Connect with us

Venezuela

03/07/2018 6:06 pm ET

Detuvieron a 23 fiscales en una operación anticorrupción

Otras 20 personas han sido detenidas por su presunto vínculo con “las mafias” en el país.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ha anunciado que 23 fiscales han sido detenidos por su presunta implicación en actos de corrupción, como parte de la ofensiva lanzada por el Gobierno de Nicolás Maduro contra este tipo de delitos.

Estos 23 detenidos formarían parte de la “red de extorsión” supuestamente creada por la ex fiscal general Luisa Ortega Díaz para “favorecer la corrupción en el sector petrolero”, algo por lo que ya han sido arrestados otros fiscales. La ex fiscal general, enemiga de Nicolás Maduro, huyó el pasado agosto del país, tras haberse enfrentado abiertamente al presidente venezolano, a quien acusó de cobrar sobornos millonarios.

“Creían que podían seguir haciendo lo que se hizo en los años en los que estuvo la ex titular [Ortega Díaz], implosionando este Ministerio Público, convirtiendo esto en un cartel de extorsión”, dijo Saab en una entrevista concedida el lunes por la noche a VTV. “Pero aquí no hay intocables”, subrayó.

Además, anunció que otras 20 personas han sido detenidas por su presunto vínculo con “las mafias” que han desviado los dólares preferenciales concedidos por el Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX) “para comprar alimentos y medicinas al pueblo”. Saab enfatizó que “la corrupción es un flagelo que puede hacer mucho daño” a la Revolución Bolivariana. “El fin último de la corrupción es crear un desfalco a la nación, y esto golpea no solo al pueblo, sino a los empresarios”, recalcó el fiscal general.

Lee también: Funcionario de la PNB ‘matraqueó’ con punto de venta

Ortega, la ex fiscal general a la que Saab acusa de liderar esta “red de extorsión”, emergió el año pasado como la principal voz discordante entre las filas chavistas. La ruptura formal con Maduro se produjo en el mes de marzo, cuando dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia despojaron al Parlamento de sus poderes y retiraron la inmunidad a los diputados. “Lo que ha ocurrido es un golpe de Estado”, clamó entonces Ortega.

La primera medida tomada por la Asamblea Constituyente —órgano chavista creado para reemplazar a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora— consistió en expulsar a Ortega del cargo que ocupaba desde 2007. Sus cuentas bancarias fueron congeladas y se le prohibió salir del país por “la presunta comisión de faltas graves”.

Ella huyó a Colombia, pero sus afirmaciones sobre el Gobierno de Maduro no cesaron. El pasado agosto, afirmó que el presidente venezolano y otras altas autoridades del régimen usaron empresas de España y de México para recibir dinero de la corrupción.

“Voy a entregar las pruebas para que las autoridades de distintos países las investiguen”, dijo entonces Ortega en las que fueron sus primeras declaraciones tras su salida del país.

Contexto Diario

Advertisement
Advertisement