Connect with us

Vida

¿Estás gordo por dentro sin saberlo?

¿Es posible tener un peso saludable y sin embargo tener demasiada grasa por dentro?

Sushi es una británica de 29 años, periodista de la BBC, que se considera de tamaño medio y goza en general de buena salud.

Tiene una talla 12 de ropa y cree que lleva un estilo de vida normal, medianamente saludable.

Hace ejercicio con cierta frecuencia en verano, cuando corre en el gimnasio, pero admite que en invierno lo que le gusta es “hibernar”.

“Me gusta pensar que soy una persona saludable por fuera. Pero la verdad es que no sé qué hay debajo de mi piel”, dijo.

Una sorpresa escondida

Cuando Sushi recibió los resultados de la prueba con escáner DEXA, que se hizo en una clínica privada londinense, se llevó una buena sorpresa.

Este tipo de escáner, con un tipo de Rayos X especial, se utiliza habitualmente para hacer densitometrías óseas, que miden la densidad de los huesos para estimar el riesgo de osteoporosis.

En este caso, se utilizó para medir el porcentaje de grasa y de músculo en el cuerpo de Sushi, así como para analizar su distribución.

“Puede que te sientas bien y tengas un buen aspecto por fuera pero por dentro podrías tener grasa visceral, que es una grasa interna que es peligrosa porque es la que está alrededor de los órganos y está vinculada a enfermedades como la diabetes de tipo 2”, le dijo Philip Chant, director de Bodyscan.

De acuerdo al referente tradicional de peso, el Índice de Masa Corporal (IMC), Sushi tiene un ligero sobrepeso.

Normalmente se considera que una persona con un IMC entre 18,5 y 24,9 tiene un peso saludable.

Sin embargo el IMC no ofrece información sobre la cantidad o distribución de la grasa que una persona tiene, factores que pueden tener un efecto para la salud.

Después de analizar la “grasa escondida” de Shushi, Phil le dijo que su cuerpo tenía “más del doble de la grasa visceral estimada para una mujer de su edad”.

¿Cuánta grasa visceral es “normal”?

Según información de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en la mayoría de la gente el 90% de la grasa corporal es subcutánea, el tipo de grasa que está justo debajo de la piel.

Si te tocas la barriga esa grasa que se siente blanda también es subcutánea.

Calcular la relación entre la cintura y la altura ayuda a identificar el exceso de grasa.

El 10% restante, considerada visceral o intra abdominal, está “escondida” fuera de nuestro alcance, por debajo de la pared abdominal.

Se encuentra en los espacios que rodean al hígado, a los intestinos y a otros órganos.

También se almacena en el omentum, que es una especie de cortina de grasa abdominal que se extiende como si fuera un delantal por debajo de los músculos abdominales.

Ese omentum se vuelve más duro y grueso cuanta más grasa acoge.

Aunque la grasa visceral solo representa una pequeña proporción del total de grasa corporal, es un factor clave para ciertos problemas de salud.

¿Por qué es más peligrosa la grasa visceral?

Según el servicio de salud pública de Reino Unido, (NHS por sus siglas en inglés), hay muchas evidencias científicas que confirman el vínculo entre tener un exceso de grasa visceral y el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes del tipo 2.

Hay evidencias más recientes que también vinculan la grasa visceral a un aumento del riesgo de cáncer, sin embargo todavía se desconoce cual es el mecanismo biológico exacto por el que eso ocurre.

Además la acumulación de grasa en el hígado puede causar alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina.

La grasa visceral tiende a relacionarse con una mayor “obesidad central”, es decir, con una cintura más grande y una mayor grasa abdominal.

Según el NHS, varios estudios han demostrado que tener más grasa alrededor de la cintura puede ser más dañino que tenerla en otras áreas del cuerpo, como las piernas o las caderas.

La grasa central o abdominal ha sido asociada también a la inflamación, a un mayor riesgo de diabetes y a niveles más elevados de colesterol.

Por eso cada vez más se utiliza más como un indicador de salud el tamaño de la circunferencia de la cintura y su proporción con el tamaño de la cadera.

¿Quién tiende a tener más grasa visceral?

La composición y la distribución de la grasa varía entre los dos sexos.

En términos generales los hombres son más susceptibles a la obesidad central o la grasa abdominal, mientras que las mujeres tienden más a tener una distribución periférica.

En las mujeres predomina la masa corporal grasa y la grasa subcutánea, mientras que en los hombres predomina la masa corporal magra y la grasa visceral.

La buena noticia para es que la grasa visceral se puede reducir fácilmente con ejercicio y haciendo modificaciones en la dieta para reducir el consumo de calorías.

Algunos estudios han vinculado una mayor cantidad de grasa visceral y una mayor circunferencia abdominal con el consumo de comidas fritas, grasa, alcohol, carnes rojas y procesadas, bebidas azucaradas, granos refinados y alimentos de alto índice glucémico.

A partir de ahora Sushi tratará de hacer ejercicio regular durante todo el año y evitará comer entre horas para bajar su nivel de grasa visceral.

Advertisement

Vida

¿Los abrazos son efectivos para mejorar la salud?

