Connect with us

Internacional

18/07/2018 9:26 pm ET

Cuatro datos de supervivencia de los niños de Tailandia que aplican en Venezuela

Los menores y su entrenador dieron una rueda de prensa.

niños tailandia

Los menores y su entrenador dieron una rueda de prensa luego de salir del recinto asistencial. Varios de ellos pidieron perdón por no haber pedido permiso para ir a la cueva aquel día.

Durante casi dos semanas, los doce niños y su entrenador de fútbol estuvieron atrapados en una cueva en Tailandia. Fueron nueve días con frío y sin comer, hasta que fueron encontrados por los rescatistas.

Lee también: Elefante mató a niño de ocho años que le tiraba piedras

Luego de un arriesgado operativo para sacarlos de la caverna inundada, el equipo salió con vida y casi ileso del peligroso lugar.

Este miércoles fueron dados de alta del hospital de Chiang Rai en donde los trasladaron apenas fueron rescatados.

Las preguntas de la rueda de prensa fueron revisadas previamente por un psiquiatra para garantizar la salud mental de los convalecientes, siendo transmitida por distintas cadenas televisivas tailandesas en una franja llamada “Enviando amor a los Jabalíes Salvajes a Casa”.

Cuatro datos para sobrevivir

1.- Sobre cómo sobrevivieron, uno de los niños respondió que bebió “mucha agua para sentirme lleno”, información que complementó el entrenador: “No teníamos comida pero seguíamos bebiendo agua e intentábamos cavar para buscar una salida”. Otro de los menores añadió que “Bebimos el agua que caía de las paredes de la cueva. No teníamos nada de comida”.

2.- Del grupo, el más pequeño tiene tan solo 11 años, quien  también narró su traumática experiencia: “La mayoría estábamos muy cansados y muy débiles. Tenía muchísima hambre e intentaba no pensar en comida”.

3.- ¿Cómo fue posible mantener tal claridad y paz para no derrumbarse ante la dificultad?

“Hay una conexión muy fuerte entre la mente y el cuerpo; hay muchos estudios que nos muestran como el estrés emocional tiene mucho que ver con las enfermedades físicas y en un problema de este tipo, tan severo, la mente, la fuerza de la mente tiene mucho que ver con que estos niños no se descompensaran más físicamente”, aseguró la psicóloga Ana Ojeda.

Como lo mencionábamos, los aspectos psicológicos ante una situación tan extrema, pueden presentarse de la siguiente manera: las emociones positivas como el entusiasmo, la atención o la misma determinación, o también puede llevar a la depresión. Además se ven dañadas las habilidades cognitivas, al caer la capacidad de concentración. Se registra una lenta respuesta a los estímulos externos y esto puede conllevar a una tensión entre los miembros del grupo. La sensación de confinamiento aumenta y manejar los sentimientos negativos se complica, lo que puede tener graves consecuencias en el grupo.

Por esta razón, asombra la habilidad de estos niños y su entrenador para no sucumbir ante las circunstancias y las emociones negativas que pudieron haberse dado en ese lugar y es cuando surge la pregunta ¿cómo lo lograron? La meditación podría ser la respuesta.

4.- Ekapol Chantawong, apodado Aek, de 25 años, entrenador de los niños en el equipo Jabalíes Salvajes, aprendió la práctica de la meditación desde muy pequeño en un monasterio, y ese conocimiento pudo ser clave para sembrar en el grupo una actitud fuerte y positiva frente la adversidad que vivían. “La meditación se ha estudiado muchísimo, especialmente recientemente. Es lo que conocemos como mindfulness y se han encontrado muchos efectos positivos porque la meditación ayuda a que una persona cambie su reacción física a través de sentimientos, a través de cambiar los pensamientos”, afirmó la psicóloga Ana Ojeda.

En la oscuridad de esta cueva, Ekapol se convirtió en una auténtica luz para su equipo. “El hecho de que la sensación tan inmediata del cuerpo al respirar esté vinculada con la mente crea todo un efecto somático de aquietarte; a esto le llaman la tranquilidad somática que naturalmente se suscita cuando estás meditando; en este caso el entrenador paso un tiempo, en un monasterio y fue entrenado dentro de la escuela que se denomina Terabada. La escuela Terabada es una de las que más se especializa en el proceso de meditación Samata o el proceso de la meditación de tranquilidad; así pudo comunicarles a ellos, una actitud de tranquilidad”, señala, Dharmachari Upekshamati, miembro de la orden budista Triratna radicado en Ciudad de México.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement