Connect with us

Internacional

20/08/2018 6:47 pm ET

Brasil adoptó nuevas medidas para atención a la migración venezolana

Tras los ataques registrados en la localidad fronteriza de Pacaraima.

El Gobierno brasileño anunció el domingo nuevas medidas de asistencia social y de seguridad para atender a los inmigrantes venezolanos tras los ataques registrados en la localidad fronteriza de Pacaraima. En un comunicado, el Ejecutivo informó que establecerá un nuevo centro de acogida en el empobrecido estado de Roraima, puerta de entrada del éxodo venezolano, y que mandará un batallón de 120 miembros de la Fuerza Nacional para reforzar la seguridad.

También decidió enviar 36 voluntarios del área de salud para una mejor atención a los inmigrantes venezolanos, que llegan a Brasil  para huir de la crisis económica, política y social que atraviesa su país. Las medidas fueron acordadas en una reunión que mantuvo hoy el presidente de Brasil, Michel Temer, con varios de sus ministros, entre ellos los de Defensa, general Joaquim Silva e Luna; y Seguridad, Raul Jungmann.

Lee también: Menores venezolanos podrán entrar a Ecuador sin pasaporte

Los residentes de un pueblo fronterizo al norte de Brasil que se ha vuelto el principal punto de ingreso para los venezolanos que huyen de Venezuela destruyeron los campamentos migrantes durante el fin de semana, uno de los sucesos más dramáticos de repudio a la creciente presencia del éxodo venezolano.

Después del ataque contra los campos improvisados en Paracaima, el sábado, más de mil venezolanos que temían por su seguridad se regresaron al país del que habían huido, según fuentes militares.

La agitación en la zona fronteriza comenzó después de que la familia de un comerciante local les dijo a las autoridades que había sido asaltado por un grupo de venezolanos, el viernes pasado, de acuerdo con residentes y oficiales. Las autoridades dijeron el domingo que la identidad y nacionalidad de los atacantes no había sido confirmada.

La mañana del sábado los residentes de Paracaima salieron a las calles para protestar contra las dificultades que han enfrentado por la creciente llegada de venezolanos. Culparon a funcionarios del gobierno por hacer muy poco para administrar el influjo.

“El propósito no era atacar a los venezolanos, sino repudiar la ausencia del Estado en nuestra ciudad”, dijo João Kleber Soares Borges, de 38 años, integrante de la Asociación Comercial de Paracaima. “Es inconcebible que haya tanto dinero para atender el tema migratorio, pero no haya dinero para ayudarnos a nosotros”.

En un momento algunos manifestantes con megáfonos en mano comenzaron a lanzar consignas contra los venezolanos y la protesta pacífica se convirtió en el ataque contra el sitio donde viven muchos migrantes.

Algunos manifestantes quemaron las tiendas de campaña y un hombre usó una excavadora para tirar un albergue improvisado, mientras los habitantes brasileños locales aplaudían y vitoreaban. Los venezolanos aterrados agarraron sus pertenencias y se dirigieron al cruce fronterizo. En algún momento los venezolanos tuvieron que correr, perseguidos por brasileños.

Redacción Contexto Diario

Advertisement
Advertisement