Connect with us

Venezuela

01/06/2018 9:45 am ET

Fuga de cerebros apaga la energía eléctrica en Venezuela

En seis meses más de 18 mil empleados han renunciado a la estatal eléctrica por bajos salarios

Al sector eléctrico venezolano le llegó la hora de la fuga masiva de cerebros: 18.000 profesionales y técnicos renunciaron a la Corporación Eléctrica Nacional entre marzo de 2017 y el mismo mes de 2018, reportaron las organizaciones sindicales, según publicó recientemente el diario El Nacional.

El reflejo más crudo de esa realidad, se vive en el Zulia, donde fuentes de la Corporación Eléctrica del Zulia (Corpoelec), aseguraron que en los últimos dos meses la nómina se redujo más de un 50% y la cifra sigue creciendo, según publicó el Diario Panorama.

De acuerdo con el presidente de la Federación Eléctrica de Venezuela, Ángel Navas, y otros sindicatos afiliados al sector, en los últimos seis meses más de 18 mil empleados han renunciado a la estatal eléctrica por bajos salarios y violaciones del contrato colectivo.

“Desde ingenieros hasta trabajadores del área de distribución y transmisión abandonaron la empresa”, apuntó  Navas, en entrevista con medios nacionales, y recalcó que el nuevo contrato ya fue presentado a la directiva de la corporación, pero, los empleados “no pueden esperar entre cinco a siete meses para que se den las negociaciones porque los salarios no les alcanzan”.

“Los cargos quedan vacíos; y si son ocupados, es por personas  que no llenan los requerimientos, porque la mayoría no tienen ni la preparación técnica o la experiencia necesaria para el trabajo. Los más valiosos son los ingenieros porque son los que puede ofrecer una respuesta rápida ante cualquier eventualidad. Si ellos pueden resolver una contingencia en 2 horas, una persona sin experiencia puede tardarse hasta seis horas”, agregó Lorenzo Baptista, ingeniero y trabajador del sector.

Leer también: Con el “Panabús” la solidaridad venezolana brilla en tiempos de crisis

Baptista aseguró que “los salarios son pésimos. Yo soy ingeniero eléctrico y mi salario no llega a los 3.000.000 de bolívares (…). Dime cómo puedo costear con ese sueldo una canasta básica que ya sobrepasa los 100 millones de bolívares. Lamentablemente, me cuento entre los próximos a renunciar y me marcharé a Chile donde me están ofreciendo un salario de 1.100 dólares”, apuntó.

La realidad es que el salario de los empleados públicos, no les alcanza para cubrir la alimentación diaria. “Me fui de Corpoelec porque el salario no me alcanza ni para comida. Además, me cansé de dar la cara por la empresa ante los reclamos, con razón, de los usuarios por las constantes fallas”, contó un trabajador de cuadrilla que pidió no mencionar su nombre.

Voceros de la Corporación, en calidad de anonimato, explicaron a Panorama que en 2016 el personal en el estado superaba los 4.000 profesionales en sus distintas áreas. A finales de diciembre de 2017  la cifra oscilaba en los 3.000 profesionales y, en 60 días, la cantidad de personas difícilmente llega a los 1.500, números que siguen disminuyendo cada semana.

La diáspora de mano de obra calificada sigue sin detenerse. Desde ingenieros eléctricos hasta trabajadores del área de distribución, tendido de líneas y transmisión renuncian a diario en la empresa. La situación pone en “jaque” el servicio público que atraviesa su peor momento: continuos bajones, apagones e interrupciones que en algunas comunidades sobrepasan las 15 horas. A esto se le suman las continuas “explosiones” en subestaciones neurálgicas por falta de mantenimiento y sabotajes.

“La situación es bastante crítica. La gente se va y punto (…), las razones son diversas: salarios son insuficientes para costear la cesta básica, congelamiento del contrato colectivo desde hace un año, ausencia de equipos de seguridad, no hay vehículos ni herramientas de trabajo para realizar las reparaciones de las líneas”, aseguró un supervisor de Corpoelec.

Sobre la fuga de personal dentro de la Corporación, el experto insistió en que “al igual que en el sector petrolero, el eléctrico requiere de profesionales altamente capacitados y calificados”.

“Corpoelec se están quedando sin personal porque no aguantan salarios tan bajos. A muchos de esos ingenieros se les pagaron estudios en el extranjero, se hizo una fuerte inversión para su formación y es bastante lamentable que se marchen del país. La empresa está quedando desarmada y sin capacidad de respuesta ante eventos mayores”, apuntó.

Redacción: contextodiario.com

Advertisement
Advertisement