Connect with us

Internacional

06/01/2021 5:40 pm ET

Gobierno de Reino Unido influye en agenda del periodismo venezolano

Han financiado a Efecto Cocuyo, radio Fe y Alegría y al SNTP

Mientras continúa la crisis política de Venezuela, el Gobierno del Reino Unido inició un nuevo proyecto de promoción del periodismo de investigación en América Latina que cubre furtivamente a Venezuela, publicó Daily Maverick.

El proyecto, lanzado el verano pasado y destinado a “influir” en la agenda de los medios en el país, sigue una larga historia de que el Gobierno británico utiliza el periodismo como herramienta de influencia.

Lee también: BMW planea que 20 % de sus vehículos sean eléctricos para 2023

En un programa separado, la Fundación Westminster para la Democracia (WFD), una organización mayoritariamente financiada por el Gobierno del Reino Unido, ha gastado más de 750.000 libras esterlinas (1.020.750 dólares) para “fortalecer la democracia” en Venezuela desde 2016, según documentos obtenidos por Declassified . 

Los programas de la WFD en el país están envueltos en secreto debido a las aparentes preocupaciones sobre la seguridad de su personal, aunque su representante en el país anuncia su afiliación a la organización en línea. 

Se afirma que el objetivo del nuevo proyecto de periodismo del fondo es la creación de una “nueva plataforma que fortalezca la organización de los medio en toda la región y proporcione a los periodistas una plataforma en la que puedan colaborar y construir historias regionales”.

La literatura del programa señala que los solicitantes seleccionados deben demostrar “una capacidad para vincularse y, en última instancia, influir en las agendas de los medios de comunicación locales y nacionales”. 

Pero se les advierte que “el gobierno británico – y su dotación de recursos del proyecto – no debe ser referido expresamente o vinculado a los resultados individuales del proyecto (es decir, artículos individuales, eventos, etc.)”.

Dirigida por la embajada británica en Bogotá, Colombia, la convocatoria de solicitudes señaló que las ofertas exitosas comenzarían en agosto de 2020. Desde entonces no ha habido una actualización pública, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores le dijo a Declassified que había habido retrasos debido a la pandemia de coronavirus.

En el anuncio público, se recomienda a los solicitantes que hagan un presupuesto de hasta 250.000 libras esterlinas (340.275 dólares) para sus proyectos, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores le dijo a Declassified: “Actualmente no es posible confirmar qué presupuesto estará disponible para este proyecto”.  

Las repetidas preguntas de Declassified sobre el proyecto a sus dos coordinadores en Bogotá quedaron sin respuesta. Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores le dijo a Declassified: “Es inexacto combinar este llamado a licitación con la posición del Reino Unido sobre Venezuela, que no ha cambiado. Queremos ver una transición democrática con elecciones libres y justas en Venezuela”.

El embajador del Reino Unido en Venezuela, Andrew Soper, participa en un evento de libertad de prensa en Caracas, Venezuela, el 26 de abril de 2019. (Foto: EPA-EFE / Miguel Gutiérrez)

La CSSF hizo un llamado público en junio del año pasado para solicitudes de periodistas que buscaban cubrir el crimen y la corrupción en Colombia, Perú y Panamá, y agregó que existía “el potencial de cubrir eventos vinculados en otros países vecinos”. No apareció la palabra Venezuela

Sin embargo, la documentación de CSSF publicada tres días antes del anuncio describía el mismo programa con la adición de Venezuela en su título. La inclusión furtiva del país parece reflejar la reticencia del Ministerio de Relaciones Exteriores a publicitar su mayor participación en Venezuela. 

El resumen de otro programa de CSSF, nuevamente en Colombia para el año que finaliza en marzo de 2020, incluye la recomendación de “involucrar” a los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores “sobre opciones para desarrollar programas de CSSF en Venezuela”. 

Un anuncio de trabajo de septiembre de 2019 para un gerente de programa CSSF en Lima, Perú, señala que el candidato seleccionado trabajará “con colegas en Colombia, Panamá y, potencialmente, Venezuela”. 

