Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

15/09/2017 3:58 pm ET

El poderoso huracán Irma erosionó varias playas tras su paso por Cuba

[ad_1]

Waves crash against the shore as Hurricane Irma turns toward the Florida Keys on Saturday, in Havana, Cuba September 9, 2017. REUTERS/Stringer NO RESALES. NO ARCHIVES
Waves crash against the shore as Hurricane Irma turns toward the Florida Keys on Saturday, in Havana, Cuba September 9, 2017. REUTERS/Stringer

 

El potente huracán Irma dejó daños en Cuba a más de 4.000 hectáreas de manglares en la provincia central de Sancti Spíritus y erosionó las llamadas “Playas del Este” de La Habana, informaron hoy especialistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) de la isla.

El sistema manglar localizado en el Parque Nacional Caguanes, perteneciente a la Reserva de la Biosfera Bahía de Buenavista, protegía gran parte de la zona norte de Sancti Spíritus y era uno de los que mejor salud gozaba en Cuba, explicó el delegado del Citma, en esa provincia, Leonel Díaz, citado por medios estatales.

Los manglares, considerados el principal recurso ecológico y escudo protector de las costas, cubrían alrededor de 100 metros de línea de costa en esa región norte central y para su recuperación habrá que invertir unos 50 millones de pesos (unos 2 millones de dólares), de acuerdo con cálculos preliminares.

El experto del Citma señaló que los manglares cumplieron una “función primordial” en la protección del litoral, y se planea recuperarlos paulatinamente, porque son “imprescindibles” también frente a la erosión eólica y el oleaje, además de servir de hábitat a especies de aves, peces, moluscos y crustáceos, entre otras.

En conjunto, consideró que la infraestructura del Parque Nacional fue dañada “grandemente”, al igual que la Estación Biológica de Cayo Caguanes, una de las áreas más pobladas por las comunidades indígenas cubanas hace más de 2.000 años, cuyas evidencias en grabados prehistóricos se pueden observar allí.

El embate de Irma también provocó la muerte de unos 500 flamencos en los siete cayos de piedra con que cuenta Caguanes, y de unas tres toneladas de peces, mientras se revisa la población de iguanas y otras plantaciones perjudicadas por el meteoro.

Díaz señaló que hasta ahora ha sido difícil llegar a Cayo Caguanes por el alto nivel del agua, y por tierra el camino se encuentra obstruido por numerosos árboles caídos.

Además, refirió que en el área protegida Jobo Rosado, en la zona norte espirituana, su bosque natural perdió gran parte de la vegetación secundaria, aunque aún se evalúa la magnitud de los daños en este lugar.

En el caso de las pequeñas playas situadas alrededor de los cayos de piedra de esa región, Díaz precisó que “desaparecieron prácticamente”, aunque no se reportaron pérdidas de embarcaciones y medios tecnológicos por las medidas de protección aplicadas.

Otras playas situadas al este de La Habana, como Guanabo, Santa María del Mar, Mégano, Bacuranao y Boca Ciega también sufrieron por la penetración del mar, las lluvias y el viento que acompañaron a Irma y arrastraron sus arenas hasta calles y casas.

Ahora, el Citma coordina acciones con la participación del Ministerio del Turismo para devolver la arena a su lugar original en esas playas, según la especialista Adela Haber, quien citó lo ocurrido en el Rincón de Guanabo.

Allí desapareció la morfología del perfil de la playa, quedó aplanado el montículo e invadió la arena el interior del manglar, aunque el arrecife de coral atenuó la acción del oleaje, subrayó.

La delegada del Citma en La Habana apuntó que las dunas altas conformadas naturalmente y las creadas por el programa de rehabilitación y mantenimiento de Playas del Este no fueron alteradas por las olas.

Anunció que la próxima semana comenzará una evaluación del impacto ambiental en el municipio de La Habana del Este, el más extenso de los 15 que integran la capital cubana y el mayor en extensión territorial con una superficie de 144,9 kilómetros cuadrados.

El huracán Irma, que llegó a Cuba con fuerza de vientos de categoría 5 (máxima de la escala Saffir-Simpson) y después se degradó a 4, dejó diez muertos y afectó severamente los servicios de electricidad y agua, derrumbó viviendas, provocó inundaciones y causó destrozos importantes en su costa norte.

EFE

[ad_2]

Source link

Advertisement
Advertisement
Advertisement