Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela

01/07/2019 10:31 pm ET

Bachelet critica que el régimen no mencione la tortura en caso Acosta

La funcionaria dijo estar conmocionada por “la presunta tortura del capitán

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, admitió estar “profundamente preocupada” y “conmocionada” por la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo pues denunció que fue víctima de una desaparición forzosa y torturas antes de ser presentado en tribunales.

En una declaración, Bachelet dijo estar conmocionada por “la presunta tortura del capitán Acosta Arévalo, y porque el trato al que fue sometido mientras estaba en custodia puede haber sido la causa de su muerte. Recuerdo a las autoridades venezolanas que son responsables de la vida, y de la integridad física y psicológica de todas las personas privadas de libertad”.

Lee también: Proponen en la OEA crear identificación regional para venezolanos

La Alta Comisionada destacó que es “imperativo que las autoridades venezolanas lleven a cabo una investigación rápida, exhaustiva, eficaz, independiente, imparcial y transparente de su muerte”. Para ello, solicitó que se haga una “autopsia que siga los estándares internacionales” con el objetivo de esclarecer los motivos de su deceso.

Acosta Arévalo fue detenido el 21 de junio por “hombres armados sin identificar y estuvo en paradero desconocido durante siete días”, señaló la Alta Comisionada. “Dado que su familia y sus abogados no fueron informados de su paradero a pesar de repetidas solicitudes, su caso también puede constituir una desaparición forzada, prohibida bajo la ley internacional”.

Bachelet destacó que el viernes 28 de junio fue llevado a tribunales militares por efectivos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) junto a otros cuatro militares y dos exfuncionarios de seguridad acusados de complotar para asesinar a Nicolás Maduro Moros.

*Lea también: Abogado de militar muerto por torturas: “Rafael Acosta Arévalo muere siendo inocente”

“Según su abogado, el capitán Acosta Arévalo fue presentado ante el juez en silla de ruedas, fue incapaz de hablar y mostraba claros signos de haber sido torturado. El juez lo mandó a un hospital militar, donde murió en la madrugada del 29 de junio. A pesar de numerosos requerimientos, ni su abogado ni sus familiares han tenido aún acceso a su cuerpo”, denunció la funcionaria de la ONU.

Aunque reconoció la actuación de la Fiscalía General, que inició una investigación sobre el caso al día siguiente de conocerse la muerte del capitán Acosta, y las imputaciones de dos funcionarios de la Dgcim por homicidio en primer grado, Bachelet lamentó que las “alegaciones de tortura no hayan sido aparentemente incluidas en los cargos”, reseñó TalCual.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement
Advertisement