Síguenos en nuestras redes sociales

Internacional

16/05/2018 12:41 pm ET

20 heridos y cuatro muertos durante atentado suicida en Irak

Este miércoles unas cuatro personas murieron y 20 resultaron heridas en un atentado suicida contra un funeral cerca de Bagdad,. Así lo dio a conocer una fuente policía iraquí.

Un terrorista suicida detonó el chaleco explosivo que llevaba adherido al cuerpo en el cortejo fúnebre, que tenía lugar en la zona de Tayi, a 25 kilómetros al norte de la capital.

Lee también: Siete yihadistas murieron en tiroteo cerca de Irak y Siria

La fuente afirmó que el balance de víctimas es preliminar, por lo que el número de fallecidos podría aumentar.

La policía acordonó la zona y comenzó una operación de búsquedas en la zona, para localizar a posibles cómplices del suicida.

En los últimos años, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha intensificado sus ataques en el mes sagrado del ramadán, que comienza mañana.

EFE

Advertisement

Internacional

Teresinha, la monja brasileña que cura los pies de los caminantes venezolanos en Bogotá

Desde el Centro de Atención al Migrante, destina todos sus días a dignificar la vida de los desplazados del vecino país.

Teresinha

La hermana Teresinha Monteiro vio llegar a la mujer con los pies llagados. Había caminado en chanclas plásticas desde Venezuela hasta Bogotá. Al verla así, otro venezolano le cortó el cuero para supuestamente ayudarla. El pie le quedó en carne viva. “Yo no lo podía creer, tenía los pies muy mal. Estuvo 15 días sin poder pararse y del desespero, apenas se recuperó, se devolvió a Venezuela. Me contó que lo hacía porque sentía que acá no iba a conseguir trabajo y tenía que regresar a cuidar a su hija”, dijo la hermana.

Teresinha confesó que ese día, ayudando a aquella mujer, experimentó una conmoción inédita. Algo que nunca había sentido en sus más de 38 años como religiosa, desde que dejó su hogar en Santa Catarina, sur de Brasil, y se unió a las Hermanas Scalabrinianas.

Lee también: Arreza montó un show para entrar a la reunión entre Duque y Trump

Ellas, desde el Centro de Atención al Migrante en el occidente de Bogotá, destinan todos sus días a dignificar la vida de las personas que hasta allí se acercan, migrantes y desplazados, mediante la orientación psicológica, capacitación laboral, alimentación y un techo en donde puedan pasar unas cuantas semanas mientras encuentran dinero y un empleo.

Según números del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia y de Migración Colombia, a junio de este año, había en el país cerca de 820 mil venezolanos, entre documentados e indocumentados.

Todo se traduce en más necesidades, mayor ahínco para saciarlas y, por ende, más trabajo para las Hermanas Scalabrinianas, incluida la hermana Teresinha.

“No se trata solo de que vengan para darles comida. Hay personas que necesitan una atención más completa”, dijo entre suspiros.

Al Centro llegan muchos. Su calzado, por lo general, está gastado o roto. Pero, lo verdaderamente impactante, más allá de lo que cuentan, es el testimonio de su cuerpo. En especial, el estado de las plantas de sus pies. Ampollas, llagas, pus y sangre son el patrón recurrente.

Sin que se lo pidan y despojada de cualquier vestigio de desagrado, la hermana Teresinha junta agua, jabón antibacterial, magnesio, y un tazón, y procede a dar alivio a los destrozados pies de los caminantes.

“Yo lo hago como si fuera mi mamá, mi papá o mis hermanos de sangre. De tantos pies que he lavado, cada uno tiene algo que te choca, que te produce un dolor en el alma.”

Luego, se explica:

“Siento compasión de atenderlos. Me da demasiada tristeza. A más de uno, cuando les lavo los pies, miro hacia arriba y están llorando. Eso parte el alma.”

La hermana se reclina, se sumerge en la atención que presta, enjuaga cada rincón y seca cuidadosamente con una toalla. La imagen atrapa. Cuesta no encontrar semejanzas con aquel pasaje bíblico que relata la forma en que Jesús, siendo ya consciente de la suerte que le esperaba, lavó, durante la última cena, los pies de sus discípulos en una clara muestra de humildad y amor por el prójimo.

“Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.”(Jn13,5)

La hermana Teresinha lo hace con relativa frecuencia.

“Entonces si esa persona está allí y está necesitada, yo siempre voy a ayudarla en la medida de lo posible. Bien sea hablando o curándole los pies”, dice.

De tanto indagar sobre las muchas veces que ha realizado este gesto de humanidad, se le quiebra la voz. Su semblante, casi siempre alegre, se abruma. Pese a tener la certeza de estar ayudando a personas necesitadas, suele tener sentimientos encontrados y, en más de una ocasión, ha experimentado rabia e indignación.

