Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

14/02/2019 3:30 am ET

La curiosa historia del lugar que no existía pero salía en los mapas

Un método artesanal para evitar el plágio, dio un giro, convirtiéndose en una gran historia

mapa

Antes de la invención de internet y el sistema de navegación y localización GPS, era común que aquellos conductores que necesitaban realizar algún viaje por carretera adquiriesen un mapa en algún punto de venta, siendo habitual encontrarlos incluso gratuitamente en numerosas estaciones de servicio.

Esos mapas a disposición del conductor, que había llegado hasta la gasolinera para repostar, eran realizados por diferentes empresas. Por ejemplo en Europa la más vendida eran los editados por la compañía Michelin, actualmente más famosas sus guías por las recomendaciones de restaurantes que por los planos de carreteras.

Lee también: ¡Insólito!: Un piercing en la nariz, la dejó parapléjica

En Estados Unidos tres fueron las empresas que, a inicios del siglo XX, con la popularización de los automóviles a motor, se disputaban ser quienes coparan el negocio de los planos de carreteras: H.M. Gousha Company, Rand McNally y General Drafting.

Fue precisamente General Drafting una de las que más fama adquirió y protagonista de la curiosa anécdota que hoy os traigo al ‘Cuaderno de Historias’.

Un joven inmigrante finlandés llamado Otto G. Lindberg llegó a Nueva York con 500 dólares en el bolsillos (prestados por su progenitor) y con el deseo de labrarse un futuro en su nuevo país de acogida. Tenía muy claro que quería dedicarse a la elaboración de mapas y en 1909 fundaba la pequeña compañía cartográfica General Drafting, realizando planos de todas las carreteras del Estado.

La precisión de dichos mapas hicieron que alcanzase una importante fama y muchas fueran las estaciones de servicio que los ofrecieran a los clientes que por allí pasaban, pero dos décadas después Otto G. Lindberg se encontró con un pequeño problema (que para él era enorme): otras empresas que se dedicaban al mismo negocio realizaban sus planos de carreteras copando sus mapas, pero cada vez que lo denunciaba el caso era desestimado por el tribunal.

mapa

Por tal motivo Otto ingenió un método con el que detectar y, sobre todo, poder demostrar el plagio que otras compañías hacían de sus mapas.

Se le ocurrió colocar en medio de la nada, en una zona en el que se cruzaban dos carreteras en pleno Estado de Nueva York, el nombre de una población ficticia inventado por él mismo y su asistente Ernest Alpers: ‘Agloe’.

Varios años después (en la década de 1950) la compañía competidora, Rand McNally, actualizaba su mapa de carreteras del Estado de Nueva York y la sorpresa estaba en que había incluido la ficticia población de Agloe en la misma intersección que Otto G. Lindberg y Ernest Alpers habían colocado astutamente tiempo atrás.

Por tal motivo la compañía General Drafting demandó a su competidora Rand McNally acusándola de plagio y acompañando como prueba principal que la mencionada población de Agloe no existía y había sido colocada inicialmente por Lindberg y Alpers en su mapa como cebo.

La sorpresa fue cuando los peritos e investigadores que debían realizar el informe sobre el caso se personaron hasta el punto que indicaba los planos que se encontraba la falsa población de Agloe y se encontraron que aquel lugar sí existía.

mapa

En dicha intersección había un almacén con un gran cartel que indicaba Agloe General Store’ donde se vendía todo tipo de productos para los conductores que iban de paso por la zona. Por tal motivo, el tribunal desestimó la demanda presentada por la empresa de mapas de Otto G. Lindberg.

La casualidad había hecho que un emprendedor que tenía uno de los mapas vio que aparecía el nombre de una población (Agloe) en un lugar por donde pasó y en el que realmente no había nada, motivo por el que decidió comprar ese terreno y montar una pequeña tienda, aprovechando que el nombre de la misma saldría gratuitamente en todos los planos y sería una forma genial de hacer publicidad del negocio a coste cero.

mapa

Otto G. Lindberg vio frustrada su demanda y tuvo que asumir que nada podía hacer contra quienes plagiaban sus planos; Rand McNally, a pesar de haber copiado descaradamente los mapas de su competidor, se salió con la suya y no recibió castigo alguno por su mala praxis; y, por último, el negocio Agloe General Store acabó cerrando años después, no habiendo a día de hoy nada allí.

