Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

13/03/2018 7:22 am ET

Colegios privados se enfrentan a cierre técnico

La Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas señala que a principios de año cesaron actividades 13 colegios en Caracas, cinco en Maracaibo y cuatro en Puerto Ordaz. Esto ocurre en un contexto en el que aumenta el número de niños y jóvenes fuera del sistema escolar: la Encuesta Condiciones de Vida alerta que en los dos últimos años el acceso a la educación entre la población de 3 a 24 años descendió de 78 % a 71 %.

De acuerdo con datos del informe 2018 del estado de la educación en el país, elaborado por el coordinador de la línea de investigación Memoria Educativa Venezolana de la Universidad Central de Venezuela, Luis Bravo, entre el período escolar 2013-2014 y el 2014-2015 dejaron de existir 12 planteles privados –incluyendo los subvencionados por el Ministerio de Educación y el Estado. De 4.871 se pasó a 4.859.

El informe, elaborado con base en información pública oficial, indica que las instituciones oficiales también cierran sus puertas. Para el período escolar 2004-2005 se contaron 24.940 escuelas, pero el total para 2006-2007 fue de 22.901. Eso significa que 2.039 planteles desaparecieron.

Las memorias educativas que se publican periódicamente indican que el sistema atiende cada vez a menos estudiantes y que los presupuestos destinados a la investigación científica en nuestras universidades son casi inexistentes a estas alturas. Pero lo que ocurre con la educación primaria, la básica, es realmente dramático. Colegios y escuelas de enseñanza privada, con décadas de servicio escolar regular y de calidad, están cerrando aulas.

“De un año a otro puede haber un diferencial de 100 escuelas y uno pregunta qué es lo que pasa. Eso se debe en principio a la debilidad de la información y en segundo lugar a que aquí no se están construyendo muchas escuelas. Está ocurriendo un fenómeno, y es que nunca las escuelas oficiales se cerraban; se disolvían con otro nombre, pero no cerraban”, explica Bravo.

La construcción de nuevas escuelas ha sido, más que insuficiente, precaria. Según el informe anual de la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas, en 2015 se construyeron 27, entre escuelas y liceos bolivarianos, unidades educativas, escuelas técnicas y “simoncitos”. Pero en 2014 y 2013 no se llegaron a construir más de 17.

Los directores vienen anunciando los cierres desde enero a la comunidad de padres, representantes, personal docente, administrativo y obrero, así como a las autoridades del Ministerio de Educación. El motivo: la “inconsistencia financiera” que viven desde hace tres años.

Una afligida directora se expresó en estos términos: “El año escolar pasado fue muy duro, por lo que no quería abrir en septiembre. Tuve que cerrar la mitad de la escuela, en diciembre vendí una parte del terreno para pagarles a las maestras. Solicité préstamos porque incluso nosotros como directivos no teníamos con qué hacer mercado. No cobramos desde diciembre”. Y agrega: “Me siento utilizada por el Ministerio de Educación y la Alcaldía. Después de lograr que me dieran un subsidio, al cabo de mucho tiempo, entonces ahora se vuelve insuficiente. Por lealtad a mí misma decidí cerrar. A lo mejor este colegio era mi verdadera misión, pero que ahora se hace imposible”.

Aseguran que la matrícula merma. Hay 2,8 millones de estudiantes que asisten de manera irregular a clases por fallas en el servicio de agua, alimentación y transporte, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida de 2017, que elaboran las universidades Central de Venezuela, Católica Andrés Bello y Simón Bolívar.

Las instituciones que cierran proceden a reubicar a los estudiantes a fin de garantizar que en julio todos tengan un cupo en otra institución. Pero el deterioro es una mole que se viene encima y a este paso, tarde o temprano, tocará a todas y cada una enfrentar un quiebre técnico.

El presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas en Caracas, Fausto Romeo, señala que los colegios no tienen capacidad de pago. “En octubre de 2017 teníamos un reporte de cierre de 10% en todo el país. En enero se incrementó 15%, adicional a los que ya se habían cerrado. Hay unos costos fijos que son lo que nos están faltando. Anteriormente, entre costos fijos y costos variables uno podía solventar, pero ahora no”. Expresa que hace 2 meses 13 colegios cerraron en Caracas, 5 en Maracaibo y 4 en Puerto Ordaz. “A lo mejor está sucediendo el cierre de un colegio diario”, se atreve a calcular.