“Es difícil no ofuscarse por la situación de muchos que uno ve. Ellos no tienen la culpa y aun así son los que más sufren. Llevan la peor parte”, dice.

Su posición es crítica. Tiene claro que sus acciones, si bien contribuyen a mejorar temporalmente la vida de unos cuantos, no son remedio suficiente. Define la xenofobia como la falta de pensar en el otro y considerar que todos, sin exclusiones, están expuestos a realidades complejas y cambiantes. Utiliza como ejemplo lo que pasaba, hasta hace no mucho, en Ecuador, en donde se acusaba a los colombianos de ingresar ilegalmente, quitarles los trabajos a los ecuatorianos y propagar el crimen. Lo califica de absurdo, tal como lo son las acusaciones contra los venezolanos que se ven hoy en día.

Pero no todo es reprobación. También ha presenciado actos de bondad de muchas personas. Varias han ido al Centro con donaciones de todo tipo, desde ropa, cobijas y dinero, hasta vacantes en empresas para los migrantes que necesitan un sueldo. Cree que este germen de humanidad puede ser el inicio de algo bueno.

“La política y la situación va cambiando si yo aporto desde mi pequeño espacio. Lento, pero cambia” finalizó.

Con información de semana.com

Seguir leyendo

Internacional

Firmarán petición a la CPI para que investigue crímenes de lesa humanidad en Venezuela

La misiva de los cinco países solicitantes irá acompañada de dos informes.

Los cancilleres de Argentina, Chile, Colombia, Paraguay y Perú han pospuesto hasta este miércoles 26 de septiembre, la firma de petición para que la Corte Penal Internacional (CPI), inicie una investigación sobre Venezuela, prevista originalmente para este martes.

Según dijeron a Efe fuentes diplomáticas, el retraso responde a motivos de agenda.

Los cinco países latinoamericanos se reunirán en los márgenes de la Asamblea General de la ONU para sellar esa comunicación dirigida a la Fiscalía de la CPI para que analice posibles crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela.

Lee también: La absurda pataleta de Jorge Rodríguez tras el bloqueo de Prensa Presidencial en Twitter

La misiva de los cinco cancilleres irá acompañada de dos informes, uno elaborado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU (OACDH), en el que se documentan ejecuciones extrajudiciales, entre otras violaciones de derechos humanos.

El otro informe es el que redactó un grupo de expertos designado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Ese grupo de expertos concluyó que existía un “fundamento razonable” para considerar que once individuos, entre ellos el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y miembros de las Fuerzas Armadas supuestamente habían cometido crímenes de lesa humanidad y, por tanto, podían ser denunciados ante la CPI.

Almagro ya remitió ese informe a la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, en mayo para pedirle que abriera una investigación.

Este lunes, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunció que este movimiento de los cinco países es parte de una estrategia para “agredir” al Gobierno y al presidente, Nicolás Maduro.

La crisis venezolana será objeto hoy de otras dos reuniones en Nueva York, una sobre la migración de personas a países vecinos impulsada por Colombia y otra de los países del llamado Grupo de Lima.

Contexto Diario

Seguir leyendo

Internacional

Renunció el presidente del Banco Central de Argentina

La renuncia se conoció en una jornada de huelga general en el país.

El economista Luis Caputo renunció este martes a la presidencia del Banco Central de Argentina (BCRA), que había asumido en junio, anunció la autoridad monetaria en un comunicado.

La renuncia se produce mientras el presidente Mauricio Macri se encuentra en Nueva York para participar en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), y mientras Argentina negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una ampliación del acuerdo por 50.000 millones de dólares que suscribió hace tres meses.

“Esta renuncia se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional restablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria”, indicó el comunicado del BCRA.

Lee también: La nave incautada por el Departamento del Tesoro de EEUU al testaferro de Diosdado

El Director del Centro de Estudios Económicos de la consultora OJF, Fausto Spotorno, señaló que “ya se rumoreaba desde el viernes que (Caputo) podía renunciar; había cierta fricción entre el FMI y el Banco Central”.

Desde el inicio de la gestión de Macri en diciembre de 2015, Caputo estuvo al frente de la cartera de Finanzas -primero como secretario de Estado y luego como ministro- hasta que en junio reemplazó a Federico Sturzenegger al frente del Banco Central, en medio de una corrida cambiaria la cual ocasionó que el gobierno acudiera al FMI.

Desde enero, la moneda argentina se ha depreciado un 50%.

Caputo, hombre de confianza de Macri, es considerado un profundo conocedor del mundo de las finanzas y tiene muchos vínculos con el mercado financiero por su paso por el JP Morgan.

La renuncia se conoció en una jornada de huelga general en Argentina contra las medidas de ajuste y el acuerdo con el FMI.

Contexto Diario

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement