al cambio de régimen en Caracas a principios de año, parece haberse quedado callado. En un nuevo golpe, ha despedido a un enviado al aliado regional de Colombia. El fin de semana pasado, los congresistas en su coalición enfrentaron acusaciones de corrupción, que han negado.

“La oposición está en peor forma que en todo el año”, dijo Dimitris Pantoulas, un analista político. “Estamos presenciando el final de esta era de Guaidó, en la que la oposición se unió y su liderazgo fue incuestionable. Guaidó no ha entregado. No ha cumplido su promesa.

En 2020, Guaidó también enfrenta dos votos potenciales, ambos cruciales.

La primera, si sigue adelante, será el 5 de enero o alrededor de esa fecha, cuando expire su mandato como presidente de la Asamblea Nacional o el Congreso. El reclamo de Guaidó a la presidencia interina venezolana se basa en el hecho de que encabeza el Congreso, la única institución elegida democráticamente en el país. Por ahora, parece que ganará un voto si el gobierno decide forzar uno. Su coalición tiene dos tercios de los escaños en el Congreso y los cuatro principales partidos de oposición están firmemente detrás de él.

“Sería impropio y contraproducente no respaldar a Juan”, dijo Edgar Zambrano, vicepresidente del Congreso y una figura destacada en uno de esos partidos, Acción Democrática.

Las elecciones de la Asamblea Nacional también deben celebrarse para fines de 2020. No está claro si la oposición participará. “¿Seguimos pidiendo mejores condiciones electorales para poder competir en igualdad de condiciones? ¿O simplemente nos cruzamos de brazos y boicoteamos la votación? ”, dijo Zambrano mientras estaba sentado en la sede del partido de Caracas, Acción Democrática.

Para algunos en la oposición no existe tal dilema. “Este gobierno es una mafia y no se puede convivir con una mafia”, dijo María Corina Machado, líder de Vente Venezuela, un partido opositor de línea dura que ha criticado los intentos de Guaidó de llegar a un acuerdo negociado con el régimen de Maduro.

“Solo iremos a las elecciones si Maduro y su mafia renuncian primero”, dijo. “Si Juan Guaidó piensa en ir a las elecciones mientras Maduro todavía está en el poder, sería un grave error”.

Aún así, a pesar de que la popularidad de Guaidó ha disminuido, nadie ha surgido para desafiarlo como líder de la oposición. Más bien, los venezolanos parecen haber perdido la fe en el proceso político por completo, incluso cuando la crisis en sí misma muestra pocas señales de disminuir. Alrededor de 4.5 millones de venezolanos han abandonado su país en los últimos cuatro años, huyendo de la escasez de alimentos y medicinas y la hiperinflación que ha reducido sus salarios a una miseria. La economía se ha reducido a la mitad en ese momento en una de las peores recesiones en la historia de América Latina y el FMI espera que se contraiga un 35% más este año.

Datanálisis, ampliamente considerado el encuestador más confiable del país, dijo que Guaidó sigue siendo tres veces más popular que Maduro y que el 79 por ciento de los venezolanos quiere un cambio político. Si hubiera una votación cara a cara ahora, Guaidó ganaría el 39% de los votos, mucho más que sus rivales.

Los esfuerzos de Guaidó para mantener a Venezuela a la vista del público también se han visto obstaculizados por eventos en otras partes de la región, donde las protestas han estallado en Chile, Ecuador y Colombia en los últimos meses.

“Los líderes [regionales] están luchando contra sus propias crisis políticas internas y tienen un ancho de banda limitado para centrarse en Venezuela”, señaló el Grupo Eurasia. “En este contexto, la coalición regional del líder opositor Juan Guaidó parece ser mucho más débil”.

Para Pantoulas, las perspectivas para la oposición venezolana en su camino hacia 2020 son sombrías. “Maduro parece más seguro que nunca”, dijo. “Podría estar en el poder por otros dos o tres años, fácilmente”.

Advertisement
Advertisement
Advertisement