Aunque muchos lo creían así, ser zurdo no tiene que ver con una cuestión cerebral. Sin dudas en un mundo mayoritariamente preparado para diestros suele ser una complicación. Pupitres para diestros, tijeras, cuadernos y hasta instrumentos musicales, son algunos de los problemas a los que deben enfrentarse.

Incluso, tiempo atrás, se pensaba que los zurdos tenían algo “diabólico”. Eso no quita que todavía algunos los miren con desconfianza. Hasta piensan que se trata de un defecto u enfermedad.

Científicos de todas las épocas se han encargado de investigarlos.¿Por qué algunos tienen mayor facilidad para usar el lado izquierdo del cuerpo? Para empezar, cabe destacar que no tiene que ver con funciones cerebrales.Según explican los que saben, usar el lado derecho o izquierdo del cuerpo se determina incluso antes del nacimiento. A partir de la octava semana de gestación, los ultrasonidos pueden revelar si un feto chupa su pulgar izquierdo o derecho.

Lee también: Descubren la relación entre usar lentes y la inteligencia

Anteriormente se creía que durante el embarazo, los bebés tenían un desarrollo más marcado en uno de sus hemisferios y eso determinaba si serían zurdos o diestros. Sin embargo, un estudio publicado en la revista eLife explica que la zurdera no proviene del cerebro, sino de la médula espinal.

La investigación, dirigida por Sebastian Ocklenburg en la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania), reveló que durante la gestación la actividad de los genes en la médula espinal era asimétrica. Es decir, algunos embriones registraron mayor dinamismo de los genes en el lado izquierdo o el lado derecho de la médula.

La médula espinal

Este tejido -localizado en el canal vertebral- es el encargado de comunicar al encéfalo con el resto del cuerpo. Lo hace mediante la distribución de los impulsos nerviosos. La médula tiene tres funciones específicas:

Función aferente:

consisten en llevar todas las sensaciones del tronco, el cuello y las extremidades hasta el cerebro. Es decir, si recibes un estímulo en alguna de esas zonas del cuerpo, la médula se encargará de avisarle al cerebro.

Función eferente:

 el cerebro le ordena al tronco, el cuello y las extremidades que realicen determinadas acciones. Es decir, mediante los impulsos nerviosos les ordena que se muevan

Control de movimientos básicos:

 se refiere a los actos reflejos, el sistema nervioso central, el sistema simpático y el sistema parasimpático.

Por caso para que una pierna o un brazo se mueva, el cerebro tiene que ‘dar la orden’ por medio de la corteza motora. No obstante, mientras el feto se está desarrollando el proceso es un poco diferente.

De acuerdo con la investigación, hasta antes de la semana número 15 de gestación la corteza motora y la médula espinal no están conectadas. Sin embargo, el feto ya presenta movimiento en manos y pies, gracias a la médula espinal. Dependiendo de si hay mayor actividad de los genes en el lado izquierdo o derecho de la médula, eso determinará la prevalencia del lado derecho o izquierdo.

Lee también: Científicos desarrollan café con brócoli para cuidar la salud