Connect with us

Venezuela

10/05/2019 10:21 pm ET

Diego Arria va contra Guaidó después de no obtener cargo de Embajador en la ONU

Al no obtener inmediatamente el cargo de Embajador en la ONU, que todavía no ha sido designado por el gobierno de Guaidó, Arria ha revocado gradualmente el apoyo al Presidente Interino y ha decidido obstaculizar sus esfuerzos.

La paciencia de Diego Arria se acabó, y después de una intensa pero infructuosa campaña para ser nombrado Embajador en la ONU, Arria ha desistido de sus aspiraciones y apunta gradualmente sus cañones hacia Guaidó en represalia.

Lee también:“La ruta del coraje” terminó en la embajada de Argentina

En sus últimas declaraciones, el ex embajador afirmó que no cree participaría en un eventual gobierno de Guaidó al considerarse un personaje muy independiente e incómodo.

Estas últimas declaraciones hacen contraste con su posición hasta hace poco, en donde derrochaba elogios hacia el Presidente interino y afirmaba que este era el “momento de absoluto apoyo”.

Sin embargo, Arria no estaba dando puntada sin dedal. Después de ese apoyo que parecía desinteresado, las intenciones del ex embajador se fueron develando mientras organizaba una campaña por redes sociales para abonar el terreno y posicionarse como el proximo embajador en la ONU. La campaña contó con el apoyo de sus colaboradores cercanos, tales como el periodista Luis Manuel Aguana, la abogado Blanca Rosa Mármol, y el profesor Erik del Bufalo, ademas de cientos de cuentas de Twitter anónimas quienes coordinaron el momento de sus apoyos para darle cuerpo a la idea de su candidatura.

No obstante, al no obtener resultados inmediatos, Arria pidió parar la campaña y renunció públicamente a su candidatura, alegando que él no estaba aspirando al cargo.

En el proceso, Arria, que cuenta con amplia experiencia en asuntos internacionales, en especial en el funcionamiento interno de la ONU, no habló sobre las limitaciones que enfrenta el gobierno de Guaidó para nombrar inmediatamente un representante en dicha organización, entre las que se encuentran sortear el veto de China y Rusia, quienes apoyan al régimen de Maduro.

Las últimas declaraciones de Arria parecen apuntar a que continuará su rol histórico como antagonista de la oposición y de la Asamblea Nacional. Aún así, es muy temprano para sentenciar sus posiciones futuras. A pesar de todo, todavía quedan abiertas las posibilidades de cargos de alta relevancia y prestigio en un gobierno más consolidado de Guaidó, tales como Canciller o Ministro de Defensa, que bien podrían ser representativos para Arria y que lo obligarían a bajar nuevamente su ofensiva.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement