Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

05/08/2019 6:12 pm ET

Adolescente mató a su papá cuando le pegaba a su hermano menor

La violenta discusión se habría desencadenado porque el hombre estaba alcoholizado

La familia de Fabián Medina, de 52 años, estaba acostumbrada a su violencia. El vendedor ambulante solía llegar a su casa, en la ciudad de Tucumán, al noroeste de Argentina, alcoholizado y los golpeaba con frecuencia. Pero este sábado la situación empeoró. Una de sus hijas adolescentes lo mató de un botellazo cuando vio que le pegaba a su hermano menor. El hombre murió desangrado.

La policía local detalló que el brutal episodio ocurrió en una precaria casa ubicada en la calle Venezuela al 700. Según reconstruyeron los investigadores, todo empezó cuando el agresor comenzó a perseguir a su hijo más chico con una piedra.

Lee también: Tiburones mordieron a tres personas en 24 horas en la misma playa

Fabián Medina, de 52 años, fue asesinado por su hija en la puerta de su casa en Tucumán. (Foto: gentileza La Gaceta)
Fabián Medina, de 52 años, fue asesinado por su hija en la puerta de su casa en Tucumán. (Foto: gentileza La Gaceta)

Desesperada, otra de sus hijas, de 14 años, quiso defender a su hermano y rompió una botella de vidrio para intervenir. En un forcejeo con su padre, en la vereda de su casa, la chica lo golpeó varias veces.

Medina, que intentó cubrirse la cara, se cortó los brazos y quedó ensangrentado en la calle. La adolescente se escapó del lugar y se refugió en la casa de una amiga, que vive cerca.

Lee también: Mujer ordenó el homicidio a golpes de su expareja

Los investigadores constataron que Medina golpeaba a sus hijos cuando llegaba a su casa alcoholizado. (Foto: gentileza La Gaceta)
Los investigadores constataron que Medina golpeaba a sus hijos cuando llegaba a su casa alcoholizado. (Foto: gentileza La Gaceta)

A pesar de que el hombre fue trasladado al Hospital Avellaneda, murió pocas horas después de la pelea. Los oficiales de la comisaría 5ta. demoraron a su hija y aclararon que el caso quedará en manos del Juzgado de Menores de turno.

“Nosotros nos acostumbramos a esta situación. Escuchamos todo y pensamos que era una pelea más de las que siempre”, contó una vecina al diario La Gaceta. “La hija de 14 años era muy introvertida y la que menos se enfrentaba con su padre. Nos sorprendió su manera de manifestar la bronca que acumulaba. Esos chicos estaban cansados”, agregó la mujer.

Advertisement
Advertisement
Advertisement