Connect with us

Internacional

20/07/2020 2:34 pm ET

Vacuna de Oxford contra la COVID-19 produce “buena respuesta inmune”

No presentó ningún efecto colateral grave en los voluntarios

Una vacuna experimental contra la COVID-19, de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en Reino Unido, resultó segura y produjo una respuesta inmune en la etapa preliminar de ensayos con voluntarios sanos, indicaron el lunes los datos del estudio, que generan expectativas de que pueda ser empleada a finales de este año.

La vacuna, denominada AZD1222, ha sido descrita por el científico jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una candidata líder en la carrera global para detener la pandemia.

Lee también: Papa Francisco expresó solidaridad con las víctimas de la COVID-19

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford no presentó ningún efecto colateral grave en los voluntarios, que produjeron respuestas inmunes de anticuerpos y células T, según los resultados del ensayo publicados en la revista médica The Lancet. La respuesta más sólida fue detectada con la aplicación de dos dosis, indicó.

El primer ministro británico, Boris Johnson, cuyo Gobierno ha ayudado a financiar el proyecto, elogió los resultados como “una noticia muy positiva”, aunque los investigadores advirtieron que la vacuna aún está en etapa inicial de estudio.

“Aún hay mucho trabajo por hacer para confirmar si nuestra vacuna puede ayudar a controlar la pandemia de COVID-19. Todavía no sabemos cuán fuerte es la respuesta inmune que necesitamos provocar para efectivamente proteger contra una infección de coronavirus”, dijo la investigadora Sarah Gilbert.

Lee también: ¿Es seguro ir a un restaurante durante la pandemia de COVID-19?

AstraZeneca ha firmado acuerdos con gobiernos en varias partes del mundo para suministrar la vacuna si resulta efectiva y obtiene los permisos regulatorios. La compañía señaló que no buscará generar ganancias a partir de su vacuna durante la pandemia.

La fórmula AZD1222 fue desarrollada por la Universidad de Oxford para AstraZeneca, que inició ensayos a gran escala y de etapas finales para probar su eficacia. La compañía ha firmado acuerdos para producir y suministrar más de 2.000 millones de dosis de una sola aplicación, y 300 millones de dosis han sido separadas para Estados Unidos.

Pascal Soriot, presidente ejecutivo de AstraZeneca, apuntó que la compañía estaba en vías de empezar a producir dosis para septiembre, y que la expectativa de que la vacuna esté disponible a fines de año depende de que puedan completarse las etapas finales de los ensayos, en vista de la disminución de la prevalencia del virus en Reino Unido.

La compañía ha iniciado etapas finales de ensayos clínicos en Brasil y Sudáfrica, donde la prevalencia de contagios es más alta. Comenzará pronto las pruebas en Estados Unidos.

Advertisement
Advertisement