Declassified reveló recientemente que la CSSF ha gastado 450,000 libras esterlinas (612.450 dólares) en la creación de una coalición antigubernamental en Venezuela, nuevamente agrega furtivamente el proyecto a un programa existente centrado en Colombia y comenzando en 2019. 

Guerra informativa

El Gobierno del Reino Unido ha utilizado durante mucho tiempo los medios de comunicación para socavar a líderes extranjeros y movimientos políticos que percibe como una amenaza para los intereses comerciales británicos. 

Declassified reveló recientemente que una unidad secreta de propaganda de la Guerra Fría, llamada Departamento de Investigación de la Información (IRD), intentó evitar que el socialista chileno Salvador Allende ganara las elecciones presidenciales de 1964 y 1970. 

Los archivos desclasificados también revelan que durante la dictadura brasileña de 1964-1985, el IRD “cultivó asiduamente” a uno de los principales editores de izquierda de Brasil, Samuel Wainer. 

Aunque la unidad se cerró en 1977, han seguido con el patrocinio a proyectos periodísticos en América Latina. En respuesta a una solicitud de libertad de información, la Cancillería reveló que entre enero de 2016 y septiembre de 2018 financió al medio venezolano Fundación Efecto Cocuyo, así como al Instituto Radiofónico Fe y Alegría y al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

Mientras recibía fondos del Gobierno británico, Efecto Cocuyo se asoció con dos organizaciones británicas, Bellingcat y Forensic Architecture, para “pedir más pruebas” sobre el asesinato de Óscar Pérez a manos de la policía venezolana. Pérez, un funcionario policial, utilizó un helicóptero de la policía el 27 de junio de 2017 para atacar varios edificios gubernamentales en el centro de Caracas.

En julio de 2019, la editora de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, habló en el evento “Global Conference for Media Freedom” del Gobierno del Reino Unido en Londres. El entonces secretario de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, al dirigirse a la conferencia, dijo que Reyes “ha desafiado al régimen de Maduro al cofundar un sitio web de noticias independiente, Efecto Cocuyo”, sin mencionar los enlaces del sitio web con el Gobierno británico.

El apoyo a los proyectos de medios en Venezuela parece reflejar el del Fondo Nacional para la Democracia de los Estados Unidos (NED). Según sus relatos, la NED ha financiado proyectos de “libertad de información” en Venezuela destinados a fomentar una “mayor comprensión de los efectos secundarios de la corrupción y la actividad criminal venezolanas” en un trabajo con “periodistas de investigación y organizaciones asociadas”.

Un proyecto NED 2017, con un presupuesto de más de 60.000 dólares, tiene como objetivo “aumentar la transparencia y la rendición de cuentas en los procesos de contratación pública venezolana. Y fomentar la colaboración con periodistas de toda la región”.

El grupo por la libertad de los medios, Reporteros sin Fronteras, que también es financiado por la NED, señala: “El presidente de Venezuela desde 2013, Nicolás Maduro, persiste en tratar de silenciar a los medios de comunicación independientes y mantener la cobertura de noticias bajo control constante”. 

Agrega: “El clima para los periodistas ha sido extremadamente tenso desde el inicio de una crisis política y económica en 2016, y se ve agravado por las frecuentes referencias de Maduro a la ‘guerra mediática’ en un intento de desacreditar las críticas de los medios nacionales e internacionales a su administración”.

La periodista venezolana Luz Mely Reyes habla en la Conferencia Mundial para la Libertad de los Medios del gobierno del Reino Unido junto a Jeremy Hunt, entonces secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Londres, 10 de julio de 2019 (Foto: Twitter / Press Gazette).

Embajada en Bogotá

Uno de los dos puntos de contacto del Ministerio de Relaciones Exteriores para el proyecto en la embajada británica en Bogotá es Claudia Castilla, una ciudadana colombiana que fue becaria Chevening en Londres financiada por el Gobierno del Reino Unido en 2017-18. 

Castilla parece ser un firme partidario de la oposición venezolana y escribió en febrero de 2014: “Creo que me enamoré de Leopoldo López”, en referencia a una figura destacada de la oposición que promovía protestas callejeras.

De 2014 a 2015, Castilla trabajó como asistente de investigación para el capítulo colombiano de Transparencia Internacional, donde “formuló recomendaciones de políticas públicas”. Declassified reveló recientemente el capítulo venezolano de Transparencia Internacional financiado por el Gobierno del Reino Unido para establecer una coalición “anticorrupción” en el país.

De 2012 a 2013, Castilla trabajó para la Fundación Cerrejón, el brazo benéfico de la controvertida mina de carbón Cerrejón en Colombia, que está dirigida por tres multinacionales mineras que cotizan en Londres. Durante el último período de su empleo, Castilla fue la “asesora de control social” de la fundación. 

“Fortalecer democracias”

Los documentos obtenidos por Declassified también muestran que la Fundación Westminster para la Democracia – el brazo de “promoción de la democracia” de Gran Bretaña – ha ejecutado programas en Venezuela.

La WFD afirma ser “la organización más eficaz que comparte la experiencia democrática del Reino Unido”, pero sus operaciones están envueltas en secreto. 

Venezuela alberga el único programa a gran escala y la oficina permanente de la WFD en América Latina como parte de un proyecto que comenzó en 2016. Desde entonces, la WFD ha gastado 760,680 libras esterlinas (1.035.388 dólares), según las cifras obtenidas por Declassified.

El mayor desembolso fue de 248.725 libras esterlinas (338.548 dólares) en 2017-2018, ya que la Unión Europea anunció sanciones contra Venezuela y los funcionarios británicos intensificaron los pedidos de “diferentes personas al mando” del Gobierno venezolano. 

Alan Duncan, entonces ministro de Estado para las Américas, dijo en 2018: “El doble crimen de Maduro es que su destrucción de la economía ha sido seguida por el socavamiento sistémico de la democracia”. Agregó: “La reactivación de la industria petrolera será un elemento esencial en cualquier recuperación, y me imagino que empresas británicas como Shell y BP querrán ser parte de ella”.

El año pasado, la WFD gastó 113,193 libras esterlinas (1.540.70 dólares) en sus operaciones en Venezuela, mientras que Declassified entiende que una oferta de financiamiento de poco más de 27.500 libras esterlinas (37.430 dólares) para el próximo año está pendiente de aprobación. La WFD tiene dos empleados de tiempo completo en Venezuela.

La Fundación dijo a Declassified : “WFD trabaja para fortalecer la democracia en todo el mundo. Estamos financiados por el Reino Unido, así como por otros gobiernos (incluidos Canadá, Alemania, Noruega y Suiza) y organizaciones internacionales (como el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas) y somos operacionalmente independientes”. 

Pero la gran mayoría de los fondos de la WFD proviene del Gobierno británico. En el año hasta marzo de 2020, proporcionó 11,4 millones de libras esterlinas (15.516.540 dólares) a la Fundación, mientras que todas las demás fuentes de ingresos sumaron 1,5 millones de libras esterlinas (2.041.650 dólares). 

La WFD dijo que en Venezuela trabaja “con una variedad de parlamentarios, personal de la Asamblea Nacional, sociedad civil y académicos”, pero se negó a revelar a Declassified información sobre quiénes son esos socios. Dijo que esto era “para evitar poner en peligro la salud física o la seguridad de esos socios”. 

Sin embargo, el representante de país de la WFD en Venezuela anuncia su posición en su página pública de Linkedin, y su correo electrónico y número de teléfono están disponibles a través de anuncios de trabajo de la WFD. 

Cuando se le preguntó por qué se centró en Venezuela, la fundación dijo a Declassified: “Los programas de WFD han estado activos en otros países de América Latina. Estamos listos para lanzar nuevos programas y oficinas en los países cuando surja la oportunidad”.

Advertisement
Advertisement