Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

14/04/2019 7:44 pm ET

Los planes de Rusia para hacer de Venezuela su nueva Siria

Moscú no sólo se encamina a quedarse con la mayoría de la producción de crudo del país, sino que además ya opera en el Arco Minero de Orinoco

Vladimir Putin

Vladimir Putin ya designó quiénes serán sus hombres en Venezuela para convertirla en la Siria de América Latina. La “sirialización” de la que ya se habla en voz baja -y no tanto- en los foros internacionales. Son dos los delegados que eligió Rusiaun empresario y un militar. Ambos gozan de toda la confianza del nuevo zar. El primero es un confidente del ex agente de la KGBIgor Sechin es la cabeza visible de Rosneft, la petrolera que quiere quedarse con el crudo chavista.

El segundo es alguien menos conocido y con exposición sólo marcial: Vasilii Petrovich Tonkoshkurov. Es el general que aterrizó en un Antonov An-124 el 23 de marzo en Caracas en absoluto sigilo junto a otros 100 oficiales rusos. Esta vez no hubo show, como cuando se presentaron los bombarderos TU-160 en diciembre último.

Lee también: La increíble historia de Scott Kelly, el astronauta que rejuveneció en el espacio

Es decir, por tiempo indeterminado. Como en Siria, donde hagiógrafos de Putin redactaron una constitución que está oculta y sin sanción parlamentaria, pero en la cual quedaron manifiestos sus propósitos y conquistas luego de que Bashar Al-Assad quedara preso de rusos e iraníes. Los primeros se apropian de la explotación de los recursos naturales sirios y sus puertos. El ayatollah, de sus telecomunicaciones.

Venezuela ya corre esa suerte. Maduro le cedió a Rosneft la mitad de Citgo, la refinería que PDVSA tiene en HoustonTexas. Una joya estratégica cuyas obligaciones vencen dentro de dos semanas. Lo hizo a cambio de garantizar el pago de la deuda de 10 mil millones de dólares que mantiene con Rusia y pesa sobre el cuello del hambreado pueblo venezolano. “Esa deuda se paga con petróleo“, dijo hace una semana el economista Asdrubal Oliveros, Director de Ecoanalítica a Infobae. La no cancelación de aquellos títulos podría derivar en el control total de la compañía por parte del Kremlin.

Moscú no sólo se encamina a quedarse con la mayoría de la producción de crudo sino que además ya está operando en el Arco Minero de Orinoco, donde se concentra una de las mayores reservas de oro y diamantes del continente. Esta área tiene una superficie de 114.000 kilómetros cuadrados con riquezas minerales y está situada en el sur del estado de Bolívar.

Se calcula que bajo la superficie de la nación bolivariana existen unos 40 millones de toneladas de diamantes, de acuerdo a los cálculos hechos por el Ministerio de Desarrollo Minero chavista. Putin se relame: sabe que Maduro firmará el papel que le coloquen delante con tal de conseguir algo del oxígeno que Tonkoshkurov promete inocularle.

El general cumplirá su misión y no se apartará un centímetro. Cuidará con la tecnología que transportó desde una base rusa hasta Caracas las empresas que ya operan en el Orinoco y en el resto del país. También medirá los puentes que pueda llegar a tender en caso de que finalmente su aliado chavista caiga, algo que aparece escrito en las crónicas del futuro.

(Con información de Infobae)

Advertisement
Advertisement
Advertisement