Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

21/03/2018 7:24 pm ET

Una joven recibirá $19 millones tras intentar suicidarse en la cárcel

Sydni Briggs fue condenada el 16 de julio a una prisión para jóvenes. En ese momento, la joven tenía 16 años. Pocos meses después, en noviembre, Briggs intentó suicidarse colgándose con las tiras de su ropa tras cortarla. Este martes, el estado de Wisconsin accedió a pagarle 18.9 millones de dólares después de que quedara demostrado que los servicios carcelarios no actuaron correctamente y Briggs vivirá ahora con daño cerebral el resto de su vida.

El acuerdo, al que llegó el Departamento de Prisiones, fue calificado por el abogado de la adolescente como el mayor jamás alcanzado dentro del estado en un caso de derechos civiles.

“Estoy satisfecho de que este histórico acuerdo va a tener un impacto real y significativo en la calidad de vida de Sydni”, indicó Eric Haag en un comunicado a la agencia AP. “Fue una tragedia que se pudo evitar y su vida cambió sin necesidad para siempre”, añadió.

Tras su intento de quitarse la vida, la adolescente presentó una demanda el año pasado alegando que el personal que debía cuidarla ignoró las señales de que ella planeaba suicidarse.

La joven entró en un centro de reclusión en las afueras de Irma, una pequeña población en el norte del estado, por haber entrado a una tienda de licores para robar varias botellas de vodka y ginebra.

Haad explicó que la adolescente sufría depresión y ansiedad. Además, Briggs recibió la orden de los psicólogos del centro de alertar a los agentes de la prisión de manera inmediata cuando sintiera deseos de autolesionarse. Igualmente, el personal estaba informado de que debían vigilarla de manera continua.

El día que decidió colgarse, ella activó una alarma que, según la política del reclusorio, obliga a los guardas a actuar lo antes posible, explicó Haag. Sin embargo, un video muestra que nadie respondió en los siguientes 24 minutos, pese a que el personal podía ver por un circuito cerrado de cámaras la celda.

Finalmente, cuando la fueron a ver, ella ya estaba colgada, sin pulso ni respiración. El abogado también acusó al personal de haber falsificado documentos en los que anotaban las visitas que hacían a la reclusa.

Briggs fue reanimada gracias a los primeros auxilios y a un desfibrilador. Sin embargo, el daño cerebral ya estaba hecho. Un experto determinó que la joven pasó colgada entre dos y cinco minutos, lo que implica que pudo haber sido salvada por agentes del centro si hubieran respondido inmediatamente, dijo Haag.

“La tragedia es que se pudo prevenir y no se hubiera necesitado hacer nada heroico o extraordinario”, recalcó el abogado. “Si la gente hubiera hecho simplemente su trabajo y seguido sus responsabilidades básicas, esto no hubiera sucedido”, zanjó el letrado.

Lee también: 

Advertisement

Internacional

Las terribles historias de los migrantes venezolanos en Trinidad

Se unieron para denunciar los abusos de los que son víctima en la isla

venezolanos en trinidad

Angela Espinoza, como toda venezolana con aspiraciones, emigró con la idea de procurarse una vida mejor, por lo que junto con una amiga llegó a Trinidad y Tobago, donde presuntamente fueron secuestradas y agredidas por un hombre de la localidad de Río Claro.

La venezolana relató su historia a los medios de comunicación de Trinidad y Tobago durante una conferencia de prensa el pasado viernes 18 de enero de 2019. La historia fue inicialmente publicada por Loop News en diciembre de 2018.

Lee también: La mujer que ayuda a los venezolanos en Colombia que no tienen donde caer muertos

Casi llorando, Angela Espinoza, una estudiante de medicina de Tucupita en Venezuela, dijo que llegó a Trinidad de manera ilegal con la idea de pronto poder enviar ayuda a su padre, quien es diabético, y a su hermano que se quedaron en su país natal. Sin embargo, un “amigo” las traicionó invitándolos a visitar Río Claro, donde fueron secuestradas.

Espinoza dijo que logró conectarse a una conexión WiFi en la casa donde estaba atrapada y solicitar ayuda. Sin embargo, tras ser rescatadas, sus atacantes supuestamente fueron dejados en libertad sin ninguna explicación.

La venezolana dijo que las personas que la secuestraron son parte de una red de trata de personas y que al parecer tienen vínculos dentro de la policía.

El historia de Espinosa es una de las muchas que se leen en los medios de comunicación y que están relacionadas con venezolanos maltratados en la Isla y que no son escuchados por las autoridades.

 

Venezolanos en Trinidad

Espinoza formuló sus denuncias ante los medios de comunicación de Trinidad

“No tuvimos agua ni comida durante cuatro días. No se nos permitió hablar con nadie. Nos trataron como animales ”, dijo.

La sesión informativa se llevó a cabo para abordar los abusos a los que están siendo sometidos los refugiados a manos de las autoridades.

El grupo de venezolanos que acompañó a Espinoza   dijo que presentarán una petición al Primer Ministro, Dr. Keith Rowley, y al Ministro de Seguridad Nacional, Stuart Young, en la próxima sesión del Parlamento para abordar estos abusos y la falta de leyes sobre refugiados en Trinidad y Tobago.

Más historias horribles

Otros venezolanos que acudieron al encuentro con los medios de comunicación de Trinidad, también hicieron sus denuncias.  Un hombre con su certificado de solicitante de asilo junto con su compañero, dijo que la policía rompió su puerta y los detuvo sin explicación, simplemente diciendo que había una “investigación”.

Una mujer que optó por no ser identificada dijo que a su padre, que es diabético, se le está negando medicamentos o incluso suficiente agua mientras se encuentra detenido en el Centro de Detención de Inmigrantes (IDC). Sus padres, que están enfermos y son ancianos, fueron detenidos durante los últimos cinco meses.

“Nos dijeron que somos menos que perros. Traté de enviarle cosas para mantener su nivel de azúcar en la sangre, y me dijeron “no”. “No sé cuánto tiempo van a retenerlos allí, morirán si se quedan aquí”, dijo.

venezolanos en Trinidad

Todos los venezolanos contaron sus terribles historias y piden la intervención de las autoridades

Otro dijo que al menos un niño estaba siendo retenido en el IDC con sus padres, sin protecciones para ellos ni evaluaciones por parte de los Servicios de Protección Infantil.

Los refugiados dijeron que a menudo  son detenidos por las autoridades, que luego son llevados ante un magistrado y obligados a pagar una fianza, algunos han pagado hasta 10,000 dólares. No se les permite trabajar y muchos no pueden pagar la fianza.

Aún más horrorosas son las afirmaciones de que mujeres y hombres venezolanos han sido violados en el IDC. Una mujer que estuvo detenida allí dijo que habló con mujeres que fueron violadas. Una de las mujeres supuestamente quedó embarazada.

Young, quien se encontraba en Londres liderando una visita de la Delegación de Seguridad de Trinidad y Tobago al momento de esta historia, dijo que estas acusaciones son muy serias y serán investigadas a su regreso.

“Estas son acusaciones muy serias e inquietantes. Me gustaría que se investigaran estas acusaciones “, dijo.

Redacción Contexto Diario

 

Seguir leyendo

Internacional

La mujer que ayuda en Colombia a los venezolanos que no tienen donde caer muertos

Es una luz para muchas familias de migrantes que ahora huyen de su país y luchan por subsistir

colombia

Bajo el sol ardiente de la costa norte de Colombia, una familia venezolana se despide de su padre entre sollozos y música romántica que suena desde un celular.

Eduardo Sánchez murió en Colombia el 31 de julio en un aparente asesinato. Pero el cuerpo estuvo casi un mes en una morgue porque su familia no tenía suficiente dinero para enterrarlo ni para llevarlo a su país natal.

Lee también: Trump deja la “opción militar” sobre la mesa para Venezuela, que él llama tan amenazante como Corea del Norte

Sánchez recibió finalmente sepultura el 28 de agosto en “Gente Como Uno”, un humilde cementerio de suelos arenosos y bóvedas de cemento ubicado en las afueras de la ciudad de Riohacha, en el norte de Colombia.

El cementerio pertenece a Sonia Bermúdez, una científica forense de 64 años que ha luchado por décadas para darle sepultura digna a quienes, literalmente, no tienen dónde caer muertos.

Para muchas familias de migrantes venezolanos que ahora huyen de su país y luchan por subsistir en Colombia, Bermúdez y su cementerio son un aliado inesperado en el exilio.

“Me siento tranquila y me siento feliz de tener a mi hijo acá,” dice entre lágrimas Magaly Valbuena, la madre del difunto Eduardo Sánchez. “Yo sé que podré volver acá por sus huesos, cuando Sonia me diga que es tiempo para sacarlos.”

colombia

Morir en la pobreza

Según cifras de la Unidad Colombiana de Medicina Legal, 27 venezolanos murieron en 2017 en La Guajira, la provincia fronteriza de Colombia donde queda el cementerio de Bermúdez.

En los primeros cuatro meses de este año, Medicina Legal contabilizó 18 venezolanos más fallecidos en La Guajira.

Muchos venezolanos que mueren, según Bermúdez, lo hacen en la pobreza.

“Cuando las familias se encuentran conmigo, están en una situación muy precaria”, dice. “También he tenido que enterrar a niños que llegan acá al hospital con desnutrición y no sobreviven“.

La familia de Sánchez dice que su difunto fue hallado sin vida en la ciudad fronteriza de Maicao, donde trabajaba como vendedor ambulante.

colombia

Pero su rostro estaba quemado y desfigurado y tuvo que ser trasladado por la policía a Barranquilla, una ciudad a cinco horas de distancia donde se le hizo una autopsia para determinar las causas de su muerte. Las autoridades se demorarán meses para dar un informe final.

Lo que siguió para la familia fueron varios días de angustia en los que se dirigieron a por lo menos cinco instituciones para buscar recursos con los que enterrar al muerto.

“Fuimos al consulado de Venezuela y nos dijeron que no tenían fondos para repatriarlo“, asegura Valbuena, la madre de Sánchez. “En la alcaldía nos ofrecieron un ataúd, pero no un espacio para enterrarlo,” dice.

Después de varios días de carreras por oficinas gubernamentales, Valbuena dio con Bermúdez, quien gestionó el traslado del cadáver a Riohacha y lo sepultó en su cementerio sin cobrarle un peso a la familia.

“Todos iguales”

Bermúdez dice que este año ya ha sepultado a 30 venezolanos cuyas familias no tienen cómo pagar un entierro.

“A la muerte no le importa si eres de Colombia o Venezuela”, dice Bermúdez. “Todos a la hora de morir deberíamos ser iguales”.

Y es que Bermúdez no solo se dedica a enterrar a venezolanos.

La madre de siete hijos dice que su labor con los muertos empezó en los años 80, cuando trabajaba haciendo autopsias en la Unidad de Medicina Legal de La Guajira.

En aquel entonces llegaban a la morgue de Riohacha cadáveres de habitantes de la calle que nadie reclamaba, así como cuerpos desfigurados de víctimas del conflicto interno de Colombia que eran irreconocibles.

colombia

Bermúdez cuenta que, por lo general, las autoridades disponían de estos cuerpos en una fosa común, donde se los enterraba desnudos y sin ataúdes. De vez en cuando sus caras se cubrían con una bolsa.

“Me parecía muy injusto cómo sepultaban a estas personas,” dice la forense. “Y me preguntaba por qué a los ricos sí se les daba una digna sepultura y a los pobres no”.

Entonces Bermúdez comenzó la labor que ha marcado su vida. Con su propia pala cavó tumbas para los muertos no reclamados de su ciudad en un terreno vacío que pertenecía al municipio. Ese lote árido frecuentado solo por chivos se convirtió con los años en el cementerio Gente Como Uno.

