Connect with us

Internacional

29/12/2018 11:57 am ET

Tsunami, volcán, selfies y “likes” se combinan en Indonesia en medio de la destrucción

Se calcula que perdieron la vida casi 500 personas

Indonesia

Un campo aún lleno de escombros y agua por el reciente tsunami que golpeó al Estrecho de Sonda, provincia de Bante, Indonesia, se ha convertido en un inusual y viral escenario para selfies.

Aunque el panorama después de la catástrofe resulta sobrecogedor, la tragedia atrae a muchos que viajan durante varias horas hasta la zona devastada para tomarse fotos que comparten en sus redes sociales, de acuerdo con una nota del diario inglés The Guardian.

Lee también: 10 conflictos mundiales a tener en cuenta para el 2019

El sitio del tsunami, causado por el desplazamiento de tierras en el cercano volcán Anak Krakatoa, está totalmente devastado. Se calcula que perdieron la vida casi 500 personas.

Vehículos, equipos agrícolas, estructuras de aluminio y hasta posibles restos de personas bajo el agua arrastradas hasta el lugar son el trasfondo de las fotos de quienes llegan y posan hasta con el signo de paz en sus manos.

Indonesia

A Solihat, una mujer de unos 40 años junto con otras tres amigas, solo le bastaron dos horas para llegar allí desde la ciudad de Cilegon. Trajeron donaciones para los damnificados, pero antes de marcharse se tomaron la “obligada” foto, en pose turística, para documentar la visita al lugar del desastre.

“La foto está en Facebook como prueba de que realmente estuvimos ahí y hemos llevado ayuda”, dijo Solihat, quien pertenece al grupo islámico de mujeres de Cilegon, al reportero del diario The Guardian.

Indonesia

La imagen colorida de las cuatro mujeres en el cementerio en que se ha convirtió esa playa forma parte de las muchas que hasta ahora se han hecho otros allí luego de un largo viaje por carreteras llenas de escombros y con evidentes signos de tragedia.

Solihat argumenta a su favor que “cuando la gente ve fotos de destrucción, se da cuenta de que está en un lugar mejor. Las fotos de la destrucción reciben más ‘Me gusta’. Tal vez sea porque le recuerda a la gente estar agradecida”.

Indonesia

Para ella sí tienen profundidad sus fotos, aunque a muchos les pudiera parecer poco sensible o inadecuado la elección del escenario de fondo para sus selfies.

Para los habitantes del lugar, que aún buscan a sus desaparecidos y rescatan lo que pueden, el furor de los visitantes por las selfies resulta decepcionante e incómodo.

Indonesia

A Bahrudin, de unos 40 años y jefe del sindicato local de agricultores, la avalancha de turistas le parece inoportuna. Sobre todo, por el gran trabajo que aún falta por hacer.

Todavía lo que quedó de su automóvil está bajo el agua, como gran parte de las maquinarias que empleaban en el campo. También suponen que por allí podrían estar los restos de unas 154 personas desaparecidas desde el sábado pasado.

Indonesia

En ese mismo lugar, donde los visitantes se toman las selfies que luego comparten en Facebook, Twitter o Instagram, no pocos cadáveres han sido hallados y hasta lavados sobre la carretera para ser reconocidos. Una tarea muy sombría que está pasando por alto para quienes buscan un mejor ángulo fotográfico.

Pero Solihat no cree que sea inapropiado tomarse una foto cerca de un espejo de agua que podría esconder víctimas del desastre. Ella aduce que “depende de su intención. Si tomas selfies para presumir, entonces no lo hagas. Pero si lo haces para compartir el dolor con otras personas, está bien”.

Indonesia

El dramático colapso del volcán indonesio

La magnitud del derrumbe del volcán indonesio que generó el devastador tsunami del sábado pasado en el estrecho de la Sonda se está haciendo evidente.

Los investigadores examinaron imágenes satelitales del Anak Krakatoa para calcular la cantidad de roca y ceniza que se desprendieron al mar.

Dicen que el volcán ha perdido más de dos tercios de su altura y volumen durante la semana pasada.

Gran parte de esa masa perdida podría haberse deslizado hacia el mar en un solo movimiento.

Eso, sin duda, explicaría el desplazamiento del agua y la generación de olas de hasta 5 metros de altura, que luego golpearon las costas cercanas de Java y Sumatra.

La agencia de desastres de Indonesia confirmó que más de 400 personas murieron y alrededor de 20 permanecen desaparecidas. Más de 40.000 fueron desplazadas.

Advertisement
Advertisement