Connect with us

Internacional

25/08/2018 3:53 pm ET

Con protestas recibieron al papa en Irlanda

Francisco se reunió con ocho sobrevivientes de abuso clerical.

Manifestantes se concentraron frente al Castillo de Dublín.

El papa Francisco se reunió con ocho sobrevivientes de abusos clericales e institucionales en el primer día de su viaje a Irlanda; así lo informó la Santa Sede.

El vocero Greg Burke dijo que el en encuentro entre el papa y el grupo duró media hora. Entre las víctimas se encontraba Marie Collins, que fue miembro del grupo asesor de Francisco, pero renunció el año pasado y desde entonces ha sido una crítica implacable del Vaticano y en ocasiones del papa.

Lee también: El Vaticano encubrió a más de 300 sacerdotes acusados de abusos sexuales

Al comienzo de su visita a Irlanda, Francisco dijo que comparte la indignación de los católicos por el hecho de que las autoridades eclesiásticas no castigaron los “delitos repugnantes” de los sacerdotes violadores y abusadores de niños. también prometió librar a la Iglesia de este “flagelo”.

Tratando de responder a una protesta global por el escándalo del abuso, Francisco citó las medidas tomadas por su predecesor, el papa Benedicto XVI, para responder a la crisis, pero Benedicto nunca reconoció el papel del Vaticano en la promoción de una cultura de encubrimiento.

Francisco no dio nuevos detalles de las medidas que podría tomar para sancionar a los obispos que no protegieron a sus rebaños.

“El hecho de que las autoridades eclesiásticas (obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros) no hayan abordado adecuadamente estos delitos repugnantes ha provocado, con razón, indignación y sigue siendo una fuente de dolor y vergüenza para la comunidad católica. Yo mismo comparto estos sentimientos”, dijo el papa en un discurso ante el gobierno y las autoridades civiles en el Castillo de Dublín.

Irlanda es uno de los centros de la crisis de abusos sexuales en la Iglesia católica. Se espera que Francisco se reúna con algunas de las víctimas durante su visita de 36 horas.

Sin embargo, es poco probable que las palabras de Francisco o su nueva reunión con las víctimas de abuso puedan calmar la indignación que reina entre los católicos.

Protesta

Un pequeño grupo de manifestantes se concentró frente al Castillo de Dublín con un cartel que decía, “Partidarios de los pedófilos vuélvanse a casa”.

Un posible indicio del nuevo sentimiento popular fue la recepción que Francisco recibió en Dublín, que contrastó fuertemente con la estridente bienvenida que tuvo Juan Pablo II en 1979, comparable con la de un astro de rock.

Hubo poca gente para darle la bienvenida a Francisco, tanto en el aeropuerto como en las calles cercanas. Solo un puñado de personas lo recibió frente a la nunciatura del Vaticano en Dublín, a pesar del tiempo soleado del fin de semana. Al final de la tarde una multitud empezaba a formarse fuera de la catedral de Dublín, donde se esperaba que Francisco ofreciera un discurso.

AP

Advertisement
Advertisement