Síguenos en nuestras redes sociales

Vida

¿Qué es la halitofobia? Personas se cepillan los dientes constantemente

Para Alix Taylor la idea de ir a trabajar sin su cepillo de dientes y una crema dental era inimaginable.

De hecho, pasaba buena parte de su jornada laboral en el baño.

“Solía cepillarme los dientes alrededor de 10 veces al día. También masticaba chicle todo el día porque estaba segura de que tenía mal aliento”, cuenta.

“Odiaba estar en los ascensores con otras personas (…). No quería estar cerca de nadie. Realmente estaba paranoica”.

Lo que sentía Alix lo padecen varias personas y la mayoría de las veces lo hacen en absoluto silencio y solas.

Sarah Ebner recogió el testimonio de Alix en el artículo “Take my breath away” (“Quítame el aliento”), publicado en 2001, en el diario británico The Guardian.

Su caso refleja una condición que se conoce como halitofobia.

La explicación médica

Algunas personas están convencidas de que tienen mal aliento cuando no lo tienen. Esta condición psicológica se llama halitofobia.

Las personas con halitofobia son paranoicas sobre el olor de su aliento. A menudo malinterpretan el comportamiento y los comentarios de otras personas, pensando que les están sugiriendo que tienen mal aliento.

Se obsesionan con limpiarse los dientes, masticar chicle y usar enjuagues bucales.

Desde la perspectiva del doctor

Muchas personas que se quejan persistentemente de tener mal aliento han pasado no sólo por el dentista sino por diferentes especialistas que han revisado sus gargantas, sus pulmones y sus estómagos.

El dilema que muchos médicos de cabecera enfrentan es: ¿qué decirles cuando ninguna anormalidad ha sido detectada y cuando ellos mismos han constatado que el paciente no tiene mal aliento?

“Hay que ser muy cuidadoso en cómo se lo dices porque con frecuencia estas personas vienen con un problema que ellos sienten que es real”, dijo en el programa de salud de la BBC Inside Health, Tim Hodgson, especialista en medicina oral del Hospital Dental Eastman en Inglaterra.

Quizás -indicó el experto- en el pasado tuvieron mal aliento o halitosis, pero ya no.

“Después de eso quedan con esta percepción de que todavía tienen halitosis incluso cuando ya han corregido la causa”, indica Hodgson.

A menudo vienen con una idea muy bien construida en la que creen que la gente en el autobús o en el metro se aleja de ellos”

Tim Hodgson, Hospital Dental Eastman

Y muchas veces sus familiares, amigos y allegados -que en el pasado les hicieron notar su mal aliento- les reafirman que el olor desagradable desapareció, pero eso no los convence.

“A menudo vienen con una idea muy bien construida en la que creen que la gente en el autobús o en el metro se aleja de ellos, se cubre los rostros o decide no hablarles directamente porque sienten que tienen mal aliento”, explica.

“Y se ven en una situación en que perciben que la gente los está evitando por su mal aliento”.

Una creencia

Poco a poco esas percepciones refuerzan la idea que se formaron en sus cabezas.

Según el médico, muchos de los pacientes que le son “referidos con halitosis no tienen halitosis”.

Hodgson cuenta que hay pacientes que le creen cuando les dice que no tienen mal aliento. Otros simplemente no.

“Incluso si la halitosis desaparece, algunos pacientes podrían seguir sintiéndose muy ansiosos por el problema y manteniendo el foco en los síntomas potenciales”, explicó la psicóloga clínica Claire Daniel, del Hospital Dental Eastman.

“Y se predisponen mucho a la hora de ver y escuchar la información. Se concentran en lo negativo para reforzar lo que creen e ignoran las otras informaciones que pueden resultar de gran ayuda porque respaldan una forma más realista de abordar su situación”.

Muchos de ellos pueden aceptar en la consulta que ese día no tienen mal aliento, pero aseguran que “ayer sí lo tuvieron” y están seguros de que mañana lo tendrán.

De acuerdo con la psicóloga clínica, las reafirmaciones que el personal médico les dan a estas personas tienen una vida muy efímera: salen del consultorio pensando que no tienen mal aliento, pero cuando vuelven a sus casas, su sistema de creencia se reactiva y la ansiedad vuelve.

Terapia cognitiva conductual

Daniel señala que una de sus estrategias es trabajar la parte cognitiva conductual de los pacientes para conocer qué piensan, qué sienten, qué hacen y cómo interactúan.

“Es muy complejo. En general, en la terapia cognitiva conductual para la ansiedad sobre la salud, no nos proponemos decirle a la gente que está equivocada, nos proponemos ayudar a las personas a entender lo que está sucediendo”, señala.

“Las ayudamos a tener una perspectiva más amplia de su situación”.

Y es que de acuerdo con la experta, la ansiedad sobre la salud muchas veces es un asunto que dura toda la vida. “Se trata de ayudarlos a vivir con incertidumbre y con un cierto nivel de ansiedad sobre su condición”.

Si crees que sufres de halitofobia acude al médico, quien lo asesorará de la mejor manera.

Advertisement

Vida

Estimulación cerebral reduce los antojos de comida

Un equipo de investigadores de la Universidad de Milán ha descubierto que la estimulación magnética transcraneal profunda (dTMS por sus siglas en inglés) puede ayudar a mantener a raya el impulso de comer para ayudar a las personas a adelgazar y perder peso.

La dTMS es un tratamiento médico que se utiliza para estimular las neuronas en áreas específicas del cerebro, y que tiene múltiples aplicaciones.

Habitualmente se utiliza en pacientes con depresión o con conductas adictivas, y también ha demostrado eficacia para mejorar los síntomas de la fatiga y en tratamientos experimentales para devolver la movilidad a personas con parálisis.

En la investigación participó un grupo de 40 pacientes obesas, a los que se aplicó una única sesión de 30 minutos de dTMS con una frecuencia alta o baja en marcadores sanguíneos potencialmente asociados con la recompensa de los alimentos.

El equipo descubrió que la frecuencia alta aumenta de manera significativa los niveles sanguíneos de beta-endorfinas, que son los transmisores implicados en la producción de sensaciones de recompensa elevadas después de comer.

Atleta olímpica denunció a su exentrenador por abuso sexual

Seguir leyendo

Vida

Conoce los beneficios de caminar descalzo

Quitarse los zapatos al llegar a casa y andar descalzo puede ayudar a perder peso según un estudio realizado por las universidades de Abeiro y Veira, en Portugal.

Es totalmente inesperado, pero por la explicación que aportan parece que tiene algo de sentido. Se trata de un problema relacionado con los llamados obesogénicos, componentes químicos que pueden modificar el comportamiento hormonal del organismo y favorecer la acumulación de grasa.

Están presentes en el ambiente de forma natural, aunque hay prácticas que incentivan su propagación y absorción por parte del cuerpo.

Según el informe, los zapatos acumulan agentes químicos obesogénicos al caminar por la calle, así que es buena idea descalzarse para evitar que se propaguen rápidamente por toda la casa.

Por ahora, si quieres adelgazar, no queda más que seguir una dieta equilibrada con todo tipo de alimentos, además de realizar ejercicio físico a diario, aunque puedes ayudarte de alimentos saciantes o los llamados quemagrasas.

Policía detuvo a un cerdo por perseguir a un hombre de madrugada

Seguir leyendo

Vida

Beneficios y desventajas de beber agua gasificada

Existe evidencia científica con respecto a tomar agua gasificada y habla de algunos beneficios de beber este líquido, aunque también hay otros efectos sobre la salud bucodental.

Hay que tener en cuenta que esta bebida parte con desventaja, y es que la alternativa es tomar agua normal, que ya se ha comprobado de sobra que es lo más sano que hay.

Conoce los contras de este tipo de agua en el organismo: 

1. Provoca acidez: El agua con gas es ligeramente más ácida que la normal, aunque eso no significa que vaya a modificar el pH de tu cuerpo. Al contrario, este pH se mantiene siempre estable gracias al trabajo de los órganos encargados de regularlo.

2. ¿Ayuda a hacer la digestión?: Sí se sabe que puede ayudar a mejorar la capacidad de masticar y tragar alimentos, como han probado varios estudios. Además, es más saciante que su variante sin gas.

3. ¿Daña los dientes?: Esta comprobado que el agua con gas daña el esmalte dental en mayor medida que el agua, aunque no en un porcentaje preocupante. Por ejemplo, es 100 veces menos dañina para tus dientes que cualquier bebida azucarada.

4. ¿Afecta al colesterol?: El agua carbonatada o con gas tiene beneficios para la salud en este aspecto. Se ha probado que aumenta el colesterol “bueno” y rebaja el “malo”, aunque en pequeñas cantidades.

Tomar varias tazas de café puede ser beneficioso para la salud, según estudio

Seguir leyendo