Connect with us

Internacional

20/11/2018 11:20 pm ET

El ‘Rey del cachopo’ suplantó identidad de un youtuber venezolano

Es investigado por el asesinato de su exnovia de quien solo se encontró su torso quemado

rey del cachopo

José Rafael Rujano Contreras, un venezolano residente en Madrid, se enteró que su nombre estaba en todos los periódicos. Era el pasado viernes 16 de noviembre y él estaba lejos de adivinar el porqué de su repentina fama, sin embargo, no tardó en descubrir que César Román, el rey del Cachopo, había suplantado su identidad y había estado escondido durante meses utilizando sus datos.

El venezolano, natural de Caracas y de 32 años, es un youtuber incipiente que, para cuando Román se encontraba levantando su falso imperio gastronómico, apenas estaba buscándose la vida como camarero en España. Primero residió en Ibizia; después, en la capital española.

Lee también: Una selfie salvó a un joven de pasar el resto de su vida en la cárcel

No conoce para nada al ahora detenido, acusado del asesinato de su novia Heidi. “Me recuerda a alguien que me hizo una entrevista por Skype cuando estuve repartiendo mi currículum por internet”, contó Rujano.

rey del cachopo

El venezolano José Rafael Rujano, residenciado en Madrid

El rey de la mentira

De «rey del cachopo» a «rey de la mentira». Así es la historia de un «monarca» que se destronó a sí mismo. Toda la vida del verdadero César Román Viruete, de 45 años, ha sido construida sobre el engaño. Sobre una gran farsa que ahora sale a la luz, cuando se le inculpa del presunto asesinato de su novia la joven hondureña Heidi Paz Bulnes, de 25. El cadáver descuartizado del que solo se halló el tronco estaba dentro de una maleta, quemado y cubierto de sosa, en la nave que él acababa de alquilar en Usera para levantar el último restaurante de un emporio que, como él, tenía los pies de barro: «El palacio del cachopo».

Para ocultar su identidad de la justicia, César Román se hizo pasar por venezolano, suplantó la identidad José Rafael Rujano Contreras y pretendió continuar con su vida como si nada hubiese pasado.

César Román entregó una falsa denuncia de pérdida de documentos en la que se identificaba como Rujano Contreras cuando la dueña del restaurante Gerardo de Zaragoza, donde ingresó a trabajar después de cometido el crimen, le pidió su carnét para formalizar el contrato.

Redacción Contexto Diario

Fuente: ABC.es / El Español

Advertisement
Advertisement