Síguenos en nuestras redes sociales

Variedades

07/02/2018 3:40 pm ET

Osmel Sousa, una vida de coronas entre escándalos

Osmel Sousa se ha convertido en todo un personaje por su singular personalidad. Si bien a lo largo de sus 40 años de trayectoria en la Organización Miss Venezuela, el popular zar de la belleza ha estado envuelto en un sinfín de títulos de belleza y coronas internacionales, las polémicas también lo han rodeado.

Este martes Osmel Sousa dejó en shock a medio país tras anunciar su renuncia a la presidencia de la Organización Miss Venezuela, institución mediante la cual le regaló decenas de alegrías al país que lo acogió cuando llegó de su natal Cuba a los 13 años de edad.

Antes de asumir la presidencia de la Organización Miss Venezuela en 1981, Sousa fungía de asesor de las candidatas del concurso. Debido a que muchas de las aspirantes guiadas por Osmel se hicieron poseedoras de la corona a la que aspiraban.

Durante su período al frente del certamen de belleza más importante del país, Osmel Sousa logró, mediante las representantes formadas por él, traerse en seis oportunidades el título de Miss Universo, dos de ellas en años consecutivos lo que llevó al país caribeño a entrar en el Record Guinness. En el Miss Mundo también hizo lo suyo al conseguir cinco coronas durante su gestión, a pesar de los inconvenientes que tuvo con la Organización Miss Mundo; y en siete ocasiones durante la gala final del certamen Miss Internacional se escuchó el nombre de Venezuela al momento de anunciar a la ganadora de la competición.

Pero todo el reconocimiento que ganó por su ojo clínico para escoger a la mujer más bella de Venezuela se vio ensombrecido tras descubrirse las artimañas y la “mafia” interna en la llamada fábrica de misses.

En el año 2013, Osmel sufrió un desmayo luego de una prueba de baile en el programa televisivo Nuestra Belleza Latina, que era transmitido por el canal Univisión. Luego, imágenes de Julián Gil cargando entre sus brazos al zar a su camerino para ser auxiliado se volvieron virales y fueron causa de un montón de burlas en las redes sociales.

Aunque ya era un secreto a voces, Osmel no se aguantó y confirmó que las candidatas del Miss Venezuela suelen realizarse un montón de cirugías plásticas. Entre ellas, Alicia Machado y Dayana Mendoza, quienes necesitaban un retoque en su nariz, a diferencia de María Gabriela Isler, según Sousa.

“Este no es un concurso de naturalidad, es de belleza y para ser bella se recurre a lo que sea. En todo el mundo operan a las misses, en Colombia, Brasil, en todos lados, en Venezuela también”, dijo.

En la década de los setenta, el fotógrafo José Sigala realizó una fotografía del zar completamente desnudo, que con los años se convertiría en viral e histórica.

En 2014, un video de Osmel Sousa fue causante de un gran escándalo en el que lo tildaron de racista, debido a que en una entrevista concedida a un programa televisivo en Colombia, el zar dijo que sentía envidia al viajar a ese país porque en los certámenes de belleza ve muchas mujeres de color bien parecidas, a diferencia de las venezolanas; “pero como no lo son, no pueden entrar al concurso “.

A pesar de que nunca habló abiertamente de sus preferencias sexuales, se ha especulado mucho sobre eso. Además, en una entrevista que le realizó Univisión, optó por dejar la pregunta abierta y criticar el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo. 

“Aunque me eche el movimiento gay encima, no estoy de acuerdo con el matrimonio gay, ni con que los gays adopten niños. Yo nunca me casaría, ni nunca adoptaría niños. Si quieres ayudar a un niño das dinero, lo patrocinas completamente hasta que sea grande, pero papá y papá mmm eso no está en mi mente, ni mamá y mamá, tampoco”, expresó.

Recientemente, Osmel fue acusado de insertar modelos en una red de prostitución, y se le vincula con el expresidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, a quien presuntamente le provee misses, según las periodistas Ibéyise Pacheco y Patricia Poleo.

Sin embargo, emitió un comunicado al respecto y aclaró que en sus “más de 40 años de trayectoria en el mundo de los certámenes de belleza, en ningún momento he incurrido en prácticas deshonestas, ni que vayan en detrimento de sus participantes”.

Lee también:

Advertisement
Advertisement
Advertisement