Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

08/11/2017 10:35 am ET

Centros de salud de San Félix abarrotados de pacientes con paludismo

La malaria en el estado Bolívar no es una enfermedad más. Es una epidemia que afecta a miles de familias: adultos, ancianos y niños acuden temblorosos (algunos sin posibilidad de sostenerse de pie) a los módulos de salud que entregan el tratamiento en partes, puesto que las autoridades sanitarias intentan evitar la reventa de las cotizadas pastillas. 150 nuevos casos se reciben a diario en el módulo de Manoa. Solo este martes, la lista de nuevos casos en el módulo de Vista al Sol alcanzó a 175 personas, publica Correo del Caroní.

Por: [email protected]

Gustavo González tiembla, de pies a cabeza, sentado en la entrada de la sala de emergencias del ambulatorio Las Manoas en San Félix. Se abraza a sí mismo en un intento de contener la temblequera, que no cesa. Ahora es albañil, pero hasta hace meses se ganaba la vida como minero en Las Claritas, al sur del estado. Entre las veces que padeció malaria en busca de oro y el regreso a la ciudad, ya son 15 ciclos de paludismo que lo han tumbado a la cama.

Como él, más de 200 personas hacían cola este martes desde la madrugada para buscar tratamiento antipalúdico a las afueras del módulo de salud. Algunos temblaban sentados o acostados en el suelo. Otros permanecían erguidos con la fuerza que le dan los guarapos de ramas que se han tenido que preparar en casa, como Amanda Santamaría, que ha probado infusiones de quina, lechoza y chaparro, “pero eso lo que hace es aliviar el malestar”, advierte.

La mujer de 54 años, habitante del sector Loma Colorada en Las Batallas, cuenta que tiene tres meses con paludismo vivax. “No aguanto esta enfermedad, me siento horrible porque no dan el tratamiento completo y lo que dieron la última vez fue Clotrimazol que no mata el parásito del paludismo”, dice.

La incidencia del paludismo en el sur de Bolívar ha sido siempre elevada. Al cierre de 2016, el Ministerio de Salud contaba 177.619 casos a lo largo del año en la entidad de alta vocación minera, pero hasta octubre de 2017 la cifra sobrepasa los 200 mil casos, de acuerdo con un informe de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional.

El reporte precisa que Bolívar acumula 206.240 casos de malaria hasta la semana epidemiológica 42. La cifra revela un aumento de 42,46% en el número de casos, siendo Sifontes, Caroní, Sucre y Cedeño los municipios con mayor incidencia.

Luego del anuncio del plan de contingencia de 72 horas, activado por el Ministerio de Salud desde el viernes, las colas a las afueras de los módulos de salud habilitados en el programa no cesan. La alarma tampoco, y mucho menos las quejas de los pacientes que sienten que no reciben la atención debida.

La contingencia que debió durar hasta el domingo se extiende, pues tres días no han sido suficientes para atender a la población enferma.

A las 8:00 de la mañana, el operativo de entrega de medicamentos de los 200 mil tratamientos que llegaron al estado Bolívar la semana pasada, según anunció la viceministra de Salud, Moira Tovar, no ha comenzado. El director del ambulatorio, Bladimir Dellaia, asegura que deben esperar la llegada de los funcionarios que traen no solo las ansiadas pastillas de cloroquina y primaquina, sino también el material para hacer las pruebas de gota gruesa.

“Hay gente que tiene cuatro días viniendo de madrugada y si llegó tanto tratamiento ¿por qué no lo entregan completo?”, cuestiona Liseth Gascón, que acompaña a su esposo enfermo, Jesús Suárez. “¿Es que acaso uno tiene que venir todo un año para que le entreguen el tratamiento?”, insistió.

“Si hay medicamento deben solucionar”, señala Suárez, quien tiene en la mano el récipe del primer tratamiento que le entregaron el 4 de octubre. Después de allí, no recibió las dosis siguientes y, lo esperado, recayó. En esta oportunidad, cuenta, le dio una moridera y decidió hacerse el examen en un laboratorio privado. Ahora está en la cola, con los resultados positivos y la placa que lo confirma.