Eso sí, en la inmensa mayoría de los mapas hasta no hace demasiado tiempo estuvo apareciendo la ficticia población de Agloe (incluido en Google Maps, aunque actualmente ya no sale).

Cabe destacar que el hecho de colocar una población falsa o una calle que no existe ha sido muy común por los cartógrafos de todos los tiempos, como una eficaz manera de detectar a quienes copiaban sus mapas.

Tomado de: Cuaderno de Historias

Advertisement

Internacional

Las sanciones que EEUU emitió contra el Banco Central de Venezuela

Resaltan que la institución bancaria es usada por el régimen de Nicolás Maduro para saquear los activos de los venezolanos

Banco Central de Venezuela

El asesor de Seguridad del gobierno de los Estados Unidos, Jhon Bolton anunció un nuevo paquete de sanciones contra el gobierno que lidera Nicolás Maduro. En esta oportunidad la institución sancionada es el Banco Central de Venezuela (BCV).

“Esta tarde, también me complace anunciar nuevas sanciones contra el Banco Central de Venezuela para restringir las transacciones de los EE.UU”, dijo.

Lee también: EEUU: Tropas cubanas en Venezuela ‘son como un parásito’. Si se van, Maduro cae

Con la medida, toda compañía o persona estadounidense tiene prohibido realizar negocios con Terán o con el banco central venezolano, quienes son los últimos de una serie de funcionarios e instituciones del régimen de Nicolás Maduro en ser incluidos en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro.

Este tipo de sanciones en esencia congela cualquier activo que las personas o entidades nombradas pueden tener bajo la jurisdicción de Estados Unidos.

“El Tesoro designó al Banco Central de Venezuela para evitar que sea usado como una herramienta del régimen ilegítimo de Maduro, que continúa saqueando los activos venezolanos y explotando las instituciones gubernamentales para enriquecer a los allegados corruptos”, dijo el Secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, en un comunicado.

“Si bien esta designación inhibirá la mayoría de las actividades del Banco Central emprendidas por el régimen ilegítimo de Maduro, Estados Unidos ha tomado medidas para garantizar que las transacciones regulares de débito y tarjetas de crédito puedan continuar y que las remesas personales y la asistencia humanitaria continúen sin cesar y puedan llegar a los que sufren la represión del régimen”, agregó.

Las sanciones anunciadas el miércoles se unen a las ya aplicadas contra la petrolera PDVSA y la minera Minerven, así como contra funcionarios claves del régimen, incluyendo al propio Maduro.

A continuación el comunicado de la OFAC a propósito de las medidas:

“Hoy, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro designó al Banco Central de Venezuela de conformidad con la EO 13850, según enmendada, para operar en el sector financiero de la economía venezolana. Además, la OFAC designó a Iliana Josefa Ruzza Terán (Ruzza), de conformidad con la EO 13692, según enmendada, que se determina que es un funcionario actual o anterior del Gobierno de Venezuela”

“Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes e intereses en la propiedad de esta entidad e individuo, y cualquier entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, del 50 por ciento o más de la entidad designada o individuo, que se encuentren en los Estados Unidos o en el la posesión o el control de personas estadounidenses están bloqueados y deben informarse a la OFAC.

Las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben todos los tratos por personas de los Estados Unidos o dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas bloqueadas o designadas”.

Seguir leyendo

Internacional

EEUU: Tropas cubanas en Venezuela ‘son como un parásito’. Si se van, Maduro cae

“El verdadero poder en la cúpula del gobierno venezolano hoy son entre 20,000 y 25,000 cubanos”, dijo un alto funcionario estadounidense

Venezuela

Un alto funcionario del gobierno de Donald Trump opinó el martes que lo que mantiene en el poder al gobernante venezolano Nicolás Maduro son unos “25,000 cubanos” mezclados “como un parásito” en sus fuerzas de seguridad, pero pronosticó que acabará cayendo gracias a la estrategia de presión de la Casa Blanca y otros países.

“El verdadero poder en la cúpula del gobierno venezolano hoy son entre 20,000 y 25,000 cubanos” que actúan dentro de la estructura militar y de inteligencia de Venezuela, dijo el alto funcionario a un grupo reducido de medios, entre ellos Efe.
Lee también: ¿Existió realmente el Jorobado de Notre Dame? La verdad sobre el querido Quasimodo

“Si los 25,000 cubanos volvieran hoy a Cuba, el régimen [de Maduro] caería. Son como un parásito” en el país, agregó el funcionario, que pidió el anonimato.

La Casa Blanca ha aumentado su presión contra La Habana debido a su apoyo a Maduro, al que más de 50 países, entre ellos Estados Unidos, ya no reconocen como presidente legítimo de Venezuela, pero que sigue teniendo el respaldo de potencias como Rusia y China.

El diario The Washington Post publicó este domingo un análisis sobre los límites de la estrategia en Venezuela, en el que aseguraba que las deserciones de militares venezolanos que rompían con Maduro han pasado de “80 o 100” al día a apenas “dos o tres”.

Pese a esa ausencia de una rebelión militar contra Maduro, el alto funcionario opinó que “la balanza se está inclinando hacia la oposición” liderada por Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por cincuenta países.

“Es un error decir que las cosas se han estancado. La presión continúa cada día”, subrayó la fuente.

“No veo cómo podría lograr Maduro mantenerse en el poder”, añadió, al opinar que las sanciones estadounidenses y la presión internacional “casi han paralizado el gobierno” chavista.

El funcionario aseguró que “las revoluciones tienen que hacer frente a las instituciones” de cada país, y recordó que el chavismo lleva “veinte años” en el poder en Venezuela.

“El hecho de que esté llevando tres meses [derribarlo] no debería ser sorprendente”, indicó.

La Casa Blanca considera al eje formado por Cuba, Venezuela y Nicaragua como una “troika de la tiranía”, en palabras del asesor de seguridad nacional del presidente, John Bolton, quien este miércoles dará un nuevo discurso sobre esos tres países en Miami.

(Con información de Agencias)

Seguir leyendo

Internacional

¿Existió realmente el Jorobado de Notre Dame? La verdad sobre el querido Quasimodo

La historia tras el popular personaje que tiene sus orígenes en la novela de Víctor Hugo

Jorobado

Dada la triste noticia que se ha desarrollado durante el transcurso del día con la Catedral de Notre Dame en París, Francia, es bueno ahondar en una de sus más fantásticas historias.

El Jorobado de Notre Dame es una historia tan popular que hasta Disney la adaptó de forma animada en 1996, con la trama del protagonista, Quasimodo (que es feo en su exterior y tiene tres gárgolas como únicos amigos), conoce a la Reina gitana Esmeralda, de quien se enamora.

Lee también: Científicos en alerta por enfermedades prehistóricas que podrían “despertar” con el derretimiento del Ártico

Esta tan recordada película no es creación de la empresa del ratón Mickey y tiene sus orígenes en la novela de Víctor Hugo llamada Nuestra Señora de París, escrita en el siglo XVIII. Posteriormente existieron películas y obras de teatro, pero nada con el alcance de lo hecho por Disney.

El tema es que hace no mucho se pensaba que hasta ahí llegaba la historia, pero de acuerdo a National Geographic, Víctor Hugo se habría basado en un personaje real, un escultor llamado Henry Sibson que trabajaba en Notre Dame mientras el autor trabajaba en su novela.

Esta evidencia llega gracias a la galería de arte Tate, donde el archivo autobiográfico de este personaje deja en evidencia la probable inspiración. El era jorobado, trabajaba en Notre Dame, no le gustaba mezclarse con sus compañeros y se definía como un solitario. Lo demás ya es de la mente de Víctor Hugo, porque no existió tal gitana y no vivía en el campanario de la catedral.

(Tomado de Publimetro Chile)

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement