Síguenos en nuestras redes sociales

Variedades

17/08/2018 3:06 pm ET

Cayito Aponte perdió su batalla contra el cáncer

El humorista venezolano falleció este viernes a los 80 años.

Cayito Aponte

Lo que parecía una simple práctica quirúrgica descorrió el velo de algo más alarmante. Luego de una primera intervención, la próstata fue “limpiada” de células cancerosas y estaba bajo control, pero la vejiga alojaba un tumor maligno en metástasis que ameritó el sometimiento inmediato a un tratamiento, materializado gracias a la solidaridad del público. A mediados de agosto de 2017 comenzó la quimioterapia.

Ya en noviembre pedía apoyo para conseguir insumos como Valsartan y Glucerna, tan escasos en el mercado. La cavernosa voz de Cayito Aponte perdía resonancia, mientras su corpulencia modificaba líneas en una batalla finalmente ganada por la enfermedad.

Lee también: Tres datos sorprendentes de los nuevos botines de Lionel Messi

Un año después, y luego de batallar durante meses contra esa realidad, la primera figura del humor venezolano o, como él prefería que lo llamaran, “intérprete del humor” y fundador del icónico programa Radio rochela, falleció el 17 de agosto de 2018, en Caracas.

Rafael José Aponte Álvarez vino al mundo el 22 de abril de 1938, en la población de La Victoria, en el estado Aragua. El nombre artístico derivó del diminutivo con que era conocido en familia por el chivatazo del calendario que reflejaba el día de San Cayo.

Humorista de corazón, será reconocido siempre como gran imitador. Frente a la infaltable pregunta de si su trabajo había producido malestar en “las víctimas”, siempre respondía que nunca. Incluso repetía una anécdota ocurrida en el Nuevo Circo en un encuentro con CAP, quien en medio de la plaza de toros bromeó: “¿Cuándo me vas a pagar los royalties?”, a lo que contestó: “Cuando usted me pague la propaganda que le he hecho gratis”. La relación entre ambos fue tan estrecha que hasta el final de sus días Cayito mantuvo contacto con Marta, hija del fallecido expresidente.

Aunque la mayoría del público lo identifica como humorista, Aponte desarrolló una importante carrera como cantante. En su currículo aparecen los títulos: Don Pasquale, Elixir de amor, Tosca, Rigoletto, La Boheme, Rita, Don Giovanni, El barbero de Sevilla y Caballería rusticana, entre otros.

Pero Cayito tuvo la capacidad de organizar su agenda para que una faceta no restara espacio a la otra, y además para probar nuevas experiencias. En la línea del humor participó en El programa sin nombre, Chisparates, La vida es una cebolla, Cuéntame ese chiste y La noticia bomba. En 1981 debutó en la gran pantalla con la película argentina Abierto, noche y día; repitió con Agua que no has de beber, Operación chocolate, Aventurera, Cien años de perdón y Nena, salúdame al Diego. También incursionó en las telenovelas, participando en Por todo lo alto, Camaleona y Piel salvaje. Y se atrevió con el unipersonal Los taxistas también tiene su corazoncito, escrito por Néstor Caballero.

Sin embargo, un terreno en el que encontró la posibilidad de combinar el canto y la actuación fue el musical, siendo una figura muy apetecida por los productores. Jesucristo superestrella, Vivo el musical, Epa Isidoro y El hombre de La Mancha contaron con su talento.

Fuera del escenario

Durante 27 años, contados a partir de 1963, Cayito Aponte se dedicó al mundo de la hostelería, con varios restaurantes. El Estadero, Los Arrieros, La Guacharaca (en sociedad con Er Conde der Guácharo) y El Cayo Claudio (junto a Claudio Nazoa) le permitieron canalizar una afición que compartía con el Popol Vuh y Candilejas, su libro y su película favoritos. También recondujo sus cuatro años de estudio de Arquitectura, a través de una empresa de construcción y de compañías de protección ambiental.

Pese a estos datos, poco se conoce de la vida personal del cantante y humorista. Tuvo cinco hijos varones, uno de ellos con la actriz Jenny Noguera, a quien estuvo unido durante siete años desde que la conoció en el rodaje de la película Agua que no has de beber. La última etapa de su vida la compartió con Coromoto, quien lo acompañó en la salud y en la enfermedad.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement
Advertisement