Según la firma Econométrica, la inflación fue de 95,3 % por lo que, a la fecha, los planteles privados no pueden garantizar la operatividad para el próximo año escolar. “Todos los colegios pequeños que no pueden hacer ajustes para cancelar sueldos y salarios por lo que están a punto de cerrar. Estamos en fase de subsistencia. Casi todos a punto de cierre”, asegura el presidente de Andiep, Alejandro Conejero. Son 164 colegios que agrupa la organización. “Quisiéramos asegurar la operatividad, pero eso no depende de nosotros sino de cómo se mueva la economía del país; a este ritmo de la inflación y este éxodo de docentes y alumnos, cada día se hace más difícil”, enfatiza Conejero.

El presidente de la Cámara Venezolana de Educación Privada, Pedro Castro, destaca que los 200 colegios que integran la organización tratan de finalizar el año escolar. “Estamos sobreviviendo”.

La Encuesta de Condiciones de Vida de 2017 señala que en los 2 últimos años el acceso a la educación entre la población de 3 a 24 años descendió de 78 % a 71 %. También indica que existe una caída en el número de inscritos en educación privada: “La pérdida del poder adquisitivo en los hogares parece haber incidido sobre una menor demanda de servicios privados, especialmente en las edades de cursar educación inicial o universitaria”.

Desde el 2016 vienen cerrando colegios y universidades. Pero en enero de este año, recapitulando, el éxodo de familias al exterior, al imposibilidad de pagar matrículas y la ausencia de escolares en las aulas por falta de alimentos, elevados costos del transporte y la precariedad de la infraestructura educativa hablan de unos niveles de agudización en la crisis económica que no permite a las instituciones educativas asegurar su operatividad para el año en curso.-

Macky Arenas/ aleteia.org

Lee también: 

Advertisement

Venezuela

La periodista que arriesgó su vida por reportar el aterrizaje de bombarderoa rusos en Venezuela

La comunicadora puso en riesgo su vida al estar parada en la pista de aterrizaje

bombarderos rusos

Esta semana bombarderos rusos hicieron maniobras militares en Venezuela

La periodista María Finoshina, corresponsal de Russia Today, habría violado las normas de seguridad del aeropuerto de Maiquetía para obtener una nota sobre el aterrizaje de los aviones.

Lee también: Este es el nuevo límite de las tarjetas de crédito que fijó Sudeban

Un video publicado por el asesor de victimas de accidentes aéreos William Dugarte, muestra como la comunicadora pone en riesgo su vida al estar parada en la pista de aterrizaje durante el momento del aterrizaje de un bombardero ruso.

La aeronave aterriza y pasa muy cerca de la comunicadora mientras ella hace su trabajo periodístico poniendo en riesgo su integridad.

El presidente del Instituto de Seguridad Aérea de Venezuela William Dugarte, criticó la actuación, señalando que la periodista fue autorizada a realizar el reportaje, violando todos los protocolos de seguridad del aeropuerto.

Dugarte también compartió el video de otro periodista que viola los protocolos de seguridad del aeropuerto de Maiquetía, con la anuencia de las autoridades.

Redacción Contexto Diario

 

Seguir leyendo

Venezuela

Este es el nuevo límite de las tarjetas de crédito que fijó Sudeban

El ente supervisor bancario consideró necesario adaptar y actualizar las normas existentes para fomentar la eficiencia

La Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), fijó nuevos límites para el financiamiento con tarjetas de crédito, como parte del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica impulsado por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

Mediante la Resolución Nº 091.18, de fecha 12 de diciembre, se establecen las “Normas relativas al incremento del límite para el financiamiento mediante tarjetas de crédito otorgado por las instituciones bancarias”, indica una nota de prensa de la Superintendencia.

Lee también: El estudio que revela cómo se ha pulverizado el salario en Venezuela

La medida establece un límite máximo de financiamiento por Bs.S 204.000,00 y mínimo por Bs.S 5.000,00.

