Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

19/01/2019 5:01 pm ET

La mujer que ayuda en Colombia a los venezolanos que no tienen donde caer muertos

Es una luz para muchas familias de migrantes que ahora huyen de su país y luchan por subsistir

colombia

Bajo el sol ardiente de la costa norte de Colombia, una familia venezolana se despide de su padre entre sollozos y música romántica que suena desde un celular.

Eduardo Sánchez murió en Colombia el 31 de julio en un aparente asesinato. Pero el cuerpo estuvo casi un mes en una morgue porque su familia no tenía suficiente dinero para enterrarlo ni para llevarlo a su país natal.

Lee también: Trump deja la “opción militar” sobre la mesa para Venezuela, que él llama tan amenazante como Corea del Norte

Sánchez recibió finalmente sepultura el 28 de agosto en “Gente Como Uno”, un humilde cementerio de suelos arenosos y bóvedas de cemento ubicado en las afueras de la ciudad de Riohacha, en el norte de Colombia.

El cementerio pertenece a Sonia Bermúdez, una científica forense de 64 años que ha luchado por décadas para darle sepultura digna a quienes, literalmente, no tienen dónde caer muertos.

Para muchas familias de migrantes venezolanos que ahora huyen de su país y luchan por subsistir en Colombia, Bermúdez y su cementerio son un aliado inesperado en el exilio.

“Me siento tranquila y me siento feliz de tener a mi hijo acá,” dice entre lágrimas Magaly Valbuena, la madre del difunto Eduardo Sánchez. “Yo sé que podré volver acá por sus huesos, cuando Sonia me diga que es tiempo para sacarlos.”

colombia

Morir en la pobreza

Según cifras de la Unidad Colombiana de Medicina Legal, 27 venezolanos murieron en 2017 en La Guajira, la provincia fronteriza de Colombia donde queda el cementerio de Bermúdez.

En los primeros cuatro meses de este año, Medicina Legal contabilizó 18 venezolanos más fallecidos en La Guajira.

Muchos venezolanos que mueren, según Bermúdez, lo hacen en la pobreza.

“Cuando las familias se encuentran conmigo, están en una situación muy precaria”, dice. “También he tenido que enterrar a niños que llegan acá al hospital con desnutrición y no sobreviven“.

La familia de Sánchez dice que su difunto fue hallado sin vida en la ciudad fronteriza de Maicao, donde trabajaba como vendedor ambulante.

colombia

Pero su rostro estaba quemado y desfigurado y tuvo que ser trasladado por la policía a Barranquilla, una ciudad a cinco horas de distancia donde se le hizo una autopsia para determinar las causas de su muerte. Las autoridades se demorarán meses para dar un informe final.

Lo que siguió para la familia fueron varios días de angustia en los que se dirigieron a por lo menos cinco instituciones para buscar recursos con los que enterrar al muerto.

“Fuimos al consulado de Venezuela y nos dijeron que no tenían fondos para repatriarlo“, asegura Valbuena, la madre de Sánchez. “En la alcaldía nos ofrecieron un ataúd, pero no un espacio para enterrarlo,” dice.

Después de varios días de carreras por oficinas gubernamentales, Valbuena dio con Bermúdez, quien gestionó el traslado del cadáver a Riohacha y lo sepultó en su cementerio sin cobrarle un peso a la familia.

“Todos iguales”

Bermúdez dice que este año ya ha sepultado a 30 venezolanos cuyas familias no tienen cómo pagar un entierro.

“A la muerte no le importa si eres de Colombia o Venezuela”, dice Bermúdez. “Todos a la hora de morir deberíamos ser iguales”.

Y es que Bermúdez no solo se dedica a enterrar a venezolanos.

La madre de siete hijos dice que su labor con los muertos empezó en los años 80, cuando trabajaba haciendo autopsias en la Unidad de Medicina Legal de La Guajira.

En aquel entonces llegaban a la morgue de Riohacha cadáveres de habitantes de la calle que nadie reclamaba, así como cuerpos desfigurados de víctimas del conflicto interno de Colombia que eran irreconocibles.

colombia

Bermúdez cuenta que, por lo general, las autoridades disponían de estos cuerpos en una fosa común, donde se los enterraba desnudos y sin ataúdes. De vez en cuando sus caras se cubrían con una bolsa.

“Me parecía muy injusto cómo sepultaban a estas personas,” dice la forense. “Y me preguntaba por qué a los ricos sí se les daba una digna sepultura y a los pobres no”.

Entonces Bermúdez comenzó la labor que ha marcado su vida. Con su propia pala cavó tumbas para los muertos no reclamados de su ciudad en un terreno vacío que pertenecía al municipio. Ese lote árido frecuentado solo por chivos se convirtió con los años en el cementerio Gente Como Uno.

“Inicialmente enterraba a los muertos en el suelo y después los exhumaba” explica Bermúdez. “Pero desde el 2007 comencé a construir bóvedas.”

Bermúdez calcula que en los últimos 30 años ha enterrado a unas 600 personas en su cementerio privado.

Es un trabajo arduo que ella ha desempeñado casi todo el tiempo sola y con su propio dinero, pero dice que es una labor que le da satisfacción, pues le ayuda a “cumplir la ley de Dios.”

colombia

Reconocimiento

Bermúdez ha recibido reconocimientos públicos por su labor y ACNUR, la agencia de las Naciones Unidos para los refugiados, donó cemento y ladrillos para que la médica forense agregue más bóvedas a su cementerio.

Según Federico Sersale, el jefe de ACNUR para La Guajira, la agencia no vela normalmente por los derechos de los muertos. Pero vieron la necesidad de hacerlo aquí porque ninguna otra organización estaba abordando el tema.

“Inicialmente ayudamos a Sonia con uno que otro entierro”, dice Sersale. “Pero cuando vimos la magnitud del problema, comenzamos a apoyarla de una forma más sistémica”.

Bermúdez dice que en el futuro le gustaría que su cementerio se convierta en una especie de parque con árboles y un lugar techado donde la gente pueda visitar a sus muertos con más comodidad. También está buscando la manera de cercar el lugar para cuidarse de los ladrones.

Mientras sigue adelante con esos proyectos, dice que seguirá enterrando a los muertos que necesiten de su ayuda, incluyendo a las decenas de migrantes venezolanos que están muriendo lejos de casa.

“Los muertos también tienen necesidades” dice Bermúdez. “Y todos merecemos un entierro digno”.

(Tomado de BBC Mundo)

Advertisement

Internacional

El impresionante pez hallado en una playa australiana, confundido con una escultura

El espectacular animal, que mide casi 2 metros, fue localizado por un grupo de pescadores en la orilla

australia

Los pescadores que tiraban el anzuelo en la playa cerca de la desembocadura del río Murray en el sur de Australia capturaron el pasado fin de semana una buena historia que contar. Es fácil imaginar su asombro al encontrarse a escasos metros de la orilla con un impresionante ejemplar varado. El animal, de casi 2 metros de longitud, ha sido identificado como un pez luna (Mola mola). El caso puede pasar por una mera anécdota, pero casualmente hace tan solo un par de semanas otro espécimen (este de la especie hermana Mola tecna) aparecía en las mismas circunstancias a miles de kilómetros, en la costa de Santa Bárbara, California.

Los peces luna habitan las aguas tropicales y templadas de todo el planeta. Son un auténtico espectáculo, ya que pesan 1.000 kilos como promedio, llegando algunos hasta las 2 toneladas, y pueden crecer hasta los 3 metros de longitud. El gigante, capaz de causar serios daños a las embarcaciones de recreo, tiene además una curiosa arquitectura corporal, con el cuerpo aplastado lateralmente. Cuando extiende sus aletas, resulta en una especie de enorme tortita tan larga como alta. Una de sus características más notables es que las hembras pueden producir hasta 300 millones de huevos, más que cualquier otro vertebrado conocido.

No es extraño que el pez llamara la atención de los pescadores, que publicaron fotografías del hallazgo en Facebook. Al principio incluso pensaron que era falso, según señalan en la red social. El gerente de la colección de peces del South Australian Museum, Ralph Foster, ha explicado a ABC Australia que encontrar esta especie en aguas del país es bastante raro.

Seguir leyendo

Internacional

Canciller de Brasil alerta sobre la presencia de “elementos terroristas” en territorio venezolano

Araújo negó que el tema haya sido discutido durante el encuentro entre Bolsonaro y Trump

canciller de Brasil

El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, afirmó este miércoles que hay una “preocupación” con “la presencia de elementos terroristas en Venezuela” que, según el ministro, representaría una “amenaza” a la seguridad del país caribeño y de la región.

“Hasta hace poco, no se admitía que había terrorismo en América del Sur, y hoy se sabe por (departamentos de) Inteligencia (…) que eso es una amenaza para Venezuela”, dijo el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores en una rueda de prensa en Brasilia luego de regresar de un viaje oficial a Estados Unidos.

Lee también: Joven venezolano perdió la vida tras accidente laboral en Perú

Araújo negó que el tema haya sido discutido durante el encuentro celebrado en la víspera entre el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, en Washington, pero resaltó que la existencia de “organizaciones terroristas” debe ser “monitoreada”.

Sin embargo, el canciller, quien acompañó a Bolsonaro en su primer viaje oficial desde que asumió la Presidencia, garantizó que Estados Unidos y su país comparten la misma opinión sobre cómo enfrentar la crisis que azota a Venezuela.

“Quedó clarísimo que nosotros coincidimos enteramente en el carácter inaceptable sobre lo que está pasando en Venezuela en materia de tragedia humana”, recalcó Araújo, quien cargó contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al calificar su Gobierno como “un régimen dictatorial”.

Fuente: EFE

Seguir leyendo

Internacional

Joven venezolano perdió la vida tras accidente laboral en Perú

Los responsables de las compañías se niegan a cubrir los gastos de viaje y hospedaje de los familiares quienes tuvieron que viajar desde Chile y Venezuela

venezolano

El joven venezolano Roniel Wilfredo Pérez Jurado, de 24 años de edad, falleció tras un accidente laboral que tuvo lugar en Perú el pasado jueves 14 de marzo, de acuerdo a una publicación de Diario Uno de Perú.

El venezolano se disponía a realizar, por tercera vez en el día, la carga de mercancía para un camión de la empresa KLO Perú, SAC., a la cual le prestaba sus servicios como estibador.

Lee también: Las críticas que Michelle Bachelet le hace al régimen de Nicolás Maduro

Cuando Roniel Pérez realizaba la tarea en fue impactado con la parte posterior de un camión Marca Volvo color dorado, modelo FH 4x2T, ocasionándole fuertes lesiones como consecuencia del impacto que tuvo.

El chofer de la unidad indica que al momento de retroceder el camión, no se percató que el trabajador se encontraba justo detrás del vehículo y sin chaleco de protección, lo que provocó el atropello del empleado aplastándolo contra la rampa del almacén.

Tras el accidente, la empresa trasladó al joven directamente a una Clínica, donde  ingresó con diagnóstico de “trauma toráxico cerrado y trauma abdominal cerrado”, por lo cual falleció.

Los responsables de las compañías se niegan a cubrir los gastos de viaje y hospedaje de los familiares de Roniel, quienes se han tenido que trasladar desde Chile y Venezuela para poder recibir el cuerpo de su pariente y así darle la sepultura que merece.

Redacción Contexto Diario

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement