Connect with us

Tecnología

27/06/2018 10:28 am ET

En la casa más pequeña del mundo no entra ni una pulga

La construcción se hizo mediante un nuevo sistema de microrrobótica.

casa más pequeña del mundo

En una proeza tecnológica científicos construyeron la casa más pequeña del mundo, aunque tiene un problema: ni una pulga cabría en ella. Es más: mejor dicho, casi que ni se puede ver. Mide 300 x 300 micrómetros (millonésima parte de un metro).

La construcción se hizo mediante un nuevo sistema de microrrobótica que se constituye en un nuevo paso de las nanotecnologías ópticas.

Lee también: Mensajes falsos difundidos por WhatsApp incitaron linchamientos

Fue ‘construida’ en una cámara de vacío, fijando los componentes en fibras ópticas con una precisión de nanómetros y usando herramientas para manipular iones.

Este es uno de los proyectos estrella del Instituto FEMTO-ST de Besançon, en el este de Francia, digno heredero de la tradición relojera de esta ciudad.

“Nadie más en el mundo puede ensamblar esta microcasa, debido a la precisión requerida”, dijo Michaël Gauthier, subdirector de FEMTO-ST, un laboratorio asociado al Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS).

Esta microcasa fue “construida” en laboratorio, en una cámara de vacío de 60 cm3. En el interior hay un microscopio electrónico capaz de aumentar un millón de veces una imagen, un cañón de iones que hace de soplete y un robot para mover los objetos y las partes de la casa.

Los investigadores controlan el robot y el cañón de iones a través de una computadora ubicada junto a la cámara de vacío. El cañón de iones corta el patrón de la casa sobre una membrana de vidrio de 1,2 micras de espesor (una micra = una milésima de milímetro). Los muros, el techo y la chimenea completan el edificio.

Lee también: Científicos afirmaron que hemos cambiado el clima de la luna

Hasta ahora no se había logrado el ensamblaje de microestructuras, pero con esta innovación se pueden instalar sensores en las puntas de las fibras para que los científicos puedan ver y manipular distintos componentes. Así, se pueden insertar fibras ópticas tan delgadas como un cabello humano en sitios inaccesibles como los motores de un jet o vasos sanguíneos para detectar niveles de radiación o moléculas virales.

Tras el logro, los investigadores esperan avanzar a ensamblajes de solo 20 a 100 nanómetros (mil millonésima parte de un metro) de diámetro.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement