Connect with us

Venezuela

30/11/2018 8:42 pm ET

Emigrar también es otra oportunidad de vivir para muchos venezolanos

No proporcionar un acceso fácil al tratamiento antirretroviral puede convertirse en un problema de salud pública

Más de tres millones de refugiados y migrantes han salido de Venezuela hasta la fecha. La falta de medicamentos ha obligado a miles, especialmente aquellos con enfermedades crónicas como el VIH / SIDA, a buscar tratamiento y esperanza en otros países.

Para las personas que viven con VIH / SIDA, tener acceso a un tratamiento antirretroviral significa no solo una oportunidad para sobrevivir, sino también para llevar una vida normal. Más de 7.700 venezolanos viven con la enfermedad fuera de su país de origen y necesitan terapia antirretroviral, según ONUSIDA.

Lee también: Oposición pide a banco británico que no le entregue el oro a Maduro

Países como Perú y México han reconocido algunos casos de venezolanos con VIH como refugiados. Sin embargo, no existe una respuesta regional en América Latina que garantice el acceso a los medicamentos antirretrovirales para los refugiados venezolanos y los migrantes con VIH / SIDA. Su acceso al tratamiento depende de las políticas de cada país, y varían mucho de un país a otro.

En ACNUR, la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas y ONUSIDA brindan apoyo técnico a las ONG nacionales que trabajan para establecer una red regional que permita a las personas con VIH comunicarse con seguridad en clínicas, hospitales, refugios y otras organizaciones que brindan asistencia humanitaria a quienes buscan tratamiento fuera de Venezuela.

emigrar

“Los refugiados y migrantes de Venezuela que viven con el VIH necesitan acceso a tratamiento y atención antirretroviral para salvar vidas en los países de acogida, así como a un acceso constante a información específica sobre prevención del VIH, educación y comunicación, asesoramiento voluntario, pruebas y condones”, dice el asesor del programa regional de ONUSIDA. Alejandra Corao.

Corao agrega que no proporcionar un acceso fácil al tratamiento antirretroviral puede convertirse en un problema de salud pública, ya que puede aumentar el riesgo de resistencia al VIH y la cantidad de nuevas infecciones.

emigrar

Los refugiados y los migrantes pueden evitar ir al hospital por temor a ser discriminados debido a su condición o, si no tienen residencia legal, de ser deportados. Eso aumenta el riesgo de transmisión en los países receptores.

En Perú, el acceso a medicamentos antirretrovirales es gratuito. Sin embargo, la disponibilidad y el acceso efectivo no siempre están garantizados. La organización social de ACNUR, PROSA, informó sobre tres casos de venezolanos con VIH / SIDA que han estado monitoreando y que murieron porque no tuvieron acceso oportuno al tratamiento con retrovirus. Los actores de la sociedad civil reportan ocho casos en total.

Además, la mayoría de los refugiados y migrantes no tienen acceso al sistema de salud pública, por ejemplo, cuando se trata del tratamiento de otras afecciones desarrolladas a partir del VIH.

“Exigimos cobertura universal”, dice Julio Rondinel, un psicólogo peruano que apoya a los refugiados y migrantes venezolanos con VIH en su grupo de terapia en la Asociación CCEFIRO. “El consumo de medicamentos antirretrovirales durante largos períodos de tiempo genera síndromes metabólicos, como diabetes o presión arterial alta”.

Debido a su condición excepcionalmente vulnerable, los venezolanos con VIH / SIDA pueden solicitar la residencia extraordinaria en Perú. Para calificar, deben realizar un examen médico y pasar por algunos controles de salud, que pueden ascender a unos 170 soles (US $ 50).

Lee también: 10 reacciones desfavorables de los economistas sobre el aumento del salario

“Asegurar un acceso más amplio a la atención médica es esencial para las personas más vulnerables, como los refugiados y los migrantes con VIH / SIDA, cuyas vidas dependen de ello”, dice la Representante interina de ACNUR en Perú, Sabine Waehning.

Willy, es venezolano y decidió emigrar a Perú . A los 22 años de edad, se le diagnosticó el VIH en septiembre de 2017 en Venezuela y el médico fue franco en su recomendación: “Si te quedas aquí, morirás”.

Después de algunos meses en Colombia y Ecuador, Willy llegó a la capital de Perú en agosto. Pasó sus primeros 10 días en un refugio. “Tan pronto como les conté sobre mi condición, me pidieron que me fuera”, recuerda Willy. “Dijeron que podía infectar a otros”.

Gracias a organizaciones sin fines de lucro como PROSA y AHF, pudo someterse a los exámenes médicos necesarios para acceder al tratamiento. Cuando se trata de la terapia antirretroviral en Perú, Willy solo tiene palabras de elogio. La atención médica fue de “primera categoría” y rápidamente comenzó el tratamiento.

“Aquí te sientes seguro”

Willy ahora está tratando de completar sus exámenes médicos, para que pueda solicitar la residencia extraordinaria. “Si no lo tienes, es muy difícil encontrar un trabajo”, dice.

Darwin, de 29 años, siente que ahora está contribuyendo a ayudar a otros como voluntario de AIDS Healthcare Foundation (AHF) en Lima. Aboga por el acceso al tratamiento y el apoyo para peruanos y venezolanos, y acompaña a los venezolanos recién llegados con VIH / SIDA al hospital y los apoya en su búsqueda para acceder al tratamiento antirretroviral.

emigrar

Darwin es un venezolano que encontró refugio en Perú donde ayuda a otros como voluntario

Si se hubiera quedado en Venezuela, Darwin habría muerto. Después de tres meses sin medicación, porque era imposible encontrar antirretrovirales en los hospitales y demasiado caro para comprar en el mercado negro, se enfermó mucho con un virus estomacal. Se debilitó tanto que no podía caminar. Perdió 34 kilogramos en cuatro meses. Darwin se dijo a sí mismo: “No me voy a rendir, quiero seguir viviendo”.

Darwin encontró seguridad en Perú hace un año. Para él, los países anfitriones deben ser más conscientes del hecho de que cualquier persona puede convertirse en refugiado: “Es como el VIH. Todos estamos expuestos. Nadie está a salvo de ese riesgo “.

 

* Apellidos eliminados por razones de protección.

Redacción Contexto Diario

Fuente: unhcr.org

Advertisement
Advertisement