Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

19/05/2019 12:02 pm ET

¿Por qué el ladrillo vale su peso en oro?

La Gran Muralla China, está construida en gran parte de ladrillo.

“Encontré una Roma de ladrillo y la dejé cubierta de mármol”. De eso se dice que se jactó el primer emperador romano, César Augusto, hace 2.000 años.

Si lo hizo, estaba exagerando. Como han argumentado Diane Favro, profesora de la Universidad de California en Los Ánges, y otros, aunque el emperador construyó o al menos comenzó una serie de nuevos edificios de mármol, Roma siguió siendo en gran medida una ciudad de ladrillo, y, por supuesto, no menos gloriosa por esa razón.

Pero el desdén de Augusto se ubica dentro de una larga tradición de denigrar a uno de los materiales de construcción más antiguos y versátiles.

Lee también: Polémicas que sacudieron a Cannes

El gran escritor de arquitectura romano Vitruvio los menciona solo de pasada. La gran Enciclopedia de Ciencias, Artes y Oficios de 1751 de Denis Diderot no incluye ninguna imagen de fabricación de ladrillos.

Tal vez sea porque un ladrillo es algo tan obvio: la gente ha estado aprendiendo a construir estructuras simples -así como grandiosas- de ladrillo durante muchos miles de años.

La estructura más grande hecha por el hombre en el planeta, la Gran Muralla China, está construida en gran parte de ladrillo. Los jardines colgantes de Babilonia estaban hechos de ladrillo, al igual que:

  • los asombrosos templos de Bagan, en Myanmar, también conocido como Birmania
  • el Taj Mahal, en India
  • el poderoso castillo de Malbork, en Polonia
  • el Palazzo en Siena
  • el Duomo en Florencia
  • los puentes de Isfahan, en Irán
  • Hampton Court Palace, en Londres
  • Santa Sofía, en Estambul
  • el puente colgante de Clifton, en Bristol
  • el edificio Chrysler, en Nueva York

De hecho, los ladrillos parecen haber estado con nosotros desde los albores de la civilización.

Inmejorable

El ladrillo es una de esas tecnologías antiguas, como la rueda o el papel, que parecen ser básicamente imposibles de mejorar.

“La forma y tamaño de los ladrillos no difieren mucho de un lugar a otro”, según el “Tratado Rudimentario sobre la Fabricación de Ladrillos y Azulejos” de Dobson, publicado por primera vez en 1850.

Hay una razón simple para el tamaño: tiene que caber en una mano humana.

En cuanto a la forma, la construcción es mucho más sencilla si el ancho es la mitad de la longitud.

Atemporales

Y tienen otra ventaja: pueden reutilizarse casi indefinidamente.

Muchos edificios medievales, por ejemplo, fueron construidos simplemente reciclando los ladrillos de construcciones anteriores, como la catedral de St Albans, en Inglaterra, que fue hecha con ladrillos rescatados de la ciudad romana Verulamium.

La catedral de St Albans fue construida con ladrillos rescatados de la ciudad romana en ruinas de Verulamium

“Los ladrillos enfrentan el pasodel tiempo maravillosamente”, escribe Stewart Brand en su libro “How Buildings Learn”.

“Pueden durar casi para siempre. Su superficie rugosa toma una hermosa pátina que sigue mejorando durante siglos”.

Una instalación de la artista Cornelia Parker llamada "Neither Here nor There" -"Ni aquí ni allá"
Advertisement
Advertisement
Advertisement