“Inicialmente enterraba a los muertos en el suelo y después los exhumaba” explica Bermúdez. “Pero desde el 2007 comencé a construir bóvedas.”

Bermúdez calcula que en los últimos 30 años ha enterrado a unas 600 personas en su cementerio privado.

Es un trabajo arduo que ella ha desempeñado casi todo el tiempo sola y con su propio dinero, pero dice que es una labor que le da satisfacción, pues le ayuda a “cumplir la ley de Dios.”

colombia

Reconocimiento

Bermúdez ha recibido reconocimientos públicos por su labor y ACNUR, la agencia de las Naciones Unidos para los refugiados, donó cemento y ladrillos para que la médica forense agregue más bóvedas a su cementerio.

Según Federico Sersale, el jefe de ACNUR para La Guajira, la agencia no vela normalmente por los derechos de los muertos. Pero vieron la necesidad de hacerlo aquí porque ninguna otra organización estaba abordando el tema.

“Inicialmente ayudamos a Sonia con uno que otro entierro”, dice Sersale. “Pero cuando vimos la magnitud del problema, comenzamos a apoyarla de una forma más sistémica”.

Bermúdez dice que en el futuro le gustaría que su cementerio se convierta en una especie de parque con árboles y un lugar techado donde la gente pueda visitar a sus muertos con más comodidad. También está buscando la manera de cercar el lugar para cuidarse de los ladrones.

Mientras sigue adelante con esos proyectos, dice que seguirá enterrando a los muertos que necesiten de su ayuda, incluyendo a las decenas de migrantes venezolanos que están muriendo lejos de casa.

“Los muertos también tienen necesidades” dice Bermúdez. “Y todos merecemos un entierro digno”.

(Tomado de BBC Mundo)

Seguir leyendo

Internacional

Trump deja la “opción militar” sobre la mesa para Venezuela, que él llama tan amenazante como Corea del Norte

Cree que el país merece atención porque la región nunca había visto tanta agitación económica y humanitaria

Trump

El presidente Donald Trump pasó gran parte de su primer año en el cargo centrado en Corea del Norte e Irán, tratando de contrarrestar las amenazas que su administración creía que representaban para Estados Unidos.

Junto a esos dos estados estaba Venezuela, donde el gobierno ha tomado medidas enérgicas contra los disturbios y la disidencia y las condiciones la convirtieron en una de las tres prioridades de seguridad nacional de Trump, incluso cuando el Pentágono designó a las potencias militares, Rusia y China, como las principales amenazas para los Estados Unidos.

Lee también: ¿Quién fue el autor del atentado suicida que puso en alerta a Colombia?

Esa era “absolutamente” la visión de la administración Trump sobre el país sudamericano, dijo Fernando Cutz, quien era miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Obama y Trump, en este último caso como director para Sudamérica y asesor principal del ex asesor de Seguridad Nacional H.R. McMaster.

La Venezuela socialista y autoritaria ha sido un freno para que Trump ataque desde la derecha política a lo largo de su mandato.

La evaluación de su administración del país como un riesgo proviene de su potencial de colapso después de años de agitación política y económica, marcada por la represión de las protestas y la oposición política del gobierno del presidente Nicolás Maduro y un éxodo masivo de venezolanos.

Durante 2017, “Venezuela fue una de las tres grandes prioridades de[Trump] en temas de política exterior. Llegó a bordo muy pronto, ya preguntando por Venezuela y…. Creo que fue el segundo día de trabajo en la oficina que me detuvieron[por él] para informarle sobre Venezuela”, dijo Cutz a Business Insider este mes. “No era un asunto que tuviera que presionar. Era que quería saber más sobre lo que estábamos haciendo.”

“Cualquiera que fuera su experiencia o conocimiento previo sobre el tema, que honestamente no sé de qué se trataba, pero que lo llevó a querer involucrarse con bastante rapidez y fuerza”, agregó.

