Connect with us

Tecnología

12/12/2018 6:10 pm ET

El increíble descubrimiento de nave de la NASA en asteroide

Podría avivar una de las teorías de la creación de la vida en la Tierra

la nave espacial Osiris-Rex de la NASA descubrió rastros de agua en  Bennu, un asteroide que tiene una pequeña probabilidad de chocar contra la Tierra en el futuro.

Los científicos de la misión dijeron que ya han identificado agua atrapada en esta gran roca especial, una semana después de que la nave se posara en el cuerpo celestial.

Lea también: El Internet aumenta su velocidad en el mundo

Los espectrómetros en Osiris-Rex detectaron la presencia de minerales de arcilla que contienen agua. Esto significa que el material rocoso de Bennu entró en contacto con el agua en algún punto de su existencia, probablemente cuando era parte de un asteroide más grande. Los minerales hidratados están desplegados sobre la superficie del asteroide y son similares a los minerales encontrados en meteoritos que llegan a la Tierra.

“Bennu va a ser capaz de proveer el tipo de material que nos ayudará a contestar preguntas fundamentales sobre si estos asteroides carbonáceos podrían haber traído estos materiales a la superficie de la Tierra joven y que llevó a la capacidad y hasta al origen de la vida”, dijo Dante Lauretta, el investigador principal de la misión.

Una de las teoría de la creación de la vida señala que el agua y las bases clave llegaron a la Tierra, a través de un asteroide húmedo y de colisiones de cometas.

Lauretta también dijo que la presencia de agua acarrea otras implicaciones para misiones futuras. “El agua es quizá el producto más interesante y lucrativo que puedes explotar” de un asteroide.

La misión central de Osiris-Rex es usar una aspiradora especializada para inhalar una muestra de partículas de la superficie que retornarán a la Tierra.

“Cuando las muestras de este mineral lleguen a la Tierra en 2023, los científicos recibirán un arca de nueva información sobre la historia y la evolución de nuestro Sistema Solar”, dijo Amy Simon, una de las científicas de la misión que está basada en el Goddard Space Flight Center de la NASA.

Miami Diario

Advertisement
Advertisement