Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

21/11/2017 5:43 pm ET

Carabobeños deben caminar con tobos a cuestas para abastecerse de agua en un pozo

15 días. José Ascanio lleva bien la cuenta. Ese es el tiempo que tiene en su casa sin que salga una gota de agua de las tuberías. Han sido dos semanas duras para él y sus 84 años que no se han convertido en limitante para cargar con tobos y botellones a cuestas y lograr abastecer a su familia.

Él vive en La Cidra, en Naguanagua, y debe caminar cinco cuadras ida y vuelta unas cuatro veces al día para completar lo que se necesita en casa para cocinar, lavar, y el aseo personal de cada uno. “Se gasta agua para lavar los uniformes de la escuela de los nietos y del trabajo de mi hija”.

Ascanio es una víctima más. Es un nombre en la lista de las más de dos millones de personas afectadas con el incendio, ocurrido la madrugada del 6 de noviembre, en la casa de bombas de Pao La Balsa. A él se le ven caminar cansado y deprimido. “Esperemos que solucionen este gran problema. Tengo Siete años viviendo en la zona y primera vez que pasa algo así. Y es muy grande porque ya son 15 días”.

Mientras esperaba su turno para llenar dos botellones de agua más en un grupo conectado al pozo de La Cidra, Ángela Acosta, relató que era la primera vez que le tocaba ir al lugar. “En mi casa habíamos resultó con botellones de agua potable, pero ya están muy caros, en mil 500 bolívares cada uno y sin tapa”.

Ella caminó 15 minutos para llegar al sitio que colinda con un campo donde los niños de la zona practican béisbol. Lo hizo con dos envases de 18 litros cada uno vacíos, y se regresó, primero con uno lleno, y después volvió por el otro.

Desde que comenzó la crisis, Acosta no ha visto a un solo camión cisterna, de los 130 que anunció el gobernador Rafael Lacava, suministrando agua de forma gratuita en la zona.

Simón García también estaba en la cola por agua. A él le corresponde caminar un kilómetro, 500 metros de ida y 500 metros de regreso. Y lo hace con dos botellones de agua todos los días. “Necesitamos que se solucione esto. Ya no se puede vivir de esta manera”.

El gobernador Rafael Lacava anunció que el miércoles 22 de noviembre se comenzará a bombear agua en la línea 1. Se espera que 48 horas después la situación se normalice en toda la entidad. Sin embargo, desde Hidrocentro se difundió un Plan de Abastecimiento de Contingencia, que establece un cronograma entre los seis municipios de Carabobo afectados por la falla, y gran parte del estado Aragua.

Advertisement
Advertisement
Advertisement