Connect with us

Internacional

18/06/2018 7:25 am ET

Iván Duque alcanzó su sueño de ser presidente de Colombia

Serpa el gobernante más joven que han tenido los colombianos.

De adolescente Iván Duque no escondía sus aspiraciones de llegar a lo más alto de la política en Colombia: sus profesores y compañeros de escuela lo llamaban “my president”. Casi tres décadas después su sueño se hizo realidad al vencer en la segunda vuelta al izquierdista Gustavo Petro para llegar a la cumbre de la política en el país andino.

El abogado de 41 años y cabello canoso es el candidato con el que la derecha y el partido Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe han recuperado el poder para, según dicen, enderezar a un país que perdió el rumbo en seguridad, crecimiento económico e inversión social.

Leer también: Más de 10 millones de colombianos le dijeron “no” al socialismo

El amor por la política lo heredó de su padre, Iván Duque Escobar, un abogado que fue ministro de Minas y Energía y quien desde niño le cultivó el interés por la lectura y el debate.

Aunque se graduó de abogado, confiesa que su especialidad y pasión es la economía. Estudió derecho económico en American University y gerencia de políticas públicas en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.

Empezó su carrera profesional en 1999 como consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) y después, cuando el actual presidente Juan Manuel Santos era ministro de Hacienda, fue uno de sus asesores. Entre 2001 y 2013 trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Casado con una abogada y padre de tres hijos, Duque ejerció desde su curul una fuerte oposición al gobierno de Juan Manuel Santos y fue reconocido por dos años consecutivos como el mejor senador de Colombia en una votación entre sus colegas.

En menos de cuatro años pasó de ser un principiante en la política a convertirse en el hombre de confianza de Uribe y en candidato presidencial.

Leer también: Jóvenes seguirán en las calles hasta que Ortega renuncie

Su cercanía con el expresidente en su principal ventaja y su mayor talón de Aquiles, porque Uribe es elogiado por muchos colombianos por enfrentar a las FARC y haber mantenido un sólido crecimiento económico pero visto con recelo con otros que quieren una sociedad reconciliada.

Los críticos de Duque aseguran que su poca experiencia lo llevaría a convertirse en un ejecutor de las órdenes de Uribe.

Es bien visto por los inversionistas y empresarios por su visión ortodoxa y pro negocios. Duque propone bajar los impuestos corporativos y aumentar salarios para superar una desaceleración económica.

Pero otros colombianos temen que su intención de cambiar el acuerdo de paz alcanzado con la guerrilla de las FARC en el 2016 lleve a un recrudecimiento del conflicto armado.

Redacción: contextodiario.com

Advertisement
Advertisement