Síguenos en nuestras redes sociales

Variedades

14/05/2019 5:48 pm ET

Tras acostarse con 10 mil hombres, aseguró que casi no quedan buenos

La scort dice que las mujeres tienen la culpa en la desmejora de los hombres

Gwyneth Montenegro por mucho tiempo ha sido una escort profesional y Sin pena y sin verguenza alguna, la mujer develó que ha tenido relaciones con 10 mil hombres y llegó a la conclusión que en la actualidad la desmejora de los caballeros en las noches de pasión ha sido culpa de las propias mujeres.

La scort oriunda de Merlbourne, Asutralia, aseveró que muchas mujeres exageran en sus demandas y que el feminismo está quebrado y por esa razón se debe arreglar.

En su experiencia con hombres llegó a la conclusión que muchos de sus clientes dieron con ella porque se sentían inmaculados en su relación. Descubrió que sus pautas no estaban llenas de experiencias salvaje o de fantasías.

“Ya no saben lo que es ser un hombre. “Se han perdido en el camino”, agregó. Del mismo modo sostuvo que los hombres ya no saben cómo navegar por un mundo en el que tienen miedo de abrir una puerta para una mujer.

“No quiero ser arrogante ni culpar al feminismo, yo misma me considero feminista pero yo creo que hay cierta responsabilidad del comportamiento masculino en las mujeres. En como se comportan, en todo lo que demandan. Todas quieren ser tratadas como princesas y en este mundo eso no existe. Hay que equilibrar las cosas y no exagerar”, dijo en entrevista a Daily mail.

Montenegro sostuvo que la constante presión a la que han sido sometidos los hombres les han despertado temor incluso hasta a la hora de lanzar piropos porque la dama lo podría tomar de la peor manera.

Gwyneth dijo que al entrar al mundo de las escorts jamás imaginó la acogida que tendría. Sus clientes, la gran mayoría hombres porque también le tocó compartir con mujeres, siempre la trataron con respeto. Esto la mantuvo firme en seguir trabajando de esta manera.

Ante esto sostuvo que los hombres no odian a las mujeres. Por el contrario las aman y las respetan incluso en los momentos de mayor lujuria.

Ella concluyó diciendo que si queremos vivir con igualdad, todos debemos de actuar de manera justa, y no esperar ser tratados de forma más “delicada” por tener vagina. 

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement
Advertisement