“Yo quisiera que me dieran el tratamiento completo, deberían atender mejor a uno. Mire, estoy desde las 6:00 de la mañana acá, he hecho tres colas y no sé ni siquiera si me van a atender. Debería haber un plan de emergencia las 24 horas”, señala Oscar Guzmán, un hombre de 51 años sentado sobre un banco plástico al sol.

Cerca de las 10:00 de la mañana inicia la entrega de tratamientos. La planta baja completa del ambulatorio Las Manoas ha sido habilitada para la entrega de las pastillas contra la malaria. Arriba, los consultorios de especialidades médicas están con candados o sin pacientes. “Será que la gente tiene miedo de enfermarse”, se aventura un trabajador.

El director del ambulatorio, Bladimir Dellaia, justifica la entrega parcial del medicamento por el combate al bachaquerismo. “Los tratamientos los venden hasta en 600 mil bolívares, antes se les entregaba completo pero lo bachaqueaban. Ahora se entrega la primera dosis que la persona se toma acá y los siguientes tres días, luego debe venir a buscar las siguientes tres dosis hasta completar el tratamiento”.

Doctoras y enfermeras cortan los blíster para dar la dosis exacta y le dan un pequeño vasito de agua para la primera toma. “Sí pensamos que podían venir tantas personas porque la gente necesitaba el tratamiento y teníamos una semanita sin recibirlo, nos esperábamos esto”, dijo, al estimar que han atendido a 800 personas al día, un pico que coincide con el repunte de la malaria en la región.

Tratamientos agotados para nuevos casos en Vista al Sol 

En el ambulatorio de Vista al Sol, en las entrañas de San Félix, un montoncito de basura y una nube de mosquitos reciben a los pacientes. Acá, no hay colas sino listas de tratamientos sucesivos y nuevos casos, que no son tan nuevos, porque los enfermos tienen días y semanas tratando de conseguir las pastillas. Cada lista supera las 100 personas.

El epidemiólogo y encargado de la sala de malaria del módulo público, Cándido Malpica, cuenta que a diario han atendido a más de 100 ciudadanos, entre tratamientos sucesivos y nuevos casos. A su juicio, lo que ha potenciado la incidencia de paludismo ha sido la alta migración a las minas y el retorno a la ciudad.

A las 11:00 de la mañana el tratamiento para los llamados nuevos casos se acaba. Para los que vienen por la segunda dosis, siguen entregando pastillas. “Estoy aquí desde ayer en la madrugada y nos dijeron que hoy íbamos a pasar primerito y no cumplen”, dice Carmen Ruiz, habitante de la vía a El Rosario, quien junto a sus dos hijos y su esposo padecen de paludismo.

Ana Cedeño, una mujer de 65 años que cuenta dos veces la experiencia del paludismo, está sentada en el suelo de la entrada. “Ya no soporto esto, ¿por qué nos hacen pasar por este sufrimiento a niños, adultos y viejos?”. Al lado de ella, una bebé de no más de un año llora porque su mamá está acostada y la fiebre y el malestar no le permiten atenderla.

Adentro, un doctor se compromete con Carmen Ruiz y otros pacientes de la lista de nuevos casos a atenderlos de primeros. “Yo les aseguro que mañana van a recibir el tratamiento”, les dice.

Algunos pacientes no resisten estar en pie
Algunos pacientes no resisten estar en pie
Advertisement

Venezuela

Los falsos señalamientos de PanAm Post contra Henry Ramos Allup

Buscan incriminarlo en hechos de corrupción

Se desvinculó de los negocios de su cuñado

Un reportaje publicado originalmente por el diario PanamPost, en el que señalan a Henry Ramos y sus familiares como responsables de una trama de corrupción con Petróleos de Venezuela, está lleno de mentiras, imprecisiones, fuentes sin credibilidad y falsos elementos probatorios, pues ni en Estados Unidos ni en Suiza figura demandado alguno con los apellidos Ramos Allup o Ramos D’Agostino, evidenciando que todo forma parte de la tradicional campaña contra la dirigencia opositora orquestada por sectores del chavismo y de la supuesta “oposición radical”, financiada por empresarios prófugos que hicieron negocios con el chavismo.

El más reciente montaje de la web PanamPost contra la oposición venezolana, intenta demostrar con el uso de falsos elementos probatorios y datos imprecisos, una presunta vinculación de Henry Ramos Allup -secretario general de Acción Democrática- y uno de sus hijos con una trama de corrupción en Petróleos de Venezuela y la empresa Helsinge, cuyo dueño es Francisco Morillo y quien en efecto, sostuvo negocios con Pdvsa a través de su corporación. Los negocios consistían, esencialmente, en ser uno de los principales proveedores de Pdvsa gracias a sobornos otorgados a la gerencia de mercado de la estatal. Por este caso, hubo demandas en cortes de Suiza y Estados Unidos, instancias judiciales en las que no existe ningún apellido Ramos D’Agostino o Ramos Allup, tal como consta en en este documento.

Lee también: Así usan PanAm Post para difamar a sus adversarios

Para señalar a Ramos Allup, el autor de PanamPost, Orlando Avendaño, además, asegura que Vanessa Acosta Friedman, una exmilitante de Acción Democrática y exesposa de Francisco Morillo, financió al partido blanco en reiteradas oportunidades, sin mostrar una sola prueba que respalde la veracidad de la información. Acosta Friedman, para el momento en el que la señalan de haber financiado a los adecos, apenas cursaba su pregrado en la Universidad Santa María y no poseía bienes de fortuna que le permitieran erogar dinero a un partido político.

Posteriormente, Acosta Friedman contrajo matrimonio con Francisco Morillo, el dueño de Helsinge. Al poco tiempo, Acosta Friedman se retira de Acción Democrática pero también termina divorciada de Morillo. Acosta se convierte en compañera sentimental de otro empresario vinculado al chavismo, Willmer Ruperti, quien también es acusado de múltiples casos de corrupción.

También, el periodista Avendaño recurre a montajes con la herramienta Photoshop para intentar demostrar la acusación, mezclándolos con algunos hechos imprecisos. Muestra Avendaño un documento en el que Ricardo Ramos D’Agostino figura como consultor de Helsinge para el año 2017, cuando en realidad, Ramos D’Agostino apenas cursó una pasantía en Caracas en esta empresa como recaudo para su tesis de grado en materia petrolera, pasantía que concluyó el 7 de julio de 2015, algo que tampoco puede ser utilizado como elemento probatorio de vinculación alguna en los oscuros casos de corrupción de Pdvsa y empresas privadas.

PanamPost ha servido como plataforma en los últimos tiempos para desprestigiar a dirigentes de la oposición. Fue PanamPost, también con Avendaño al frente, el medio que procuró mediante un extenso artículo similar al usado contra Ramos Allup, intentar el desprestigio contra el equipo de Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela. En ese entonces, la acusación surgió luego de que Jorge Rodríguez, ministro de la dictadura, señalara presuntos casos de corrupción del equipo de Guaidó en Cúcuta. PanamPost utilizó las pruebas suministradas por Rodríguez, y fue el propio ministro el que usó a PanamPost a través de su cuenta en Twitter para respaldar sus acusaciones.

Panampost vinculó, además, a Leopoldo López con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), y procuró el desprestigio del diputado Stalin González, segundo vicepresidente del Parlamento.

En otros casos similares, PanamPost intentó desmoralizar a la oposición en un artículo de Avendaño, con el título “Maduro derrota a Trump, Abrams anuncia la rendición“, cuando Estados Unidos no ha abandonado el caso Venezuela bajo ninguna circunstancia.

Danny Leguízamo | El Cooperante

Seguir leyendo

Venezuela

Se acaba el tiempo para venezolanos que quieren ir a Ecuador sin visa

El sueño de buscar una mejor opción de vida puede más que el frío y el hambre

Ecuador declaró estado de emergencia

El tiempo se agota y el desespero aumenta. La determinación del gobierno del Lenín Moreno de exigir visa partir del lunes, puso a correr a los venezolanos que buscan un cambio al otro lado de la frontera.