Cutz -quien dejó la Casa Blanca en la primavera de 2018 y es asociado principal en la asesoría de negocios del Grupo Cohen- dijo que había cierta continuidad entre Obama y Trump en Venezuela.

“Creo que lo que vimos bajo el presidente Trump es una habilidad para hacer un poco más de lo que hacíamos bajo el presidente Obama, pero fue siguiendo un camino muy similar al que nos habíamos trazado bajo el presidente Obama”, dijo Cutz.

El enfoque de Trump sobre Venezuela contrasta con lo que parece ser la indiferencia hacia la región, caracterizada por la cancelación de las reuniones bilaterales y la salida anticipada de la cumbre del G20 en Argentina.

Maduro ha sido criticado por medidas autoritarias y llamado dictador, pero el repudio de Trump a él difiere de la actitud del presidente hacia otros países con gobiernos autoritarios o dictatoriales, como Rusia o China.

Al preguntárseles sobre esa aparente discrepancia, los funcionarios de la Casa Blanca dijeron esta primavera que Venezuela merecía atención porque la región nunca había visto tanta agitación económica y humanitaria, que amenazaba a otros socios de Estados Unidos.

Cutz se hizo eco de esa evaluación

El hemisferio carece de amenazas presentes en otras partes del mundo, como las armas nucleares o el terrorismo, dijo.

“Pero no creo que se pueda subestimar la amenaza de un Estado fallido muy cerca de nuestras fronteras. El régimen venezolano se ha ido deteriorando rápidamente. La economía es casi inexistente en este momento. Cualquier tipo de democracia que se parezca a una democracia se ha ido básicamente ahora”, dijo Cutz. “Se ha convertido en una dictadura de pleno derecho.”

“Ya estamos viendo los efectos de primer orden de[empeoramiento de las condiciones en Venezuela] en Colombia y Ecuador y Perú y Brasil con la crisis de la migración masiva que está ocurriendo ahora mismo”, agregó. “Creo que eso es mínimo comparado con lo que podríamos ver en el próximo año o dos o tres, dependiendo de cómo siga yendo esto.”

Unos 3,3 millones de los aproximadamente 30 millones de residentes de Venezuela han huido, la mayoría desde 2015, según la ONU.

La mayoría ha buscado alivio de la violencia generalizada, la espiral inflacionaria y la escasez rampante en los países vecinos, principalmente en Colombia, que se ha visto sometida a una fuerte presión bajo el influjo masivo. La ONU dijo en diciembre que otros 2 millones podrían irse en 2019.

“Eso podría desestabilizar realmente a nuestros amigos y aliados en Colombia, Brasil, Perú, y causarnos algunos problemas mucho más significativos, sin mencionar que eventualmente algunos de estos refugiados podrían comenzar a llegar a Estados Unidos, y eso podría plantear su propio tipo de nueva crisis migratoria”, dijo Cutz.

Los gobiernos extranjeros se han sumado a sus críticas a Maduro en los últimos días, diciendo que no reconocerían su nuevo mandato después de que jurara por otros seis años en el cargo, ganado en unas elecciones denostadas como fraudulentas. El Secretario de Estado Mike Pompeo ha llamado al gobierno “ilegítimo”.

Desde esa toma de posesión, la oposición, frecuentemente dividida, se ha movilizado en torno a Juan Guaido, presidente de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición. Guaido, brevemente arrestado a principios de esta semana, ha comenzado a maniobrar para desbancar a Maduro. Brasil ha reconocido a Guaido como presidente, que los Estados Unidos también están considerando. (China y Rusia siguen siendo dos de los mayores patrocinadores de Venezuela.)

El gobierno de Trump ha ofrecido ayuda a los países que acogen a venezolanos, y Pompeo se ha reunido con líderes de la región para expresar su apoyo para enfrentar a Maduro. Pero la administración ha sido reacia a tomar medidas especiales de inmigración para esos inmigrantes, a pesar de un aumento del 21% en las llegadas a Estados Unidos entre 2016 y 2017.

Tomado de: Business Insider

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement