Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

22/01/2020 9:26 pm ET

Ocho muertos en situación de rehenes en San Francisco de Yare

Una niña, un adolescente, una mujer y un policía entre los fallecidos

Una persecución entre delincuentes y policías, que luego desencadenó una situación de rehenes, terminó con ocho personas muertas y cuatro heridas, la tarde de este miércoles, en el sector Los Guayabitos de San Francisco de Yare, en el estado Miranda.

El director del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas, comisario Douglas Rico, confirmó el fallecimiento del funcionario Abraham Pérez, de 31 años, adscrito a la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cicpc de Caracas.

Lee también: Guaidó: El apoyo del mundo va a ser fundamental en la lucha

Los hechos

La versión oficial indica que el incidente se inició en horas del mediodía cuando funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) realizaban labores de investigación en la zona y observaron a un grupo de delincuentes armados.

Según los uniformados, los pistoleros ignoraron la voz de alto y se originó un enfrentamiento donde resultó muerto uno de ellos, quien fue ingresado al ambulatorio de Yare,  mientras que una niña quedó herida, al momento en que pasaba por el lugar de la balacera.

Los sospechosos intentaron escapar y se originó una persecución. Al verse acorralados, se introdujeron en una residencia y sometieron a tres menores de edad y a dos mujeres.

Los funcionarios de la PNB solicitaron refuerzos. Al lugar se presentaron policías, militares y también fiscales del Ministerio Público (MP), a propósito de que los antisociales requerían su presencia para entregarse.

Las negociaciones se extendieron por varias horas, hasta que se escucharon varias detonaciones en el interior del inmueble, según informó la policía. Los uniformados entraron a la casa y se originó una balacera. En el intercambio de disparos resultaron heridos el funcionario Pérez y Jhonkeir Ginez, de 14 años, quien falleció en el hospital de Ocumare del Tuy.

En el hecho murieron tres presuntos antisociales más, y a la muerte del adolescente se sumó la de una mujer y una niña. Los tres eran rehenes.

Las balas alcanzaron a otro uniformado del Cicpc, a la niña Cleiberli Ginez, de cuatro años, hermana del adolescente fallecido, y a su madre Helen Gutiérrez, de 28 años, quienes fueron atendidos en el centro de salud de Ocumare y están estables.

Las autoridades informaron que los delincuentes también detonaron una granada. En el interior de la residencia quedaron los cadáveres de una mujer y una niña. Además murieron tres presuntos antisociales.

Advertisement
Advertisement
Advertisement