Pero, el intenso frío es el principal enemigo de quienes quieren pasar a Ecuador. Todos buscan una bebida caliente y una cobija para protegerse en las noches y en la madrugada en el Puente Internacional de Rumichaca. 

“No se puede con este frío horrible. No puedo mover ni los dedos”, afirmó Laudines Vargas, migrante venezolana.

Y es que las calles se han convertido en la única opción para el descanso. Algunas de las personas que esperan pasar, llegaron después de largos recorridos a pie.

“Es para tratar de sobrevivir y tratar de mejorar la calidad de vida de nuestros familiares, de nuestros hijos, de nuestros padres que se están muriendo en Venezuela”, aseguró el migrante Asdrúbal Gil.

Lee también: Se duplicó el número de venezolanos que intentan llegar a Ecuador

Migración venezolana a Ecuador

Adultos con niños pasaron la noche a la intemperie. El sueño de buscar una mejor opción de vida, lejos de su patria y sus seres queridos, puede más que el frío y el hambre.

A esto se suman las largas horas que deben permanecer en las filas para hacer los trámites respectivos para pasar.

La afluencia de migrantes venezolanos se ha incrementado considerablemente, en las últimas horas se pasó de 2.500 migrantes a 7.000.

Visa en Ecuador

El nuevo requisito podría limitar el éxodo de venezolanos que llegan al territorio ecuatoriano. Contempla el pago de 50 dólares de gestiones y una entrevista presencial en los consulados ecuatorianos de Caracas, Bogotá y Lima, además de la solicitud electrónica en una página habilitada por la Cancillería ecuatoriana esta semana.

50 dólares es una suma importante en Venezuela, donde el salario mínimo alcanzó el mes pasado una cifra histórica por debajo de los tres dólares mensuales.

Ecuador ha justificado la decisión en que con ella pretende “regularizar” la entrada de nacionales en paralelo a otra amnistía administrativa para aquellos que ya se encuentran en el país.

Seguir leyendo

Venezuela

Mataron a 233 venezolanos entre enero y julio en Colombia

206 eran hombres y 27 eran mujeres

exguardia venezolano

El informe del instituto forense revela que, entre enero y julio de 2019, 233 venezolanos fueron asesinados en territorio colombiano. De ellos, 206 eran hombres y 27 eran mujeres.

Según analistas, la situación tiene varias causas, incluidas estas dos: el nexo entre algunos migrantes con estructuras delincuenciales y la falta de protección de las comunidades vulnerables.

“No generar empleabilidad, o un acceso a unas condiciones, hace que un gran número de ellos estén atados a unas dinámicas delincuenciales, pero también hay unos elementos de xenofobia en el país que acentúan esto”, explica Jeisson Camacho, experto en políticas públicas.

“Hay una subutilización de su fuerza laboral y esto me parece que es un atentado contra la humanidad de ellos”, agrega Fabián Sanabria, sociólogo de la Universidad Nacional.

Lee también: Se duplicó el número de venezolanos que intentan llegar a Ecuador

El mismo informe destaca que, en relación con la violencia interpersonal, van 1.974 ciudadanos venezolanos afectados en lo corrido de 2019. Los analistas recalcan la importancia del fortalecimiento de las políticas migratorias.

“Si bien el gobierno, a finales del año pasado en el Conpes, demostró un ejercicio de ampliación para reformulación en políticas de salud, de empleo y de ejercicio de nacionalidad para los niños venezolanos que han nacido acá, es un ejercicio importante que se debe hacer”, dice Camacho.

Los departamentos en los que más homicidios de ciudadanos venezolanos se registraron desde 2004 hasta 2018, según datos de Medicina Legal, fueron Norte de Santander, con 182; Antioquia, con 73, y Guajira, con 67.

Noticias Caracol

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement