Connect with us

Internacional

28/02/2018 7:10 pm ET

Cinco soldados colombianos muertos en un ataque atribuido al ELN

Cinco soldados colombianos han muerto y 10 han resultado heridos en una emboscada con explosivos en la frontera entre Colombia y Venezuela, según ha confirmado el general Ricardo Gómez, comandante del Ejército. El atentado se produjo en la madrugada del martes, cuando cuatro camiones militares realizaban tareas de vigilancia y control de las carreteras para garantizar la seguridad de los vecinos en el departamento de Norte de Santander, una región donde opera el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la disidencia de la antigua guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL) y bandas de narcotráfico.

“La hipótesis más fuerte apunta al frente Juan Fernando Porras Martínez del ELN, con el cabecilla alias Gonzalo Satélite, ya que delinquen en ese sector”, ha avanzado el alto mando militar en una entrevista con W Radio. “Rechazamos estás acciones cobardes e indiscriminadas. Ante la imposibilidad de enfrentar a las tropas emplean medios y métodos de guerra no convencionales, prohibidos expresamente por el Derecho Internacional Humanitario”, ha manifestado el Ejército en un comunicado.

“Diez uniformados del Ejército fueron remitidos a centros médicos con diferentes heridas. Uno de ellos se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con traumas generalizados y en estos momentos está estable. Otro tiene una fractura en el fémur y está siendo intervenido quirúrgicamente”, ha informado una de las clínicas a las que fueron trasladados los soldados.

El ELN, la segunda guerrilla de Colombia, con unos 2.000 miembros, no se ha atribuido el ataque por el momento. A la espera de la confirmación que el Ejército hace en estos momentos sobre el terreno, el atentando se produce un día después de que la insurgencia anunciara un cese al fuego unilateral entre el 9 y 13 de marzo coincidiendo con las elecciones legislativas en Colombia. Una decisión ante la que el Gobierno de Juan Manuel Santos se había limitado a manifestar que se estaba estudiando.

La guerrilla y el Ejecutivo iniciaron un proceso de negociación para lograr un acuerdo de paz en febrero de 2017. Los diálogos se interrumpieron a principios de enero por orden del mandatario tras una serie de ataques contra infraestructuras y miembros de las fuerzas de seguridad. A comienzos de febrero, el ELN convocó un paro armado de tres días que impidió la libre circulación de personas y vehículos en las zonas bajo su control. La medida represora se saldó con seis muertos, 16 atentados y tres enfrentamientos con soldados y policías, según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC).

Lee también: 

Advertisement
Advertisement