Connect with us

Internacional

25/12/2017 6:00 am ET

Estados Unidos es menos generoso que Europa con la asistencia para el desarrollo

Estados Unidos contribuye más que el resto de los países en la asistencia para el desarrollo de las naciones de bajos y medianos ingresos, pero su generosidad no sería tan grande como su tamaño y su riqueza, de acuerdo con un nuevo estudio.

Noruega, Dinamarca, Luxemburgo y Reino Unido aportaron mucha más asistencia sanitaria al tener en cuenta el tamaño de su población, el gasto público y otras economías, de acuerdo con el estudio Health Affairs.

Por cada residente noruego, el gobierno aportó 149 dólares anuales para la asistencia sanitaria en países de ingresos bajos y medios, mientras que por cada estadounidense se aportaron 41 dólares en los últimos años.

“El estudio demuestra que Estados Unidos fue bastante generoso en su apoyo a la salud mundial, a la vez que permitió ahorrar millones de vidas”, dijo Jen Kates, vicepresidenta y directora de salud global y políticas para el VIH de la Fundación Familia Kaiser, ciudad de Washington.

“Pero también demostraría que, a pesar de la preocupación por el gasto ‘excesivo’ de Estados Unidos, todo depende de cómo se mide”, agregó Kates, que no participó del estudio.

El autor principal, Joseph Dieleman, analizó las donaciones de 23 países en el período 2014-2016 para estimar la caridad relativa de Estados Unidos dada la preocupación por el impacto que tendría la propuesta del presidente Trump de reducir un cuarto el presupuesto destinado al desarrollo.

“Estos recortes tienen consecuencias reales”, dijo Dieleman, economista de la salud y profesor del Instituto de Métricas y Evaluación Sanitaria de University of Washington, Seattle.

La asistencia sanitaria mundial del país se destino a la salud materna e infantil y para combatir la tuberculosis y el VIH. Gran parte de esa asistencia se utilizó para prevenir, diagnosticar y tratar las infecciones por VIH y controlar las epidemias, como el zika y el ébola, según explicó Dieleman.

El equipo de Kates anticipó que los recortes presupuestarios propuestos podrían derivar en 198.700 infecciones por VIH y 31.100 casos de tuberculosis.

Más del 87 por ciento de la carga global de enfermedad corresponde a los países de bajos y medianos ingresos, mientras que sólo un 35 por ciento de los dólares destinados a la salud se invirtió en esos países.

Noruega, Dinamarca, Luxemburgo y Reino Unido fueron los más generosos en la asistencia sanitaria para el desarrollo; cada país aportó más de 1500 dólares por cada millón de dólares de ingreso nacional. Con la misma medición, Estados Unidos era el séptimo contribuyente, con 714 dólares por cada millón de ingreso nacional.

Noruega y Luxemburgo aportaron, en cada caso, casi un 50 por ciento más por ciudadano que el resto de los países y más del 200 por ciento que Estados Unidos.

Noruega destinó el 2,3 por ciento de su presupuesto sanitario en asistencia internacional, comparado con el 0,4 por ciento de Estados Unidos.

Advertisement
Advertisement