Las instituciones bancarias, con base en el análisis y evaluación de la información del cliente y en función de su perfil financiero, determinarán el límite que será aprobado por tarjeta de crédito, independientemente del número de tarjetas que posea en la institución bancaria.

El ente supervisor bancario consideró necesario adaptar y actualizar las normas existentes para fomentar la eficiencia y calidad de los servicios bancarios; así como salvaguardar los derechos de los usuarios y usuarias.

Redacción Contexto Diario

Fuente: AVN

Seguir leyendo

Venezuela

3 extrañas muertes de detenidos bajo custodia del Estado venezolano

En los últimos tres meses han fallecido tres ciudadanos detenidos

custodia del Estado

En los últimos tres meses han fallecido en extrañas circunstancias tres ciudadanos mientras estaban detenidos bajo custodia del Estado.

Se trata del Concejal Fernando Albán, detenido en la sede del Sebin en Plaza Venezuela, quien falleció el pasado 8 de octubre. Casi un mes más tarde, el 4 de noviembre murió el Militar retirado Modesto Díaz en El Helicoide, mientras que este miércoles falleció el exministro Nelson Martínez en la sede del DGCIM.

Lee también: El estudio que revela cómo se ha pulverizado el salario en Venezuela

Nelson Martínez, expresidente de Pdvsa y Citgo falleció este miércoles, tras lo cual el Ministerio Público (MP) emitió un comunicado en el que informó que el exfuncionario recibía tratamiento y la adecuada atención médica “en un centro de salud donde permanecía internado”.

Estas declaraciones son debido a que, la periodista venezolana Sebastiana Barraez, al confirmar la noticia del deceso del también exministro de Petróleo, denunció que Martínez fue tratado solamente cuando su estado de salud era sumamente delicado.

“A pesar de que requería atención médica solo lo llevaron cuando ya tenía fiebre muy alta. Entró en terapia intensiva y murió hace minutos”, escribió la comunicadora social.

El fallecimiento de Martínez también lo informó el expresidente de la estatal petrolera, Rafael Ramírez en su cuenta de Twitter, quien además responsabilizó del hecho al gobierno de Nicolás Maduro.

“Murió Nelson Martínez, secuestrado por Nicolás Maduro y su Fiscal, durante un año. Lo maltrataron y le negaron su derecho a todo, incluso a la vida. Nelson era un excelente profesional y un patriota en la derrota del Sabotaje. Vaya mi sentimiento y solidaridad a su esposa e hijas”, escribió Ramírez en uno de sus tuits.

Martínez estaba detenido desde noviembre del año pasado por casos que involucran a Citgo -la filial de refinación en Estados Unidos de Pdvsa- y a la empresa mixta local Petrozamora, entre otras, de acuerdo con la Fiscalía.

custodia del Estado

Albán ¿homicidio o suicidio?

Según la versión del gobierno de Venezuela sobre la muerte del concejal del partido opositor Primero Justicia Fernando Albán, se habría suicidado al arrojarse del piso 10 de una sede del Sebin, donde estaba detenido por presuntamente participar en el supuesto atentado con drones contra Nicolás Maduro.

CNN consultó con un grupo de abogados, arquitectos y exprisioneros, quienes rechazaron la versión de las autoridades y aseguraron que la hipótesis que ofrecen es “improbable”. Ramón Alfredo Aguilar, abogado, vocero de la familia y amigo de Albán desde hace 28 años detalló la última vez que vio a Albán, cuando discutía los planes para su defensa contra los cargos que le imputaban, y expresó sus dudas sobre el aparente suicidio, principalmente porque aseguró que el concejal “tenía profundas convicciones religiosas”.

En un contacto telefónico con Venezolana de Televisión (VTV), a las 3.38 pm el Fiscal General de la República Tarek William Saab informó que el concejal Albán pidió permiso para ir al baño en el Sebin y desde un piso 10 “se lanzó al vacío”.

Minutos más tarde, el ministro de interior y justicia, Néstor Reverol, contradijo la versión inicial al asegurar que el concejal se encontraba en una sala de espera.

Dirigentes opositores condenaron el hecho y descartaron que se tratara de un suicidio. El diputado Julio Borges aseguró que lo estaban presionando para que culpara a otros dirigentes del atentado del 4 de agosto.

La noche de este lunes Borges denunció que el cuerpo del concejal había sido lanzado al vacío cuando ya estaba sin vida.

El certificado de defunción del concejal, que le entregaron a la familia y abogados, el martes 9 de octubre destaca que su muerte ocurrió por: traumatismo craneoencefálico severo, shock hipovolémico y traumatismos toracoabdominopelvicos cerrado por caída de altura.

Al día siguiente, Saab destacó que la autopsia que realizó la Fiscalía confirmó lo que dice el acta de defunción, además de resaltar que antes de morir no tenía signo de maltrato físico y estaba con vida antes de la caída.

La diputada de la Asamblea Nacional y presidenta de la comisión que investigó el caso en el Parlamento, Delsa Solórzano, denunció que la persona que firma el acta de defunción es médico integral comunitario. “Quien practique una autopsia (mucho más en un caso como éste), debe ser anatomopatólogo forense. Violan el Protocolo de Minnesota”, señaló.

El caso del Militar retirado Modesto Díaz

La última vez que los hijos de Modesto Díaz vieron a su padre fue como hablar con una pared. “Estaba desorientado, desencajado. Casi no nos reconocía. No entendía lo que le decíamos”, dijo uno de ellos, Marvin Díaz. El aislamiento por dos meses en la cárcel de El Helicoide generó un deterioro en las condiciones de salud de Modesto, militar retirado de 63 años, que prestó servicio en el Ejército y en la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Para sus hijos, este mismo aislamiento fue lo que ocasionó su muerte.

Díaz era un preso común, presuntamente acusado por posesión ilícita de armas. No obstante, nunca tuvo audiencia preliminar. Lo detuvieron el 25 de agosto de este año en Sabana Grande e inmediatamente fue trasladado a El Helicoide y puesto bajo aislamiento, asegura su familia, quienes lograron verlo dos meses después, el 28 de octubre. Pero ya era tarde. La depresión y el miedo se habían apoderado de esta persona que sus allegados recuerdan centrada, alegre, culta y fraterna, sobre todo lo último.

Piel amarilla, 30 kilos menos, dificultad para hablar y caminar, y sin lucidez, ese es el último recuerdo que Marvin y Queover Díaz tienen de su papá aquel domingo 4 de noviembre que lo visitaron, y fecha en la que falleció. Se cansaron de solicitar a funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) una atención médica durante el plazo de detención de su padre, pero nunca se la concedieron.

A las 6:30 p. m. los hijos del militar recibieron una llamada de efectivos del Sebin en la que les anunciaron que su padre había sido trasladado de emergencia al Hospital Universitario. Un anuncio tardío, porque cuando llegaron al centro hospitalario se enteraron de que Modesto había ingresado a las 4:10 p. m. sin signos vitales y el cuerpo se encontraba en la morgue de Bello Monte.

Nosotros queríamos sacarlo rápido de ahí, cambiarlo de penal. Al final, ni siquiera sabíamos si era culpable por el delito del que lo acusaban porque cuando lo vimos su mente ya estaba ida. La tortura psicológica fue lo que lo mató. El no vernos, no tener contacto con ninguna persona cercana, lo destruyó. Tenía hasta miedo de comer porque pensaba que lo iban a envenenar. Así nos dijo, desesperado”, narra Queover Díaz.

¿Quienes son los responsables?

Cuidar la integridad de los privados de libertad en Venezuela es responsabilidad del Estado. El artículo 44 de la Constitución vigente es clara sobre ello. “El Estado protegerá la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma”.

La ONG Provea fue enfática al señalar que “la muerte del concejal Fernando Albán es un crimen de Estado. Es la consecuencia directa del ascenso del terrorismo de Estado por parte de la dictadura de Nicolás Maduro que, de forma sistemática y generalizada, persigue, encarcela y tortura a centenares de opositores políticos”.

Redacción Contexto Diario

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement