Connect with us

Venezuela

20/12/2017 12:55 pm ET

Falta de repuestos puso en coma al 80% del transporte público de Caracas

Los altos costos de mantenimiento, la disminución de importación de repuestos, una galopante inflación y la escasez de efectivo tienen al sistema de transporte de Venezuela en jaque, mientras la población padece los efectos de esta crisis con un pasaje inestable y largos tiempos de espera para trasladarse.

En declaraciones al equipo de Prensa Unidad Venezuela, el presidente del Bloque Oeste de Transportistas, Hugo Ocando, aseguró que las recientes interrupciones en el servicio eléctrico dejaron como evidencia lo que ha denunciado en diversas oportunidades este gremio: el déficit de transporte público. Ocando afirmó que el apagón de este lunes “fue una catástrofe total, y los usuarios secuestraron siete unidades para diferentes lugares de Caracas, porque no tenían cómo llegar a sus casas”.

Explicó que la escasez de repuestos y su alto costo, ha provocado que el déficit de unidades de transporte público se situé en un 80%, solo en la Gran Caracas. “Teníamos 15.000 unidades de transporte en la Gran Caracas, y en estos momentos no creo que lleguemos a 4.000 como consecuencia de la falta de repuestos. Hay carros parados por los altos costos de los aceites y cauchos”, precisó.

En este sentido, reveló que la paralización de las unidades públicas y el deterioro que presenta el Metro de Caracas ante la falta de mantenimiento perjudicó notoriamente la movilización de la ciudadanía capitalina durante el apagón por más de cuatro horas este lunes. “Estaba trabajando el 20% de las unidades, y muchos compañeros se accidentaron por el sobrepeso de las unidades, las cuales sufrieron un gran daño en sus estructuras. Ante la desesperación de las personas, quienes paraban las unidades y se montaban hasta más no poder, partiendo por el peso las ballestas”.

Las principales calles de la avenida Francisco de Miranda y Libertador, se llenaron de ciudadanos que se dirigían hacia sus casas o puestos de trabajos caminando, debido a que la línea 1 y 2 del Metro de Caracas no prestaba servicio comercial.

“La crisis del transporte es sabida por todos, tanto por el gobierno como por los ciudadanos. El llamado es a que se aboquen a resolver el problema real, y no un pañito caliente”, instó Hugo Ocando al afirmar que el gobierno les asignó cauchos y lubricantes a los conductores de Distrito Capital, Vargas y Miranda, sin embargo, aclaró que dicha acción fue insuficiente porque solo dieron dos o cuatro cauchos por unidad.

Mientras a los chóferes que tienen sus unidades fuera de servicio, debido a fallas mecánicas con: el motor, caja, transmisión, punta de eje y ballesta “no han podido salir porque el gobierno no da respuesta. Son piezas importadas y no manejamos divisas. No tenemos para pagar el precio al que lo están vendiendo, es muy difícil poder comprarlos”.

Aunado a eso, detalló que el elevado precio del aceite ha sido uno de los factores que más ha perjudicado al gremio de transportistas. “Una unidad necesita seis litros y cada uno cuesta Bs. 400.000; nada más para cambiar el aceite-mensual- son aproximadamente Bs. 2.400.000. ¿Cómo hacemos para mantener las unidades? Y eso solo es el aceite, sin incluir el filtro y más nada”.

Sostuvo que las camionetas que presentan un bote de aceite también están paradas porque no pueden “pagar un litro o dos diarios. Un carro no hace Bs. 600.000 diarios. Nadie va a trabajar para echarle un litro de aceite al carro, porque es pérdida. Por eso es que los conductores deciden parar sus unidades”, finalizó.

Lee también:

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement