Connect with us

Internacional

04/09/2018 9:12 pm ET

La casa peruana en la que viven 200 migrantes venezolanos

El albergue se llama “Sin Fronteras” porque el hambre y la necesidad no tienen bandera.

migrantes venezolanos

Katerin Lara vive hacinada en una casa compartida por 200 migrantes venezolanos en un humilde barrio de Lima, donde debe hacer fila para entrar al baño o lavar su ropa, pero se siente afortunada.

“Literalmente le doy gracias a Dios que llegué aquí”, dijo la mujer de 24 años sentada en la cama inferior de una de las 40 literas que tiene la casa.

Lee también: Congreso de Colombia tiene en la mira a 88 chivos rojos por operaciones delictivas

“Escogí Perú porque hay más posibilidad para trabajar si consigues legalizarte. En Colombia te ayudan, pero no hay empleo”, dice Lara, quien permanece con su hija de 6 años desde hace 20 días en este albergue, abierto por un empresario peruano que vivió la dura experiencia de ser migrante en Japón y Corea del Sur en la década de 1990.

El inmueble de dos pisos está ubicado en la calle Los Olmos del populoso distrito limeño de San Juan de Lurigancho.

La casa de 200 metros cuadrados, en la que permanentemente se escucha salsa o música llanera, fue alquilada y puesta gratuitamente al servicio de los migrantes venezolanos por el empresario textil René Cobeña.

“Somos como una gran familia”, dijo Cobeña, de 51 años, casado y padre de dos hijos.

“Al albergue le puse Sin Fronteras, porque el hambre y la necesidad no tienen bandera”, agregó.

Hace un año, René Cobeña empezó a ayudar ocho migrantes venezolanos en una casa alquilada, que ahora, convertida en albergue, ocupan 200 personas, incluidos 30 niños. Por ella han pasado 1,700 personas que huyeron de la crisis en Venezuela.

La casa, en cuya fachada fue pintada una bandera venezolana, tiene tres habitaciones, dos baños, una cocina, una sala y un patio con toldo.

Como las 40 literas no dan abasto, decenas duermen sobre colchonetas en el suelo, incluso en el patio.

“Acá los acomodamos, antes dormía uno por cada colchón. Ahora duermen dos o más” personas en uno, explicó Cobeña, afirmando que siempre hay espacio para recibir a un venezolano más. De hecho, “todos los días” llega uno nuevo.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement