Síguenos en nuestras redes sociales

Tecnología

06/10/2019 4:24 pm ET

Google tiene un cementerio en su sede con sus productos fracasados

Está en una recepción en Seattle

La lista de éxitos de Google es prácticamente interminable. El buscador, Gmail, Drive, Android, Chrome, y más. Pero por cada éxito de Google, acumula cinco o seis fracasos. Y como Halloween está a la vuelta de la esquina, construyeron un cementerio con algunos de sus servicios cancelados más recordados.

La foto la publicó en Twitter una trabajadora de Google. Aseguró que el cementerio está en la recepción, en una de las sedes centrales de la compañía, en Seattle, Estados Unidos, donde muestran algunos de sus productos cancelados.

Lee también: FBI monitorea publicaciones en redes sociales sobre el “Joker”

En la foto se pueden ver lápidas dedicadas al añorado Google Reader, y a los no tan añorados Picasa, Orkut, Google Wave, Google Buzz y Google Plus.

Según la web Killed by Google, que se dedica a recopilar todos los fracasos de la compañía, con fecha de octubre de 2019 Google ha cancelado nada menos que 180 productos: 16 apps, 151 servicios, y 53 dispositivos de hardware.

Pero hay que poner estos números en perspectiva, para no formarnos una imagen errónea. Google cancela muchos productos, cierto, pero por la sencilla razón de que es una compañía que tiene el dinero y la capacidad de crear proyectos muy arriesgados, que incluso se llevan a cabo sabiendo que van a fracasar.

Lee también: ¿Por qué la app de videos Tik Tok conquistó al mundo?

Google experimenta y arriesga mucho porque puede permitírselo, y es natural que en la mayoría de los casos esos experimentos fracasen. Así es como se evoluciona.

En otros casos como Google Plus, Google Hangouts, YouTube Gaming, etc., es cierto que el fracaso no se debió a experimentos, sino a una mala gestión o desarrollo.

Por las fechas en las que estamos y por las calabazas que se ven en la foto, lo más probable es que el cementerio de los servicios fracasados de Google sea una broma de Halloween y se desmantele el 2 de noviembre. Pero no estaría mal dejarlo ahí a modo de terapia, o para recordar que incluso las compañías omnipotentes pueden fracasar si no están a la altura…

Advertisement
Advertisement
Advertisement