El contacto físico no solo tiene que ver con la intimidad de una pareja. Abrazamos a nuestros amigos, hermanos, a nuestros padres, abuelos o incluso a desconocidos. De hecho, el contacto físico y el calor de los abrazos de las madres a sus bebés es vital para que sobrevivan.

Está científicamente comprobado que el abrazo nos hace sentir seguros, nos da tranquilad y calma la ansiedad. Abrazar también provoca en el cuerpo la producción de oxitocina, dopamina y serotonina que son las hormonas relacionadas con la felicidad, el amor y el bienestar.

Si bien para cada persona la consecuencia de un abrazo es diferente, hay algunas sensaciones que todos compartimos cuando nos abrazamos. El abrazo sincero con otro nos relaja, disminuye los niveles de estrés, reduce el dolor, la depresión y la ansiedad.

1) ¿Qué beneficios tiene para la salud abrazar?

Aumenta la confianza y la seguridad. Esto se debe a que nos sentimos apoyados y protegidos.

Reduce el enojo. Los abrazos sirven como reconciliación y para dejar de lado el enojo con la pareja o nuestros seres queridos. También logran empatía con alguien que no conocemos bien o que quizás no nos cae muy en gracia.

Mejora el estado de ánimo. Cuando tenemos un mal día en el trabajo o parece que todos los problemas nos acechan, abrazar a alguien puede hacernos más llevadera la jornada. Además un abrazo nos dará seguridad, elevará la autoestima y nos sentiremos con la capacidad para solucionar cualquier inconveniente.

2) Las ventajas físicas:

– Fortalece el sistema inmunitario.

– Reduce el riesgo de padecer demencia temprana, porque equilibra el sistema nervioso.

– Disminuye la presión arterial.

– Ayudan a dormir y descansar mejor.

– Aumenta la atención y la motivación.

– Calma el cerebro (ideal para evitar problemas de memoria o de concentración).

– Mejora ciertos patrones de conducta en los niños.

Continue Reading

Vida

Conoce cómo afectan los alimentos a tu cerebro

Las sustancias que contienen los alimentos (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y más) tienen un impacto sobre tu cerebro, por lo que es importante que cuides lo que ingieres para mantener una buena salud cognitiva.

Cada uno de estos componentes nutricionales tienen un impacto en el funcionamiento y el desarrollo de nuestro cerebro, así como en el estado de ánimo y en la energía que tenemos.

El cansancio puede ser ocasionado por los mismos alimentos que ingerimos en la noche y puede ser motivado por la cena. Sin contar el agua y los líquidos, la mayor parte del peso del cerebro proviene de las grasas, de las proteínas y aminoácidos, de los micronutrientes y de la glucosa.

Las grasas que provienen de la dieta más importantes para el cerebro son las omega 3 y omega 6. Estos ácidos grasos esenciales están vinculados con la prevención de las enfermedades neurodegenerativas y son necesarios para crear y mantener las membranas celulares.

En segundo lugar, las proteínas y aminoácidos son los que favorecen el crecimiento y desarrollo del cerebro y su presencia o ausencia puede manipular cómo nos sentimos y nos comportamos. Los aminoácidos contienen los precursores de los neurotransmisores, las sustancias químicas que envían las señales entre las neuronas, y afectan al estado de ánimo, al sueño, a la atención o al peso corporal.

Las combinaciones de compuestos en los alimentos pueden estimular las células del cerebro para liberar noradrenalina que altera el humor, dopamina que entre otras cosas regula el placer, y serotonina que nos ayuda a sentirnos tranquilos y felices.

Por este motivo, tener una dieta variada ayuda a mantener el equilibrio y evitar que tu estado de ánimo se altere demasiado.

Continue Reading

Vida

Beneficios de los frutos secos para el organismo

Los frutos secos poseen muchos beneficios para el organismo, sobre todo de las que tienen como objetivo perder peso. Su alta cantidad de calorías y grasas es lo que tradicionalmente ha provocado el rechazo hacia estos alimentos, aunque es uno de los más grandes errores que comete la gente.

En la actualidad existe evidencia científica más que suficiente para afirmar que comer frutos secos no engorda, o al menos no hay estadística que demuestre la relación entre comerlos y ganar peso.

Estos son los beneficios de los frutos secos por los que deberías comerlos a diario:

Reducen el colesterol: los ácidos grasos no saturados ayudan a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a reducir el mal (LDL).

Previenen las arritmias: el omega-3 ayuda a prevenir el desarrollo de ritmos erráticos en el corazón.

Evitan la formación de coágulos: hay cierta evidencia que señala que el omega-3 puede servir para prevenir la formación de coágulos, con un efecto en cierto modo similar al de la aspirina.

Relajan los vasos sanguíneos: el óxido nítrico es un compuesto que ayuda a relajar las venas y arterias y mejora la circulación. Para formarlo, es necesario tener suficiente arginina, muy presente en los frutos secos.

Previenen la diabetes tipo 2: al aumentar los niveles de glucagón, los frutos secos mantienen estable los niveles de glucosa, previniendo la formación de diabetes.

Sacian el apetito: al ser ricos en grasas y calorías, el efecto de los frutos secos sobre tu dieta puede ser al contrario de lo que pensabas: te llenan y por eso evitan que comas otros alimentos que no necesitas. Es justo el efecto contrario a las dietas bajas en calorías.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement