Síguenos en nuestras redes sociales

Tecnología

04/04/2019 4:49 pm ET

Aparecen en cajas de cartón como una pizza: El nuevo “servicio para llevar” de robot sexuales (Fotos)

Servicio a domicilio como comida para llevar, pero ¿son de verdad tan apetecibles?

robot sexuales

Un nuevo negocio está alquilando muñecas de sexuales usadas como un “servicio de comida para llevar” que se entregan a su puerta, según publicó The Sun.

Por alrededor de  180 euros por noche,  se puede alquilar una muñeca de segunda mano que puede haber sido usada por alguien más dos días antes.

Lee también: La historia detrás del ‘post’ más compartido en Facebook en 2019

Es la última manifestación de la moda actual de ‘sex-bot’, que ve a los hombres recurriendo a muñecas para la gratificación sexual.

Anteriormente hemos visto burdeles de muñecas sexuales, robots sexuales autolubricantes e incluso foros de intercambio de sex-bot de segunda mano.

Ahora los fanáticos obsesionados del sex-bot están alquilando muñecas de Vivant Dolls, con sede en Los Ángeles, por cientos de libras por noche.

Phoebe

Los clientes escogen la muñeca que quieren y piden una para una fecha y hora, y luego aparece en una caja de cartón, como una pizza para llevar.

La muñeca sexual ‘Phoebe’ tiene cabello lila y puede ser alquilada por  239 dólares ( 180 euros) por noche, incluida la entrega a domicilio.

Alternativamente, puede alquilar una habitación con ‘Phoebe’ en el burdel bot de LA a una tarifa por hora de  119 dólares ( 90 euros).

Además de ‘Phoebe’, hay tres muñecas adicionales disponibles para alquilar.

Rene

Hay una ‘Charlene’ pelirroja, una ‘Emma’ rubia de fresa y una ‘Renée’ rubia, todas ellas arrendadas a la misma tarifa por hora.

Si paga por la entrega, puede enviar la muñeca directamente a su casa u hotel.

La muñeca viene empaquetada en un estuche de viaje negro liso o en una caja de cartón para muñecas nuevas.

Emma

Vivant Dolls se compromete a no contarle a nadie lo que hay dentro de su pedido, y no hay nada que comprometa el embalaje.

Se dice que los conductores son “tranquilos y corteses”, e incluso dejarán  las muñecas “en la acera” si lo prefiere.

Charlene

Fuente: The Sun

Advertisement
Advertisement
Advertisement